Empieza un nuevo año con vacantes en Salud, Justicia y Derechos Humanos

Ayer comenzó un nuevo año de gestión para el gobierno de Arturo Colombi, con vacantes en Salud, Justicia y Derechos Humanos. Se trata de cargos operativos que permanecieron 6 y 9 meses sin un responsable y continuarán así, hasta tanto desde el Ejecutivo provincial decidan quiénes ocuparán estas áreas clave.
La primera vacante se produjo en la Subsecretaría de Seguridad.

El 12 de marzo, Cecilia Gortari debió dejar el cargo para asumir como diputada provincial y ocupar la banca del justicialista Agustín Raffo, quien falleció en Capital Federal, al no poder recuperarse de un transplante de corazón.

Desde entonces, no fue designado un reemplazante que dirija esta estratégica área dependiente del Ministerio de Gobierno y Justicia.

Días después de producirse la vacante, sonó con fuerza el nombre de la “mano derecha” de Gortari para sucederla. Pero Martín Viqué, quien la reemplazó incluso durante la maternidad de la Diputada, no fue designado formalmente.

No obstante, y ante la ausencia de una persona oficialmente a cargo del área, Viqué cumple con las funciones inherentes a esa Subsecretaría que se podrían resumir en la operatividad de las políticas de seguridad, a través del contacto directo con los hombres de las fuerzas que trasladan a las calles las directivas.

La segunda vacante se produjo en la Subsecretaría de Derechos Humanos. El 17 de marzo, el gobernador, Arturo Colombi, aceptó la renuncia de Pablo Vassell, quien fue designado para ocupar un lugar en el Consejo de la Magistratura de la Nación, donde lo hizo diez días después de su dimisión.

“Las razones de mi renuncia son estrictamente por cuestiones personales con respecto al nuevo cargo que ahora me toca desempeñar en el Consejo de la Magistratura de la Nación”, había explicado el abogado oriundo de Goya.

Más de nueve meses pasaron con este cargo también “vacío” de conductor. Pero hasta el momento, el Gobierno parece no encontrar la persona indicada para ocupar un cargo tan sensible y Vassell logró destacarlo a través de su gestión.

La tercera y última área clave en quedar sin “timón” fue la Subsecretaría de Salud.

Julián Dindart presentó su renuncia “indeclinable” el 6 de junio pasado, porque no coincidía “con la forma hacer las cosas”, según dijo en referencia a la gestión de Adolfo Schneider al frente del Ministerio de Salud Pública provincial.

El médico de Santo Tomé había ocupado ese cargo desde la gestión de David Dos Santos, durante el Gobierno anterior. Por ello, se explicó su dimisión como una consecuencia de las diferencias que comenzaban a marcarse en el radicalismo gobernante.

Así terminó 2008, con tres vacantes en áreas clave de gestión y comenzó un nuevo año con estos “vacíos” en Salud, Seguridad y Derechos Humanos.

Comentá la nota