En un emotivo acto, se entregaron las medallas a los concejales salientes

En un emotivo acto, se entregaron las medallas a los concejales salientes

Familiares y seres queridos fueron los responsables de hacer entrega de las respectivas distinciones.

A horas de que se realice la sesión preparatoria en la que asumirán los concejales electos tras las elecciones del 22 de octubre, se llevó a cabo esta mañana la entrega de medallas a los ediles salientes. En un acto cargado de emoción, quince concejales fueron reconocidos por familiares, seres queridos y compañeros de bancada.

Cumplido su mandato 2013-2017, el intendente Carlos Arroyo, que solicitó en 2015 licencia para asumir como jefe comunal, fue el primero de los dirigentes en recibir su correspondiente medalla recordatoria de manos de su hijo, el edil Guillermo Arroyo.

Lo siguió Vilma Baragiola, cuyo desempeño en el Concejo fue también limitado, primero por oficiar como secretaria de Desarrollo Social y luego por optar dedicarse a la campaña electoral que le brindó la posibilidad de renovar su banca por cuatro años más. En esta oportunidad, su hombre de confianza, Walter Alló, fue quien posó junto a ella en la foto final.

Quienes también se despidieron del concejo por tan sólo unas horas fueron los ediles de Unidad Ciudadana, Marcos Gutiérrez y Daniel Rodríguez; y Cristina Coria, por la Unión Cívica Radical.

El clima de la sesión especial se tornó aún más emotivo cuando llegó el momento de reconocer a aquellos concejales que se despedían del recinto. Ese fue el caso de Eduardo Abud, Nicolás Maiorano y Gonzalo Quevedo, de la UCR; Javier Alconaday Federico Santalla, de la Agrupación Atlántica; Cristian Azcona y Héctor Rosso, del Frente Renovador; Alejandro Ferro, de Acción Marplatense, y Lucas Fiorini, de Crear, que asumió como senador provincial por Cambiemos.

Quien no pudo evitar mostrarse profundamente emocionado fue el radical Abud quien, tras 12 años, abandonó su cargo de concejal. Reconocido por sus nietos, el edil y ex titular del ya inexistente Ente de Obras y Servicios Urbanos (Enosur) agradeció entre lágrimas el cálido aplauso de todos los presentes.

Lo mismo ocurrió con Héctor Rosso quien, desde el año 2001, se desempeñaba como representante de los vecinos de General Pueyrredon y Batán.

Sin embargo, el momento más emotivo fue sin lugar a dudas el reconocimiento al concejal por Agrupación Atlántica, José Cano. Eduardo Abud fue el responsable de hacer entrega de la correspondiente medalla a los familiares del edil fallecido el 24 de mayo. Con varios de los presentes visiblemente conmocionados, el aplauso se prolongó más de lo habitual.

“Ha sido un hombre que estuvo desde el principio de la democracia con nosotros. El reconocimiento hacia él y que descanse en paz, José Cano”, señaló el presidente del Concejo Deliberante, Guillermo Saenz Saralegui en cuanto el recinto volvió quedar en silencio.

Despedidas y sentidas palabra

Haciendo uso de la palabras, algunos concejales aprovecharon para agradecer y reconocer a aquellos que participaban de su última sesión.

El primero de ellos fue el edil de Acción Marplatense, Santiago Bonifatti. En un discurso sentido, el dirigente se refirió a quien fue su compañero de bancada, Héctor Rosso.

“Pedí el uso de la palabra fundamentalmente para despedir a mi amigo, Héctor Rosso. Hoy deja el concejo después de 16 años uno de los mejores, pero no sólo uno de los mejores por su capacidad de trabajo, por su inteligencia, sino también uno de los mejores por su condición humana”, señaló, asegurando que sentía por él una “profunda admiración”.

En la misma línea se pronunció la radical Cristina Coria, quien destacó el clima de “balance y agradecimiento” existente en la sesión. “El balance brevísimo es por todo lo que hicimos, por todo lo que nos quedó pendiente, por todo lo que debemos comprometernos los que renovamos, los que quedaron y los que quedan, en este momento, afuera del Concejo. Y el agradecimiento es para todos los que posibilitaron que día a día hayamos podido trabajar como lo hicimos”, concluyó.

Cristian Azcona, edil saliente, también aprovechó el momento para despedirse y agradecer tanto al personal municipal como a su equipo de trabajo. “Me voy con muchos amigos, les agradezco siempre. Hasta siempre y hasta la vuelta“, expresó emocionado.

Por su parte, Alejandro Carrancio, del bloque Crear, pronunció unas sentidas palabras hacia quien fue su compañero banca, Lucas Fiorini. “Lucas es una persona de bien, con profundos valores y vocación de servicio; con sentido de la solidaridad y con un compañerismo importante. Mar del Plata pierde un valor muy importante en el Concejo, pero ahora el Senado va a ganar una persona con estas características“, señaló en referencia al nuevo rol que ocupará el dirigente.

Claudia Rodríguez, de Acción Marplatense, también felicitó a los ediles saliente y emitió un pedido especial: “Esperamos que sigan aportando porque, en definitiva, son todos vecinos de Mar del Plata y Batán“. A su vez, despidió a su correligionario, Alejandro Ferro, a quien calificó como un hombre “sensible” que ha brindado un gran aporte a la salud pública del municipio.

A su turno, Héctor Rosso agradeció las palabras de los presentes y aseguró que, tras 16 años de ejercicio, entendió que la función pública “sin pasión es una carga muy pesada“.

“Me voy conforme, me voy contento. Los proyectos que yo siempre puse como prioridad, como los proyectos de protección de las minorías y grupos más débiles, pude establecerlos”, indicó y recordó su iniciativa que dio lugar a la creación al área de Derechos Humanos de la Comuna.

Coment� la nota