Empieza la revisión de la estrategia judicial

El nuevo procurador analizará si llega a la Corte
La primera tarea del nuevo procurador del Tesoro, Joaquín Da Rocha, no será fácil: deberá decidir si el Estado intenta un recurso ante la Corte Suprema para que el máximo tribunal revoque el fallo de la Cámara en lo Contencioso Administrativo que congeló el Fondo del Bicentenario.

"Lo primero será evaluar el riesgo político. Sería muy costoso ser rechazado por la Corte. Antes de tirarse a la pileta, hay que ver si hay agua", dijo a LA NACION una fuente del Gobierno. Ese es un trabajo que Da Rocha, que es un hábil abogado con años de experiencia tratando con jueces, sabe hacer bien. Por eso, descontaban anoche que incluso antes de analizar la viabilidad jurídica del recurso ante la Corte, el nuevo procurador va a evaluar el pensamiento de los distintos ministros del tribunal para elevar una recomendación sobre lo que conviene hacer.

Si el Gobierno decide apelar, Da Rocha tendrá que planear bien cómo hacerlo: el fallo que suspendió el uso de las reservas fue una medida cautelar, un tipo de decisión que el máximo tribunal no revisa porque no tiene efecto de sentencia definitiva.

El revés de la Cámara en lo Contencioso Administrativo fue un golpe que el oficialismo no quiere repetir y todo indica que fue un factor determinante de la salida del Gobierno del anterior procurador, Osvaldo Guglielmino.

Ayer, no obstante, el ministro de Economía, Amado Boudou, negó que la renuncia se hubiera debido sólo a los malos resultados de las gestiones de Guglielmino ante la Justicia. "Cada funcionario tiene su tiempo y su momento, nada es monocausal. No creo que tenga que ver con este hecho puntual", dijo. Lo mismo había afirmado el propio Guglielmino a LA NACION.

Da Rocha jurará el lunes, a las 17.30. De inmediato empezará a trabajar en el caso, aunque en el Gobierno afirmaban anoche que no hay apuro, porque durante la feria judicial no corren los plazos.

La primera reacción, no obstante, había sido más visceral. Tan pronto se conoció la decisión de la Cámara que suspendió el decreto de necesidad y urgencia de la Presidenta, el jefe de Gabinete, Aníbal Fernández, había dicho que iban a tratar de que la Corte revocara el fallo que firmaron las juezas Marta Herrera y Clara Do Pico. "Vamos a apelar. El partido judicial le está quitando funciones al Congreso. Los jueces quieren gobernar", dijo el viernes pasado en el programa 6, 7, 8, de Canal 7. En estas horas parecen estar reflexionándolo.

Comentá la nota