Empiezan las reuniones para coordinar esfuerzos

Aunque se prevé un bajo impacto en las comunidades ribereñas, tiene lugar hoy la primera reunión de coordinación para atender la emergencia que provocará la llegada del pico de la creciente del Río Paraná.
Se pondrá bajo consulta un protocolo de actuación, que se aplicará por primera vez. La experiencia servirá para afrontar con un mecanismo ya aceitado la crecida del Uruguay cuando se produzca, hacia diciembre.

Hoy a las 11, en el Salón de los Gobernadores, tendrá lugar la primera reunión intersectorial para coordinar acciones de cara a la llegada del pico de inundación del Paraná.

Presidida por el gobernador Sergio Urribarri, la convocatoria alcanza especialmente a los intendentes de ciudades ribereñas. La estimación es que el número de evacuados no será alto, pero de todos modos debe seguirse con atención el desplazamiento de hacienda a tierra firme y, en paralelo, deben tomarse previsiones porque los roedores que habitan en las islas seguramente buscarán tierra firme y seca, lo que obliga a redoblar las tareas preventivas por la leptospirosis y el hantavirus.

La idea general del gobierno es que todas las acciones sean centralizadas y coordinadas por la Defensa Civil provincial, lo que seguramente queda oficializado hoy mismo, durante el encuentro de trabajo.

Hoy también se pondrá a consideración un protocolo que compila los procedimientos necesarios ante los distintos casos.

Dadas las pérdidas registradas en 2007, el gobierno se ha mostrado particularmente interesado en evitar la muerte de ganado que engorda en las islas, cerca de La Paz y sobre todo en Victoria e Islas. Pero, formalizada la coordinación con el Ejército, los esfuerzos oficiales se orientaron a prever contingencias que pudieran sufrir las comunidades ubicadas a la vera del río.

Luego de una audiencia con Urribarri, el intendente de Victoria, César Garcilazo, transmitió que "ante la anunciada crecida del río Paraná, se priorizará a las personas". En aquella oportunidad, los mandatarios repasaron también algunos elementos a tratar en el encuentro de hoy en la Casa de Gobierno, para atender una eventual emergencia hídrica.

"El objetivo es establecer una forma de trabajo y asistencia ante lo que se viene anunciando como una crecida del río Paraná. La instrucción del gobernador Urribarri es priorizar a las personas", remarcó el intendente Garcilazo, tras destacar que "con el acompañamiento de la provincia y la Nación, en cada localidad se viene trabajando muy bien".

Ante la anunciada crecida del río Paraná y la labor con los productores ganaderos, el presidente comunal aseguró que desde principios de octubre se trabaja articuladamente. En ese marco, comentó que se hicieron estimaciones de la cantidad de ganado que podría quedar afectado y la evacuación que debería hacerse por día, además de las diversas vías para transportar la hacienda.

En ese marco, Garcilazo destacó la labor conjunta que están llevando adelante el municipio y diversas reparticiones del gobierno provincial para pautar los traslados diarios en barcazas y camiones.

En otro orden, el intendente adelantó que "se está trabajando muy bien con el Ministerio de Salud y Acción Social, porque en Victoria el hospital está estructurado para atender estas eventualidades".

Comentá la nota