En un mes empiezan el blanqueo y la moratoria.

La AFIP enviará un millón de cartas a dueños de 500 mil cajas de seguridad, de 100 mil tarjetas que se pagan afuera y a deudores impositivos.
La AFIP enviará, durante las próximas semanas, un millón de cartas a inversores y contribuyentes en mora para sumarlos al blanqueo de capitales y la moratoria impositiva. La mira está puesta en los 500 mil ahorristas que tienen cajas de seguridad y las 100 mil tarjetas de crédito que se utilizan en la Argentina pero se abonan utilizando cuentas en bancos del extranjero. En un contexto de crisis, el Gobierno se juega a que esas dos iniciativas sancionadas en el Congreso puedan impulsar la actividad económica. En la Casa Rosada dicen que podrían repatriarse alrededor de 10 mil millones de dólares durante los seis meses que dura el blanqueo. El plan arrancará justo dentro de un mes. Mientras tanto, un ejército de inspectores de la AFIP recorrerá la Argentina, pueblo por pueblo, para captar deudores impositivos. Se planean reuniones con las asociaciones empresariales para potenciar la estrategia.

La reglamentación de las medidas que se publicará en los próximos días en el Boletín Oficial tuvo un agregado de último momento. Se amplió el blanqueo a quienes traigan el dinero en efectivo desde el exterior.

Si el venezolano Guido Antonini Wilson hubiera declarado los 800 mil dólares que traía en su valija, en Aeroparque le habrían liberado el paso tras el pago de un canon. Quien intenta pasar la Aduana con más de 10 mil dólares los debe declarar, pero si paga entre 10 y 35%, según el origen de los fondos, lo dejan entrar al país sin pedirle más explicaciones. Con eso en mente, la AFIP decidió incluir a los “valijeros” en la medida y así darles la chance del blanqueo. Tendrán que dejarlo depositado en el Banco Nación de Ezeiza o en las sucursales bancarias instaladas en los aeropuertos del interior.

El jefe de la AFIP, Ricardo Echegaray, mandará un millón de cartas para sumar voluntades al plan. Las recibirán los dueños de las 402 mil cajas de seguridad que hay en los bancos y de los casi 100 mil cofres que suman las financieras de menor envergadura. Las cajitas albergan entre 12 mil y 16 mil millones de dólares.

Las misivas también se repartirán entre los titulares de las 100 mil tarjetas de crédito internacionales que se utilizan para compras en el país, pero cuya liquidación se paga desde cuentas radicadas en el extranjero. Otro tanto se enviarán a contribuyentes en mora.

Además, Echegaray sacará a la calle entre 6 y 7 mil inspectores y promotores para ganar más adhesiones. Habrá una capacitación especial para esos agentes, según adelantaron fuentes oficiales.

En el Gobierno sueñan con que el blanqueo traiga al país unos 10 mil millones de dólares. Aunque hasta hace poco no arriesgaban cifras, se envalentonaron tras recibir las primeras estimaciones de los principales bancos del mercado. Los banqueros disiparon rápido el temor de sus clientes ante los rumores de que la AFIP abriría las cajas de seguridad. Y ya empezaron a promocionar el perdón impositivo para la repatriación, que también les reportará a ellos un rédito jugoso gracias a los cargos de transferencia

e intermediación.

Como ya anticipó este diario, sólo se podrá traer plata de bancos internacionales reconocidos. Son aquellos que adhieren al programa internacional “Yo conozco a mi cliente”, por el cual se hacen responsables de la naturaleza de los fondos que administran. Llegado el caso de una denuncia, el banco debe responder ante el Poder Judicial y poner a disposición los datos de la cuenta investigada. Quedarán excluidas aquellas entidades financieras instaladas en paraísos fiscales.

La política oficial, según quienes la llevarán a la práctica, será de “inducción seductiva”. Las cartas apuntarán a convencer a los propietarios de moneda dura no registrada por el fisco de que blanquearla será un buen negocio. Tendrán un trabajo duro, justo cuando la economía real amenaza con frenarse bruscamente y los buenos negocios empiezan a escasear.

La ley aprobada por el Congreso en diciembre también ofrece importantes descuentos impositivos a quienes se sumen al plan. Pagarán entre 1 y 8% de acuerdo al destino de los fondos.

En el caso de la moratoria, pagando sólo el 6% de lo adeudado, el contribuyente podrá acceder a un financiamiento de hasta 120 cuotas mensuales.

La reglamentación del blanqueo está lista desde hace diez días, pero el Gobierno decidió esperar hasta febrero para que empiece a regir en marzo. “Si no hacíamos eso, perdíamos un mes, porque en febrero la economía está de vacaciones”, argumentaron las fuentes.

Las cámaras patronales también militarán a favor del blanqueo. La Cámara Argentina de Comercio (CAC) ya coordinó con Echegaray una recorrida de técnicos de la AFIP por los pueblos del interior. “Ahí también hay mucha plata en negro del campo, y tal vez con la sequía y la baja de los precios internacionales aparezcan algunos que se quieran cambiar de rubro”, explicaron desde el ente recaudador.

Comentá la nota