Emergencia Económica y Monotributo obtuvieron media sanción de Diputados

La Presidenta contará con amplias facultades delegadas por la ley de emergencia económica hasta el fin del mandato en 2011. Hubo un cambio menor al Monotributo
La Cámara de Diputados aprobó ayer y giró al Senado la extensión de emergencia económica hasta el final del mandato de la presidenta Cristina Fernández en 2011 y el nuevo Monotributo.

La prórroga de la ley de emergencia económica fue aprobada por 131 votos afirmativos y obtuvo 52 votos negativos y se espera que pase sin dificultades por el Senado para convertirse en ley antes del 10 de diciembre, cuando el kirchnerismo pierda parte de su poderío legislativo.

El presidente de la Comisión de Presupuesto, Gustavo Marconato, defendió la Emergencia al sostener que "no debe creerse que, ante la sorprendente mejora desde 2002, todo está resuelto. Aun quedan serias cuestiones pendientes como la deuda pública reprogramada".

"Dotar de esta herramienta normativa al Poder Ejecutivo va servir para seguir solventando las acciones, programas sociales, de protección y salvaguarda de sectores más necesitados, y también para sostener la actividad económica", sostuvo Marconato, quien explicó que "la ley de emergencia no solo contiene delegaciones legislativas en el Poder Ejecutivo, sino también regulaciones que hacen al mantenimiento del equilibrio del sistema financiero y cambiario, las relaciones de los contratos entre particulares y las relaciones por los contratos de servicios públicos".

El radical jujeño Miguel Giubergia le preguntó al oficialismo "por qué se pretende prorrogar la emergencia económica por dos años, siendo que se venía prorrogando anualmente" y dijo que "esta ley es inconstitucional", porque implica "tal amplitud de delegaciones que no queda materia excluida", y añadió: "Es prácticamente imposible conocer qué ha querido delegar el Congreso".

Monotributo más amplio

En cuanto al monotributo, a pedido de la oposición, los diputados eliminaron la primera de las categorías, denominada con la letra"A", e incorporaron a los contribuyentes que hasta ahora estaban en esa franja a la que tienen como techo una facturación anual de $ 24.000. De este modo, la escala más baja se equipara a la del monotributo social para trabajadores independientes, como pedía el Consejo Profesional de Ciencias Económicas.

El resultado de la votación fue de 114 votos afirmativos contra 47 negativos.

En la presentación del proyecto, el presidente de la comisión Presupuesto y Hacienda, Gustavo Marconato, subrayó que en esta modificación el sistema mantiene sin cambios el componente fiscal del monotributo y que solo se modifica lo relacionado con la seguridad social y obras sociales.

También, informó que se eliminará del sistema de categorías la primera de ella, denominada con la letra "A", es decir que la primer escala abarcará a quienes tienen una facturación hasta $ 24.000.

El radical Miguel Giubergia dijo que ese cambio "mejoró algo el proyecto", en tanto que la cobista Laura Montero dio su respaldo en general la iniciativa, pero se manifestó en disidencia con la a delegación de facultades a la AFIP para actualizar las cuotas del monotributo según el índice de movilidad de las jubilaciones.

El diputado del PRO Luis Galvalisi señaló como aspecto positivo del proyecto, que podrán reingresar al monotributo todos los que quedaron afuera durante los últimos 3 años a raíz de la desactualización de las escalas.

En tal sentido, las categorías actuales no cambian, pero se las calcula agregando como parámetro el alquiler, y se actualiza el régimen agregando cuatro nuevas.

Para las categorías ya existentes, no se modifican los montos del impuesto integrado. Pero en el caso de las nuevas, aparecen fuertes saltos en los valores al pasar de una a la otra.

Con relación a la seguridad social, suben de $ 35 a $ 110 el aporte jubilatorio y de $ 46,75 a $ 70 el costo de la obra social.

Comentá la nota