"La emergencia sanitaria agravó una crisis social que ya era preocupante de por sí"

Actualmente entre la caída en la coparticipación, de planes provinciales y la merma en la recaudación, el municipio registra una baja en el presupuesto de unos cuatro millones de pesos. Además, se anunció que la Tasa Unificada de Actividad Económica contempla excepciones para los comerciantes que vean resentida su actividad por la situación sanitaria.
El secretario de Economía y Finanzas del municipio, contador Matías Civale, aseguró que la situación de las arcas de la comuna se ha visto agravada más allá de lo que sucede con la emergencia sanitaria.

Mencionó que la baja en la coparticipación y la recaudación ha generado una caída en el presupuesto de unos cuatro millones de pesos.

En diálogo con LA VOZ, Civale dijo "la emergencia sanitaria agravó una crisis social que ya era grave de por sí" porque "no hace más que aumentar la demanda social".

El funcionario instó a "no perder de vista" lo que sucedía antes de las elecciones porque muchos trabajadores estaban afectados.

Al verse afectados muchos comercios por la emergencia sanitaria se contemplan ciertas excepciones para los tributos municipales.

"Cuando se hizo la reforma de la tasa Unificada de Actividad Económica, se contempló que si hay un parate en la actividad, que debe ser notificada por el contribuyente, hay contemplaciones. En este caso estamos hablando de darse varios días de emergencia sanitaria, por lo que algunos contribuyentes podrían pagar el mínimo", explicó Matías Civale.

El tributo tiene una base imponible que genera una alícuota a partir de lo facturado. Por eso, al estar gravado el nivel de ventas, si no tiene actividad económica lo que paga como tasa será menor.

Este es un trámite que se realiza en la secretaría de Economía del Municipio (ex Banco Hipotecario), mediante un formulario.

De todas maneras, la normativa contempla algunos casos especiales. Por ejemplo, si un supermercado no trabajó puede llegar a recuperar esos días de parate cuando abra, ya que su mercadería continuará en stock. Sin embargo, hay locales como confiterías o pub nocturnos que lo no trabajado no lo recuperan más, y en esos casos el nivel de facturación, al bajar, hará que la merma en el pago de la tasa sea mucho mayor.

El funcionario del Ejecutivo señaló: "A mi modo de ver hay una emergencia sanitaria que no se puede discutir, de todos formas no hay que olvidar que estamos en una crisis social y económica que ya venía mal desde antes y era preexistente. La situación sanitaria no hace más que agravar un panorama que ya era preocupante, porque no hace más que aumentar la demanda social".

Según el secretario de Economía y Finanzas, de acuerdo a lo calculado desde el Municipio actualmente se registra una caída de unos cuatro millones de pesos durante el primer semestre, de acuerdo a lo proyectado. De esa cifra, casi la mitad, está relacionada con menos coparticipación, otros seiscientos mil pesos pertenecen a planes provinciales y el resto corresponde a una baja en la recaudación de las tasas municipales.

Matías Civale anunció que actualmente están terminado de cerrar un ejercicio y los números finales van a arrojar una "caída en la recaudación proyectada de casi cuatro millones de pesos, agravado con aumento en el gasto porque actualmente se están atendiendo 200 familias más que no estaban previstas, se incrementó la demanda social y también aumentaron los precios".

Indicó que más allá de la situación de emergencia sanitaria "el impacto económico más importante lo tiene la crisis social y económica que se está dando en el país y que, de cierta manera, por las elecciones y por la gripe A se ha dejado de hablar. No descubro nada si digo que hay una crisis social preexistente, a tal punto que actualmente debemos andar en cerca mil personas afectadas entre despidos y suspensiones; y todo esto seguramente va a repercutir en el cobro de las tasas municipales".

Comentá la nota