Empezó la campaña y el San Fermín fue testigo

La ministra de Desarrollo Social visitó el CIC de ese barrio y repartió pensiones por invalidez y a madres con siete o más hijos.

El pasto cortito. Las zanjas de desagüe en los alrededores del Centro de Integración Comunitaria (CIC) del barrio San Fermín impecables. Banderas en el interior del salón de actos. Y un cartel con letras en afiches de colores que expresaban “Bienvenida Alicia”. En ese paisaje bucólico, la intendenta Graciela Rosso y la mayoría de los funcionarios municipales, junto a un grupo de vecinos, recibieron a una delegación de funcionarios nacionales encabezados por la ministra de Desarrollo Social Alicia Kirchner.

La rapidez del desembarco y la escapada de los funcionarios impidió conocer el marco geográfico de la ceremonia: decenas de viviendas precarias que albergan a familias sumidas en la extrema pobreza.

Pero ese dato no importó. En todo caso, según el discurso oficial, es justamente esa indigencia estructural la que se viene a cambiar con la entrega de pensiones.

En total se entregaron 360 pensiones a personas con invalidez y a madres con 7 ó más hijos.

Junto a Alicia Kirchner y Claudio Morresi, secretario de Deportes de la Nación, estuvieron Isabel Pedelaborde, presidenta de la Comisión Nacional de Pensiones; Carlos Castagneto, secretario de Coordinación y Monitoreo Institucional; Mariana Sosa, directora Nacional de Fortalecimiento Institucional, y Gabriel Lerner, subsecretario de Derechos para la Niñez, Adolescencia y Familia.

La intendenta agradeció la presencia de la ministra y afirmó: “Este CIC existe gracias al trabajo que hizo Alicia Kirchner, porque ella fue quien tuvo la idea del desarrollo de los centros de integración. Este es un proyecto que nos reúne a todos, con una visión social distinta, donde los centros de atención primaria dejaron de dedicarse solamente a la salud para convertirse también en lugares de encuentro comunitario”.

Rosso destacó la importancia de los recursos que el Ministerio de Desarrollo destinará a Luján: “Esto llega después de muchos años en los que las pensiones no contributivas no se entregaban en Luján. Había discapacitados que hacían sus trámites y nunca llegaban a su fin; personas de más de 70 años y mujeres con 7 hijos que necesitaban su pensión y no la conseguían”.

Con lágrimas en los ojos –ya algo habitual en la jefa comunal- aseguró que esa falencia en la entrega “fue responsabilidad del municipio que no gestionaba correctamente la adquisición de esos derechos. Por eso quiero felicitar al área de Discapacidad, porque en ella hemos volcado el tema de las distintas pensiones”.

“Hoy se entregan 360 pensiones –señaló- pero hay muchas más que se están tramitando en todo el partido de Luján. Y esto es nada más ni nada menos que hacer realidad un derecho. Por otro lado, en el tema de seguridad alimentaria, hemos firmado el convenio de las tarjetas de alimentos, que ya se están imprimiendo y se entregarán 1.000 muy pronto”, afirmó la mandataria.

Otro acuerdo que se firmó en el encuentro fue la adhesión de Luján al Sistema de Identificación Nacional Tributario y Social, que permite a los gobernantes “planificar políticas públicas en base a información certera”. Como era de imaginar, no se aclaró cómo se hacía antes.

También se rubricó el plan de Cooperación de Políticas Sociales entre Nación y Luján en el marco de los Objetivos del Milenio impulsado por la ONU.

La hermana del ex presidente tomó la palabra para elogiar a Rosso. “Es una mujer comprometida totalmente con su pueblo”, opinó. Y agregó: “El gobierno nacional realiza todos los esfuerzos para lograr una sociedad más equitativa y solidaria, pero sabemos que nos falta mucho camino por recorrer”.

Asimismo, la ministra destacó el aumento en las pensiones durante los últimos años y afirmó que son “un derecho para los beneficiarios, porque así lo dice la ley. A partir de los gobiernos, primero de Néstor Kirchner y actualmente de Cristina, hay 600.500 familias más que reciben las pensiones”.

Para cerrar el acto, las cocineras del CIC entregaron ramos de flores a la ministra y a la intendenta. En pocos minutos no quedó nadie. O, mejor dicho, sólo el director de Deportes de la comuna que había extraviado las llaves de su auto.

Comentá la nota