Empezó con escándalo el juicio a ex jefe militar

La primera audiencia por el juicio contra el represor Jorge Olivera Rovere, que debió iniciarse ayer con total normalidad, se transformó en una batahola cuando el titular del Tribunal Federal Oral 5, Daniel Obligado, ordenó que la Policía retirara al fotógrafo de la agencia Télam.
La primera audiencia por el juicio contra el represor Jorge Olivera Rovere, que debió iniciarse ayer con total normalidad, se transformó en una batahola cuando el titular del Tribunal Federal Oral 5, Daniel Obligado, ordenó que la Policía retirara al fotógrafo de la agencia Télam.

Minutos antes, las cámaras de Canal 7 habían desistido de filmar la audiencia porque los jueces, Obligado, Guillermo Gordo y Ricardo Frías, modificaron el acuerdo al que habían llegado en la tarde del lunes e impusieron mayores restricciones al trabajo de la prensa.

Con la expulsión del fotógrafo, miembros de organismos de derechos humanos, de la organización "Hijos" y "Justicia Ya", iniciaron una protesta en la que no faltaron insultos a los jueces.

El Tribunal estableció que sólo habría una toma de tres minutos de TV y otros tantos de fotos, sin la presencia del acusado. Canal 7 optó por retirarse y el profesional de Télam fue desalojado de la sala cuando pasaron los tres minutos. Fuentes judiciales dijeron que el Tribunal había actuado "dentro de las pautas establecidas por la Corte".

La Corte Suprema, a través de una acordada, que no es vinculante, sugirió el año pasado que los juicios orales deben ser televisados y fotografiados como un modo de garantizar la transparencia y la publicidad de los procesos. Dejó a los jueces determinar la ubicación de las cámaras.

Olivera Rovere está acusado por 125 casos de secuestro durante la dictadura, todos en jurisdicción del Cuerpo de Ejército I del que era segundo comandante, por debajo de Guillermo Suárez Mason. Casi todas esas personas permanecen desaparecidas desde entonces.

También es juzgado por los asesinatos de los legisladores uruguayos Zelmar Michelini y Héctor Gutiérrez Ruiz y de sus compatriotas Rosario Barreda y William Whitelaw. Todos estos cargos fueron escuchados ayer por Olivera Rovere.

Bajo la órbita del acusado, funcionaron los centros clandestinos de detención conocidos como "El Banco", "El Olimpo", "Automotores Orletti", entre otros. En dos meses más podrían agregarse a la causa, como acusados, los generales Teófilo Saá y Rodolfo Whener, ex jefe del Regimiento de Granaderos. CC

Comentá la nota