La emergencia hídrica sólo espera la firma de Alperovich

Pese a la lluvia registrada el día de ayer, las condiciones extremas que afrronta la provincia no tuvieron variación alguna. Alfredo Montalbán, secretario de Medio Ambiente, señaló que todo se debe al cambio climático y a una cuestión cultural.
La "tormenta" de ayer parece no haber mitigado la crítica situación que atraviesa gran parte de la provincia, por lo que el decreto de emergencia hídrica espera la firma del gobernador José Alperovich para llevar a cabo las tareas que permitan paliar las dificultades que puedan presentarse a la hora de administrar este recurso vital.

Alfredo Montalbán, Secretario de Medio Ambiente de la Provincia, comentó a EL SIGLO que están "evaluando lo sucedido con la lluvia caída el día sábado, pero estamos un poco escépticos dado el bajo milimetraje de agua" que se registró en Tucumán.

Ante esto, el funcionario advirtió que, con seguridad, se proyectarán medidas tendientes a alterar los usos del agua en los sectores productivos e industriales. "Las líneas de acción estarán centradas en el riego (del sector agrícola), como así también en la erogación de las represas, y un control exhaustivo en cantidades (de agua) que se limitarán para las industrias", recalcó.

Por otra parte, Montalbán dejó en claro que la emergencia hídrica es un instrumento que le permitirá a la provincia actuar de manera responsable y precisa a través de la Dirección de Recursos Hídricos. "El decreto es un instrumento administrativo que va a dejar las manos libres a las autoridades para que tomen los recaudos necesarios sin que se produzcan perjuicios que atenten contra los intereses de los tucumanos".

Al ser consultado sobre la posibilidad que no se registren precipitaciones de intensidad a lo largo de varias jornadas en adelante, el Secretario de medio ambiente fue tajante "en caso de que la situación llegue a un punto máxime y se agrave aún peor (sic) las medidas serán más duras. Pero nuestro objetivo es no perjudicar al ciudadano, a los sectores domiciliarios".

El contexto actual, según su impresión, es el resultado de la irresponsabilidad de la sociedad que no esgrimió preocupación alguna con respecto al problema del cambio climático. "Esto va a ser permanente durante los próximos años, por lo que debemos enfocarnos en lograr un cambio de actitud cultural", esgrimió Montalbán.

En esta línea, hizo mención que la provincia está llevando adelante dos tipos de medidas "una es de mitigación y la otra de adaptación", es en esta última donde el funcionario apunta todos los dardos, pues "lo que nos tiene que importar es alcanzar un verdadero cambio cultural", que permita prevenir y controlar situaciones como las que afronta hoy en día la provincia.

Algunas de las recomendaciones provistas por Montalbán radican en un uso racional del agua, tratando de no realizar derroches "no se deben lavar las veredas constantemente, ni dejar caños abiertos, no pasar demasiado tiempo en la ducha" y fundamentalmente fue crítico con aquellas personas que llenan sus piletas de natación o piscinas "por cada litro que tiro, un tucumano está sufriendo la falta de este recurso tan importante para la vida", esgrimió.

Finalmente, manifestó que el día lunes mantendrá una reunión con el gobernador Alperovich donde analizarán el progreso de la extrema situación para poder tomar medidas definitivas.

Comentá la nota