Empezó con autocrítica y al final subió la apuesta

"Si yo fuera Scioli, pondría mi renuncia a disposición de la Legislatura", afirmó en lo que había comenzado con un amago de autocrítica por sus dichos del jueves. Funcionarios nacionales y provinciales criticaron con dureza al empresario.
El presidente de la Sociedad Rural, Hugo Biolcati, amagó ayer con realizar una autocrítica por haber dicho en el acto rural del jueves que "deberían descabezar la gobernación" debido a los problemas de inseguridad que enfrenta la provincia de Buenos Aires. Sin embargo, no pudo con su genio y terminó pidiendo la renuncia de Daniel Scioli. "Mis palabras pudieron haber sido poco felices, pero descabezar la gobernación fue un término que usaron ellos. Si yo fuera Scioli, pondría mi renuncia a disposición de la Legislatura", afirmó. Funcionarios nacionales y provinciales criticaron con dureza las declaraciones del empresario, mientras que los referentes de la oposición y sus colegas de la Mesa de Enlace optaron por el silencio o por justificarlo.

"Mi pensamiento es evidente: la responsabilidad política de lo que está sucediendo en la provincia de Buenos Aires no es sólo de la policía; hay una responsabilidad superior. Hay que tener estabilidad para mantener la situación de seguridad", argumentó Biolcati, y luego defendió el "derecho a que la gente opine que el gobernador debe renunciar". A continuación siguió cuestionando a Scioli. "No es buen ejemplo que un gobernante no defienda lo que corresponde ante el gobierno nacional, que tenga la candidatura testimonial, la actitud obsecuente; no es una forma de educar a la juventud", disparó.

En el oficialismo hicieron fila para responderle. El jefe de Gabinete, Aníbal Fernández, lo calificó como "un golpista hecho y derecho". "Que tenga expresiones de esas características no me tiene que asombrar", sostuvo y agregó que al ruralista le gustaría "sellar las cosas como en los viejos tiempos, con color verde oliva y con una marcha militar como música de fondo". El funcionario diferenció a Biolcati de las demás personas que asistieron al Rosedal. "No es la visión de la mayoría de la gente que fue al acto, que seguramente tiene un pensamiento que no está en sintonía con el Gobierno, pero que pretende que llegue el momento oportuno para tratar de competir en las urnas", sostuvo.

Otro de los que se sumaron a las críticas contra Biolcati fue el ministro de Economía, Amado Boudou, que consideró "una vergüenza" la afirmación del ruralista. "Ese tipo de reacciones están más emparentadas con la violencia y con crear un clima de crispación, y nosotros queremos gestionar y seguir tomando medidas que nos permitan crecer", subrayó. El ministro de Agricultura, Julián Domínguez, también le salió al cruce y dijo que las expresiones de Biolcati "lastiman la memoria del pueblo".

El gobernador bonaerense, Daniel Scioli, evitó confrontar de manera directa y se limitó a decir que "hay cosas mucho más importantes que estar comentando eso", pero sus funcionarios no tuvieron contemplaciones con este empresario. El ministro de Desarrollo Social Baldomero "Cacho" Alvarez, sostuvo que Biolcati "sigue siendo el mismo golpista de siempre, que continúa con las viejas costumbres de querer tomar el poder por la fuerza". "La inseguridad se aborda con políticas de inclusión social, y no con declaraciones golpistas, pero dudo mucho que Biolcati entienda de políticas de inclusión social, ya que siempre defendió los intereses de un grupo minoritario y no los de todo el pueblo argentino", concluyó.

El ministro de Asuntos Agrarios bonaerense, Ariel Franetovich, por su parte, lo calificó de "gorila, que no representa a nadie" y le advirtió que "no debería permanecer ni cinco minutos en ninguna ONG que se digne de ser democrática". "No nos sorprende, porque estamos acostumbrados a los exabruptos de este personaje", dijo. Según Franetovich, los dichos de Biolcati responden a la necesidad de un sector de la oposición de mantener "vigente" el conflicto entre el Gobierno y el campo: "Lamentablemente, interfiere en la construcción de esta relación productiva que estamos generando con el sector", evaluó. Sin embargo, afirmó que van "a seguir trabajando con la misma vocación para que el campo recupere toda su potencialidad productiva", aseveró.

Entre sus compañeros de Mesa de Enlace, quien salió a hablar sobre el tema fue el titular de Federación Agraria, Eduardo Buzzi, que ya se ha convertido en un verdadero equilibrista al tratar de justificar su alianza con Biolcati al mismo tiempo que dice defender a los pequeños y medianos productores. "Fue una frase poco feliz, propia del fragor de ese momento, pero de ninguna manera una expresión antidemocrática", declaró. Quien intentó poner distancia con más decisión fue el vicepresidente de la Unión Industrial Argentina, Guillermo Moretti. "Cuando, en 1976, Biolcati apoyaba a Martínez de Hoz y a la dictadura, nosotros estábamos enfrente, éramos los perseguidos", remarcó sin dar precisiones sobre a qué "nosotros" se refería. Además, intentó despegarse de lo ocurrido al decir que "hubo dirigentes que fueron por su cuenta. Pero la UIA, como entidad, no tomó la decisión de estar en ese acto". También habló el referente de Proyecto Sur, Fernando "Pino" Solanas, que tomó distancia de Biolcati al mismo tiempo que se esforzó por tratar de encontrar la manera para realizar su crítica diaria a Kirchner. "Yo nunca me he identificado con las declaraciones de Biolcati, pero los gobernantes tienen que bancarse las críticas y no decir, como hace Kirchner, cuando escucha una crítica, que son destituyentes."

Comentá la nota