Empieza a acentuarse la escasez de combustible en la capital formoseña

La falta de combustibles que se viene registrando hace varios días no cesa en la capital formoseña. Dicho inconveniente se verifica en la gran mayoría de las bocas de expendio de las diferentes estaciones de servicios, las cuales iniciaron su jornada laboral con las mangueras colgadas. Los automovilistas prevenidos que cargaron –nafta, gas oil- antes de fin de año, han vuelto a formar largas filas para poder conseguir unos cuantos litros.
La escasez de combustible ya se hizo sentir en los primero días del año, tal es así que, en las últimas horas del 2008 esta situación ya se venía reflejando en las diferentes estaciones de servicios de la capital.

Ayer viernes, los automovilistas por el temor de que vuelva a producirse una fuerte escasez se aglutinaron en las diferentes bocas de expendio para abastecerse antes de que vuelva a primar la faltante.

Hasta el viernes

Como han afirmado diferentes empresarios del rubro, el abastecimiento que habrían recibido quizás alcanzase hasta ayer, debido a que el justificativo de la faltante del jueves, miércoles y martes ha sido la bajante de los ríos Paraná y Paraguay, situación que no ha cambiado en la actualidad, por lo que la escasez (de combustible) puede volver a repetirse.

Especulación

La hipótesis que ha sido descartada por parte de los empresarios del rubro es "la especulación", debido a que la faltante de combustible impedía el expendio. Afirmando que el problema de base se originó en los ríos Paraná y Paraguay, es por ello que las barcazas solamente llegan hasta Barranqueras Chaco.

De esta manera, desmoronaban los rumores que la opinión pública hacía resonar con fuerza en torno a una "especulación empresarial".

Los remiseros y taxistas se manejan con cautela

"Nosotros no podemos quedarnos dos días sin gas oil o sin nafta", comentó el chofer de un remis que hace más de 20 minutos que espera para cargar combustible.

Debido los antecedentes que se manejan sobre este tema, los remiseros y taxistas parecerían manejarse con cautela, y mantienen sus tanques llenos: "Tenemos que trabajar el día a día, y por problemas de logística como argumentan nos podemos quedar sin nuestra remuneración diaria, así que nosotros siempre nos manejamos con cautela. Estos dos días que no hubieron combustibles nos arreglamos porque ya habíamos cargado con antelación porque habían rumores de que iba a haber paro de estaciones de servicios, pero ahora tenemos que contar los litros", sostuvo el chofer de un taxi.

Ayer la gran mayoría de las estaciones de servicios contaban con combustible, pero la llegada masiva de automóviles hace suponer de que las reservas no puedan durar por muchos días: "Mira lo que es esto, hay muchísimos vehículos, así que no puede durar mucho el combustible, es una historia ya conocida por nosotros, pero no nos queda otra, hay que esperar y tener paciencia", finalizo diciendo el conductor de un remis que se mantenía en una larga fila de mas de 10 automóviles.

Comentá la nota