La emergencia no hace falta, dice Cappiello

El ministro de Salud, Miguel Cappiello, desestimó que sea indispensable declarar la emergencia sanitaria, ni a nivel nacional ni provincial, por el brote de dengue. "No es necesario porque hay leyes claras que permiten el uso de los fondos para las emergencias y urgencias", dijo el funcionario luego de reunirse el jueves con su par nacional, Graciela Ocaña.
La opinión del ministro contrastó con el enojo del senador socialista Rubén Giustiniani, quien calificó como "un papelón y un escándalo" la orden de Casa Rosada de interrumpir esta semana el debate en la Cámara Alta sobre la declaración de emergencia sanitaria nacional.

Cappiello quiso bajar los decibeles a la situación. "Está controlada –dijo–, los casos están decreciendo". En realidad, ocurre que en Hersilia –donde estuvo el epicentro del brote santafesino– dejaron de aparecer casos nuevos (hubo 420), bajó la cantidad de consultas y disminuyó el número de internados por este mal. Pero en Barrancas, Tostado, Ceres (lindante con Hersilia) y El Nochero aparecieron casos nuevos en personas que no habrían viajado a zonas de mayor riesgo. Entre esos, los dos casos de Pérez, los cinco de Rosario y los diez de Gato Colorado, suman unos veinte casos autóctonos de dengue en la provincia. Hay 350 casos no confirmados bajo estudio.

Comentá la nota