Empiezan a detectar desabastecimiento de garrafas

El paro dispuesto por los trabajadores nucleados en el Sindicato del Petróleo y el Gas Privado a partir del lunes pasado comienza a notarse en distintos comercios de nuestra ciudad, donde la venta de garrafas ya empieza a hacerse dificultosa por el desabastecimiento que vienen efectuando las distribuidoras. El gremio determinó llegar a este cese en los repartos ante la negativa del empresariado de otorgarles un incremento del 25 por ciento, tal cual lo vienen pidiendo hace tres meses.
La medida es por tiempo indeterminado y hasta este momento nadie nos acercó ningún tipo de novedad", dijo Federico Gerri, encargado de la firma juninense Amarilla Gas, que provee de garrafas a numerosos negocios de la ciudad y además atiende la demanda proveniente de unos doscientos kilómetros a la redonda.

Al respecto, Gerri admitió que a raíz del pleito que se presenta entre el sector sindical y las grandes empresas del país, "hay algunas localidades que ya están desabastecidas".

"A partir de mañana (por hoy) se va a notar con fuerza la falta de gas en los comercios, aunque ya en este momento se puede percibir el problema en muchos lugares de venta al público", explicó.

Pero eso no es todo, ya que la restitución del servicio normal no será inmediata en el momento en que se destrabe el conflicto. Por ejemplo, Gerri expresó que si el reclamo se levantara hoy, "la regularización de la actividad va a demorar un par de días más, hasta que lleguen los camiones con gas y nosotros desde nuestros depósitos lo pongamos nuevamente en la calle".

En diversos puntos del país, incluido Junín, ayer se limitó la venta de garrafas. De no arribarse a una solución, hoy también se reduciría la comercialización. Los encargados gremiales aclararon que la medida de fuerza que realizan en todo el país "es por tiempo indeterminado. Hasta que aparezcan las respuestas".

El secretario general del Sindicato del Petróleo y Gas Privado, Ceferino Romero, dijo ayer que "sólo se venden garrafas en la planta distribuidora. La mayoría de las plantas están paradas. Hoy no hay venta de garrafas a domicilio. La medida es fuerte, pero no tan estricta, porque la gente puede buscar de los depósitos o bocas de distribución".

"Reclamamos un aumento salarial del 25%. Esto lo venimos pidiendo desde hace tres meses. El miércoles de la semana pasada los empresarios no dieron soluciones", comentó.

El reclamo de un incremento salarial del 25 por ciento alcanzaría a 6.000 trabajadores garraferos de todo el país, de los cuales en Corrientes son 120, quienes perciben un sueldo mensual de 1.500 pesos.

Comentá la nota