Empezó con un giacominista y terminó con reproches fuertes

Más allá de algunas improlijidades y momento de tensión, las deliberaciones en la Casa Radical nunca se salieron de madres.
El primer episodio de rispidez fue al repasarse las acreditaciones, cuando apareció Adrián Lopresti, director General de los CPC de la Municipalidad de Córdoba.

Su presencia fue impugnada por su condición de funcionario giacominista y debió retirarse de las deliberaciones.

El funcionario tildó de antidemocrática la decisión y dijo que esas actitudes alejan al radicalismo de la ciudadanía. "Me sacaron del Congreso pero no del radicalismo. Siguen restando", dijo, al tiempo que reivindicó la gestión del kirchnerista Daniel Giacomino como continuadora de las administraciones de Ramón Mestre y Rubén Martí.

Otra presencia cuestionada fue la del intendente de Villa Dolores y congresal partidario, Juan Manuel Pereyra, que confesó públicamente su adhesión al kirchnerismo.

En su visita a Villa Dolores, la presidenta Cristina Fernández de Kirchner dedicó especiales elogios a Pereyra, al que consideró un intendente modelo y hasta bromeó con un prometedor futuro político.

Cuando le tocó votar, le gritaron "decí que votás en nombre del kirchnerismo".

Sobre el final de las deliberaciones, pidió la palabra el diputado nacional Heriberto Martínez, que explicó con una serie de datos el riesgo que corre la UCR al no ir en alianza de perder presencia en el Congreso de la Nación.

Los aliancistas comenzaron a interrumpir la alocución y el legislador de Villa Allende ensayó una especie de diálogo con los punteros que lo cuestionaban.

Al comienzo y al cierre de las deliberaciones, hubo una especial evocación para el ex presidente Raúl Alfonsín.

El grito final de "Alfonsín, Alfonsín" fue interrumpido por la barra mestrista con un "Mario Negri/Mario Negri/que amargado se te ve/te quedaste sin tu alianza/sin tu alianza con Luis Juez".

Comentá la nota