Empezó la inspección de la planta nuclear iraní

Las inspecciones que efectúa un equipo de expertos de la Agencia Internacional de Energía Atómica (AIEA) en una planta nuclear en la localidad iraní de Fordu continuaron ayer según lo previsto, aseguró el ministro de Relaciones Exteriores, Manucher Mottaki, a periodistas en Teherán. "Las inspecciones de la AIEA prosiguen y nosotros no tenemos inconvenientes", afirmó Mottaki.
El equipo de la AIEA comenzó el domingo su trabajo en la planta subterránea en Fordu, ubicada en la ciudad santa de Qom, que el régimen iraní había mantenido en secreto durante años. Sin embargo, no se conocieron detalles de sus inspecciones.

Mottaki anunció ayer que Irán podría entregar una parte de su uranio débilmente enriquecido para transformarlo en el extranjero en combustible nuclear destinado a su reactor de investigación de Teherán, en el marco de un acuerdo internacional. El anuncio fue realizado mientras la misión de la AIEA continuaban ayer su inspección de la nueva planta iraní de enriquecimiento de uranio. La revelación de la existencia de esta instalación aumentó la inquietud internacional sobre el programa nuclear de Irán.

"Para abastecernos de combustible nuclear podemos comprarlo, como en otras ocasiones, o entregar una parte de nuestro combustible (el uranio enriquecido a 3,5 por ciento) que no necesitemos actualmente", dijo Mottaki.

"La alternativa entre esas dos opciones está actualmente en discusión en la república islámica y la decisión se anunciará en los próximos días", agregó. Francia, Estados Unidos y Rusia esperan desde el viernes una respuesta de Irán a una propuesta de la AIEA destinada a calmar la crisis nuclear.

El proyecto de acuerdo propuesto el miércoles pasado por la AIEA en Viena prevé, según diplomáticos occidentales, que Irán entregue, hacia fines de 2009, 1200 kilos de uranio enriquecido a menos de 5 por ciento para hacerlo enriquecer a 19,75 en Rusia, antes de que Francia lo transforme en "corazones nucleares" para el reactor de investigación de Teherán.

Estados Unidos, Rusia y Francia aprobaron dicho plan, pero Irán todavía no dio su respuesta.

La cuestión del enriquecimiento de uranio es vital, ya que si bien el uranio débilmente enriquecido es empleado en las centrales nucleares, el mineral fuertemente enriquecido puede permitir la fabricación de armas.

Algunas capitales occidentales sospechan que Irán trata de fabricar el arma nuclear, lo que las autoridades iraníes niegan. Ante las preocupaciones de Occidente, Mottaki volvió a recalcar que Irán no tiene intención de hacerse con armas atómicas y que sus programas nucleares sólo responden a fines pacíficos.

Por su parte, la delegación de la AIEA, que ya visitó el domingo las obras de la instalación que se está construyendo cerca de Qom, a unos 100 kilómetros al sur de Teherán, regresará al lugar el lunes. Los inspectores de esta agencia de la ONU, que no hicieron ningún comentario a la prensa desde que llegaron a Irán, deben verificar las informaciones suministradas por los iraníes y el carácter civil de la planta de Qom. Un responsable militar iraní, Gholamreza Jalali, dijo ayer que la planta de Qom fue construida para que fuera "segura ante todas las amenazas militares de los enemigos".

Comentá la nota