La emergencia sanitaria volvió a prorrogarse

Las medidas tomadas hace una semana por Graciela Rosso se extenderán hasta el fin del día de hoy, porque, según informaron, todavía no se ha notado ningún cambio en Luján. En la ciudad, varios negocios modificaron la atención al público. Durante el fin de semana pasado, disminuyó la cantidad de turistas.
La emergencia sanitaria decretada hace una semana por la intendenta Graciela Rosso se extenderá hasta las 0 horas de mañana. Las nuevas medidas, que aún contemplan que los espacios cerrados en los que las personas permanecen por mucho tiempo no realicen atención al público, se tomaron, según figura en el decreto, porque en Luján "la situación no ha cambiado" y porque "es de notorio conocimiento la necesidad imperiosa" de prolongar el plazo de emergencia.

Además, esta nueva resolución indica que debe concederse "licencia obligatoria" no sólo a las mujeres embarazadas, sino también a los padres o madres con niños menores de 14 años y a las personas con enfermedades crónicas, que conforman los grupos de riesgo para la Gripe A.

En la ciudad de Luján pudo notarse la adhesión a este decreto. Desde el jueves pasado, los lugares involucrados por el alcance de estas medidas permanecen cerrados y, aquellos que cuentan con ese servicio, realizan sus ventas sólo por delivery. Por ejemplo, en una conocida heladería sobre la calle Mitre compartieron con este medio que, durante el fin de semana, no tuvieron inconvenientes para realizar su trabajo y que, a pesar de que por las calles se veía menos gente, las ventas se mantuvieron en un buen nivel.

Además, en lo que va de la semana pudo observarse que espacios como el Banco de la Provincia, el lugar de cobros Bapro en ACIP y la Clínica Güemes han cambiado su modo de atención al público. Para evitar mayores riesgos de contagio de la influenza, las filas que se forman en estos locales se realizan en la calle y el ingreso de las personas es reducido, lo que evitaría que se reúna mucha gente en un mismo lugar. También, en algunas líneas de colectivos se informa a los pasajeros que las unidades son desinfectadas todos los días.

Por otro lado, durante el fin de semana pasado, la zona turística de la ciudad de Luján convivió con una imagen distinta de la habitual. A pesar del sol y el buen tiempo, la cantidad de visitantes fue considerablemente menor a la de otros días.

Algunos santeros que trabajan sobre la avenida Nuestra Señora de Luján compartieron con EL CIVISMO sus sensaciones sobre la situación que están viviendo. Según sostienen, la escasez de turistas no sólo tiene que ver con el poco dinero con el que cuentan las personas, sino que los recaudos que toma la gente para evitar el contagio de la influenza tipo A también influyen en las visitas a Luján.

"Con el asunto este de la gripe, parece que la gente se cuida porque mucho no anda por la calle. Además, nosotros estamos al aire libre y todo eso, pero igual se notó. Este fin de semana la actividad estuvo bastante floja", contó Julio, un santero que trabaja en la zona cercana a la Basílica.

La emergencia sanitaria decretada en el partido de Luján provocó que todos los restaurantes del partido cerraran sus puertas, incluyendo a los comercios de la zona histórico-basilical. Por este motivo, aquellas personas que optaron por visitar la ciudad durante el fin de semana pasado se encontraron con pocas actividades para realizar fuera de los recorridos por los lugares abiertos de la ciudad.

Graciela, que trabaja frente a la Basílica, destacó que algunas personas "igual se arreglan" y prefieren comprar alimentos en un almacén y comerlos al aire libre. Por su parte, Julio pudo observar que la gente permaneció poco tiempo en la ciudad: "Se notaba que venían a la Basílica, se quedaban un ratito y se iban, porque estaba todo cerrado. Algunos preguntaban si había algo abierto y después se iban, porque sin comer y sin nada, no se iban a quedar".

Más allá de la situación vivida el fin de semana pasado, las miradas sobre los tiempos que están por venir son distintas. Por un lado, algunos santeros se muestran esperanzados y confían que, una vez que finalice la emergencia sanitaria, "se empiece a normalizar todo" y Luján pueda recobrar su ritmo turístico habitual. Por otro lado, Graciela opina que por el tema de la Gripe A, "las vacaciones están arruinadas, porque la gente tiene miedo y los turistas no van a venir y eso arruina todo". Además, agregó: "Esperábamos que el mes de julio un poquito nos salve, pero ahora, con esto de la gripe, nos vamos a tener que mantener y listo". Igualmente reconoció que ya han pasado momentos adversos anteriormente y que "vamos a aguantar la situación".

Guardia colapsada

La guardia médica del Hospital Municipal está colapsada y cada vez son más las personas que se presentan con cuadros respiratorios. "Casi todos los casos que tenemos son sospechosos de tener Gripe A. Lo que más te da la sospecha es que escuchás ruido en los pulmones, dificultad respiratoria y cuando pedís la placa ves que tienen infiltrados como neumonitis bilateral que es lo que te da este virus", comentó una persona cercana a este establecimiento de salud. También indicó que sólo se internan aquellas personas que presentan un cuadro más grave. "No podemos internar a todos porque no hay camas", explicó.

Además, reconoció que entre el personal médico del Hospital hay mucha preocupación: "La gente tiene pánico y los médicos también. Están inseguros de todo, de cada placa, de cada paciente, de mandarlos a las casas, de internarlos, de actuar de más o de actuar de menos". Según comentaron, también hay cierta intranquilidad por el contagio, ya que hay varios médicos que se encontrarían aislados y con medicación.

Finalmente, recordó la importancia de tomar las medidas necesarias para prevenir el contagio de la influenza. "A veces los adultos no toman mucha conciencia y la enfermedad se está contagiando cada vez más, porque no se toman las precauciones necesarias".

Comentá la nota