Emocionadas, Cristina y Bachelet recordaron los 30 años de mediación por el Canal de Beagle

La presidenta Cristina Fernández de Kirchner afirmó que "argentinos y chilenos estamos dando vuelta hoy una página de la historia que no escribieron los pueblos" y abogó por seguir trabajando por "la paz, la democracia, la libertad, la democracia y la igualdad para nuestros pueblos".
En Monte Aymond, en la frontera argentino-chilena y acompañada por su par de Chile, Michelle Bachelet, Cristina dijo que "hoy estamos dando definitiva vuelta a una página de la historia que no escribieron nuestros pueblos, la escribieron otros y porque la escribieron otros, la letra fue una letra torcida".

Cristina recordó, al conmemorar los 30 años de la salida pacífica al conflicto del Beagle que en aquéllas épocas vivía en Río Gallegos, ubicada a sólo 64 kilómetros del lugar donde estuvo a punto de iniciarse el conflicto armado que fue evitado por la mediación papal de entonces, a través de la gestión del cardenal Antonio Samoré, fallecido pocos años después.

En ese marco Cristina dijo: "hoy les vengo a hablar en mi calidad de ciudadana y no tanto como presidenta de los argentinos porque en aquéllas épocas yo vivía con mi familia en Río Gallegos donde había nacido el padre de mis hijos y vivíamos con la madre chilena de mi marido, la abuela de mis hijos, nacida en Punta Arenas".

De aquellos momentos la presidenta recordó que "no era aquélla una situación excepcional para una familia de argentinos que tuviera un integrante chileno, al contrario Río Gallegos fue, es y será una comunidad integrada por argentinos y por chilenos".

"Para nosotros la integración no es un ejercicio de conveniencia económica sino que era, es y será, sin dudas, siempre un ejercicio de convivencia en lo cotidiano" afirmó.

Por momentos y al recordar aquellos días Cristina se emocionó y aseguró que "sinceramente me emociona estar hoy descubriendo aquí esta placa y ver mi nombre porque en aquellos días yo como cualquier otro ciudadano y ciudadana de Río Gallegos nos embarcábamos en un avión hacia Buenos Aires y mi marido se quedaba en la ciudad".

Cristina agregó que "es por eso que viví esos momentos en forma particular y sabía que las decisiones de lo que podía ocurrir se estaban tomando a miles de kilómetros de distancia y que poco tenían que ver con lo de todos los días".

"Eran decisiones de gobiernos que, para la inmensa mayoría de nuestros pueblos les eran ajenos, no eran democráticos, no eran surgidos de la voluntad popular", dijo al recordar las dictaduras que en aquél momento gobernaban en Argentina y en Chile.

La presidenta explicó que "estoy emocionada porque me vienen a la mente esos momentos y cuando con Michelle (por Bachelet) levantamos el paño que cubría el monolito y vi mi nombre allí me dije qué cosas extrañas, qué vueltas tiene la vida, quien podría imaginar aquél día que iba hoy a 30 años a volver como presidenta junto a la presidenta de Chile a poder hacer esto".

Al volver a referirse a la salida pacífica del conflicto dijo que "en aquél momento, por suerte, la intervención papal pudo detener la tragedia y es una cosa que hay que agradecer recordando el gesto y agradecer también a Su Santidad el haber enviado sus representantes para acompañarnos hoy aquí".

"Para argentinos y chilenos el de hoy es un hito histórico porque es cierto como decía Michelle que el intercambio de estandartes es inédito porque es bueno decirlo siempre las hipótesis de conflicto nos enfrentaban entre vecinos pero no eran los pueblos, sino los que creían que es posible crecer sin integración y ejercer el amor a la patria enfrentando al otro", sostuvo.

De inmediato Cristina enfatizó que "no hay mejor amor a la patria que contribuir a la paz y la felicidad de los ciudadanos por eso hoy en este día patagónico, soleado y con mucho viento quien tiene el honor de haber sido votada para presidenta quiero agradecer en nombre de todos los argentinos este gesto a los hermanos chilenos de poder estar juntos aquí, dándole una definitiva vuelta a una página de la historia que no escribieron los pueblos sino otros y como no la escribieron los pueblos, la letra fue torcida".

Comentá la nota