La emergencia municipal podría abarcar también a "Cambiemos"

Por: Gerardo Gómez Muñoz.

Los gobiernos de "Cambiemos", tanto en el orden nacional, provincial y municipal, han necesitado construir un "propio relato" que les permita justificar las duras medidas de ajuste y transferencias de recursos de los sectores más desposeídos a los más poderosos, los que han comenzado a implantar en los primeros 40 días que llevan al frente de los distintos poderes ejecutivos.

Así, el ministro Alfonso Prat Gay habló de la "herencia" de la que tenemos que hacernos cargo, la gobernadora María Eugenia Vidal de la provincia "quebrada" que recibió y el contador José Reinaldo Cano en su tercer paso -conflictivos los tres- por la Secretaría de Hacienda comunal, de la necesidad de la "declaración del estado de emergencia" municipal para superar el abultado déficit que dice haber heredado de la administración Pulti. Y de paso y aunque no lo diga, para imponer, como siempre quiso hacerlo, su criterio y visión particularmente administrativista por encima de la coordinación política.

La receta de Cano, en esta tercera versión, no parece ser muy original, como lo confesó él mismo el viernes cuando concurrió a informar a los concejales que integran la comisión de Hacienda, Presupuesto y Cuentas, cuando afirmó que el proyecto propuesto era un calco del mismo que había presentado en 2007, en su segundo paso al frente de las finanzas municipales, cargo del que terminó siendo desplazado por el intendente que lo había designado. El mismo Pulti dijo tiempo después: "Lo eché por inútil". Ese recuerdo, lleva a muchos a calcular cuánto tiempo pasará para que el intendente Arroyo prescinda de sus servicios. Se sabe como se informará más adelante que hay un cerril enfrentamiento que, como en las ocasiones anteriores, lo tiene como vedette.

Tal como como cronicó el sábado LA CAPITAL, el paso de Cano por la comisión no fue un paso tranquilo, al punto que arrancó manifestando su molestia por la ausencia del edil Guillermo Arroyo -quien preside no sólo esa comisión sino también el bloque oficialista y es el primero en la línea sucesoria de su padre el intendente- y concluyó de manera abrupta luego de haber intercambiado duramente con los concejales de Acción Marplatense y los representantes del sindicato municipal.

Además, en el transcurso del encendido debate, el secretario de Economía y Hacienda, contradijo a su par de Gobierno Alejandro Vicente y a Hugo Moyano, quienes dijeron que el Sindicato de Camioneros no hizo el aporte de dinero, que tanto el intendente Arroyo primero, como Cano el viernes, afirmaron que le fue prestado por la entidad gremial para conjurar el paro de los camioneros el 23 de diciembre. Tal vez podría haberse puesto más luz sobre este punto si el concejal Héctor Rosso hubiese repreguntado cómo era eso de que "prestaron" quiénes y cómo, ya que la municipalidad para tomar préstamos debe cumplir con procedimientos claramente normados en la Ley Orgánica Municipal y en el Reglamento de Contabilidad.

También los ediles dejaron pasar, nada menos que al contador Cano, tan afecto a hablar de "malversaciones" y reclamar "transparencia" cuando les dijo a los representantes de los trabajadores municipales que ya tenía el dinero para abonar los adicionales atrasados de diciembre, pero que no podía depositarlo porque el Banco Provincia le absorbe los depósitos a la municipalidad en virtud de la deuda que mantiene con la entidad bancaria. Ahora entonces cabe preguntarse, dónde tiene ese dinero y de dónde proviene, porque si es de los ingresos que percibe la administración comunal por tasas y derechos, transferencias deben estar en las cuentas oficiales del municipio que están abiertas en el Bapro, que es su agente financiero.

Habrá que ver ahora cómo prosigue el trámite del proyecto de ordenanza declarativo de la emergencia, considerado de vital importancia por el Departamento Ejecutivo, que arrancó con este accidentado trámite en el inicio de su tratamiento en comisión y que todavía debe discutirse en el recinto.

Marplatenses en Santa Teresita

En esta localidad del Partido de la Costa, uno de los pocos distritos de la quinta sección donde el peronismo salvó la ropa el 25 de octubre (logró su reelección para un tercer periodo el intendente Juan Pablo De Jesús), y donde antes durante cuatro periodos gobernó Juan De Jesús (su padre), quien también fue uno de los míticos 29 jefes comunales que sortearon la derrota ante el aluvión alfonsinista de 1983, se juntó el PJ bonaerense. De lo acontecido en la reunión del último sábado testimoniaron su militancia irreductible numerosos marplatenses: Pablo Vacante, Fernando Gauna, Juan Manuel Rapacioli, Rosana Tortosa, Daniel Fitipaldi, Mirian Salinas, Eduardo Niella, Rodolfo "Manino" Iriart, Balut Tarifa Arenas, Juan Manuel Cañete, Omar Ceberino, Carlos Aguer y Ricardo Saracino. Como se ve, representantes de diversos sectores del PJ-Frente para la Victoria, detalle a tener en cuenta.

Las conclusiones en ese ya clásico encuentro veraniego del peronismo bonaerense, que arrancaron allá por enero de 2010 convocados por el mismísimo Néstor Kirchner, fueron que es necesario reagruparse y reorganizarse después de la derrota electoral a partir de la territorialidad, es decir a partir de los 55 intendentes que son los últimos legitimados por la voluntad popular y desde allí formular la nueva propuesta para volver a enamorar.

Bronca con "apropiadores K"

Bronca y mucha es la que se desató entre varios sectores y personas, que son parte del FpV en General Pueyrredon, al anoticiarse, por la viralización en redes sociales, de una foto en la que se da cuenta de una reunión de otro sector, cuidándose, dicen los quejosos, de no hacer una convocatoria más amplia. Fue el viernes pasado la circunstancia de una reducida y no difundida juntada de quienes "se autodenominan -dicen los olvidados- FpV Mar del Plata/Batán" pero son sólo una fracción del mismo, en muchos casos viudos y viudas de chapas o "referentazgos" que implosionaron con el último cierre de listas". Las broncas abarcan tanto a quienes no fueron convocados, como a algunos que estuvieron presentes y "que entienden que volviendo a las viejas y conocidas prácticas de hacer estas rosquitas cerradas que llevaron a los resultados de derrota electoral, se volverán a obtener los mismos resultados". Entre los participantes se vio a la diputada nacional Fernanda Raverta, al concejal Daniel Rodríguez, los ex funcionarios pultistas Marcela Luca, Mario Puche, José Luis Zerillo, además del actual defensor del pueblo Fernando Cuesta y dirigentes como Alberto Toledo, el ex diputado (mandato brevis) Cristian Arroyo, Estela Casasola y Sergio Salinas Porto, ente otros. El detalle al que se aludía en otro tramo de esta página es que la inmensa mayoría de los aludidos -quizás excepto Rodríguez- en diversos lugares suele manifestarse corcoveante de la conducción cristinista y se expresan en un cierto tono de pretendido "kirchnerismo puro". Hay algunas aristas que abonan esa visión, sin ir más lejos la presencia de José Luis Zerillo, de Nuevo Encuentro, y de Mario Puche.

La interna municipal

La extemporánea "mandada al frente" de Guillermo Arroyo por parte de José Cano, al margen de la no preanunciada y tal vez irresponsable ausencia del edil, no es sino la punta del iceberg, según los conocedores de esa región del arcano que es "Cambiemos", tal vez a partir de esa inconcebible y trabajosa alianza de meros intereses políticos coyunturales de radicales, Pro, lilitos e indescifrables etcéteras. Dos bandos, uno comandado por el ubicuo Emiliano Giri con el ariete Cano y en el otro el mencionado hijo de Arroyo al que el dúo trata de bloquear. Ni el juego de las influencias ni el peso de "la emergencia" pedida e ideada por Cano pueden ser soslayados en esta guerra larvada que comenzó a agitarse. La presencia de Giri y la presentación de Cano como las penas y las vaquitas de don Atahualpa "van por la misma senda", y en este caso las penas y las vaquitas son de nosotros. Uno va por una serie de temas que se resolverán por vía de concesiones y negocios similares, cuyos beneficios van a ser "nuestras vaquitas", las de Mar del Plata, que si se emplean los recursos de la emergencia pueden pasar a manos de avisados negociantes que más que la influencia de los billetes pondrán las argucias de una "emergencia todopoderosa" y el diligente y solapado accionar de algún personaje que se sienta a la mesa del poder y cuenta con tres o cuatro cubiertos ávidos. Por tanto, dicen los mentideros que son más intrigantes y dateros cuanto más cerradas son las fuentes informativas, que la ausencia del jefe del bloque de la Agrupación Atlántica y de la comisión que debía apañar a Cano, no fue ninguna cosa casual. De todos modos los entendidos en materias más serias aseguran que "no está mal esa ausencia", porque la emergencia pedida es una granada en manos de un mono", es casi la suma del poder.

Por un carril mucho menos tenebroso van las contradicciones del jefe comunal con Jorge Macri, el concejal macrista Aicega y el diputado del mismo palo o globo Castello por las "burradas de Vidal y de Macri", por no contemplar los 90 días de temporada turística para Mar del Plata, porque don Arroyo allí defiende cabalmente los intereses de muchísimos vecinos marplatenses.

Los radicales miran preocupados

A los radicales, sobre todo los que miran desde afuera, cada vez les cuesta más comprender y soportar el aquelarre municipal, los que están adentro no se inquietan o no se dan cuenta de lo que pasa. En rigor sólo Vilma Baragiola y sus muchachos están chochos, ella cuando logra acompañar a Arroyo a su derecha y logra una foto. Ahora con más razón porque el funcionario "part-time" -sólo estaba dos o tres días aquí- que le hacía sombra en su secretaría pasó a otro lugar dejándole el reinado en el área de Desarrollo Social. A propósito de este tema otra contradicción de Arroyo: después de anunciar públicamente y declamar que no aceptaba presiones de nadie, que Gustavo Serebrinsky iba a ser el secretario de Desarrollo Productivo, lo bajó del cargo prometido por presiones de la Sociedad Rural. Luego dijo que no necesitaba ese cargo, seguramente para ejercer él mismo esa función como luego haría con la Secretaría de Seguridad y alguna más, ahora lo designó a ese hombre, Toti Flores, que nunca residió en Mar del Plata para la Secretaría de Desarrollo Productivo. Los radicales tal vez tengan esta semana con quién departir reservadamente para contarles sus cuitas y pedirle su intercesión.

Coment� la nota