Emergencia agropecuaria en Rivadavia por el granizo

Emergencia agropecuaria en Rivadavia por el granizo
Las tormentas de agua, viento y granizo que afectaron el departamento el sábado provocaron pérdidas de casi 100%.
El año empezó mal para Rivadavia. La tormenta de lluvia, viento y granizo que se abatió en la tarde del sábado en los distritos de La Central y el Mirador provocó un fuerte golpe en el corazón productivo del departamento, cuyas consecuencias hablan de una pérdida millonaria en su producción. Otra vez fue declarada la emergencia agropecuaria.

El total de la superficie que abarcó la tormenta, es de 900 hectáreas, pero 300 de ellas fueron castigadas con particular violencia por el meteoro, lo que las llevó a sufrir pérdidas de entre 90 y 100%, siendo su estado de desastre. Otras 100 hectáreas, con daños por encima de 50% se encuentran en emergencia. Finalmente, unas 500 hectáreas presentan daños de entre 20 a 30%, de acuerdo a las primeras estimaciones.

Zona productiva

Tanto La Central como El Mirador, ubicados a 25 kilómetros al este de la ciudad de Rivadavia, son considerados distritos con una importante cantidad de viñedos y frutales, pero especialmente con un alto nivel de producción. Los viñedos llegan a generar hasta 250 quintales por hectárea.

Las autoridades comunales evaluaban las pérdidas en 130 mil quintales, alrededor de 10 millones de pesos, y recordaban que los cosechadores se verían privados de obtener no menos de un millón de pesos.

Pero las pérdidas se extendieron a los domicilios particulares, dañando fuertemente los techos. La Municipalidad aplicó su plan de contingencias, y con el intendente Del Río a la cabeza, desde esa misma tarde-noche comenzó a enviar ayuda consistente en rollizos, nylon y membrana, mientras se aguardaba la participación del ministerio de Desarrollo Social en el envío de otros pertrechos.

"Estamos consternados por este nuevo golpe de la naturaleza a la producción de los rivadavienses", manifestó el jefe comunal, recordando que esta es -en algunos casos- la cuarta vez que el granizo deja sin cosecha a los habitantes de esos distritos.

Emergencia agropecuaria

El Concejo Deliberante realizó una sesión especial para tratar el tema en la mañana de ayer. Y la conclusión de los ediles fue unánime: declarar al departamento de Rivadavia en "emergencia agropecuaria". "Fue una tormenta de gran intensidad, pero podría haber sido peor", graficó Enrique León, presidente del Concejo, con el informe dado a conocer por la Dirección de Contingencias Climáticas, en el que señala que el núcleo granicero se desprendió de gran parte de su carga en la zona desértica de Rivadavia y Santa Rosa.

Ahora, con esa herramienta, vendrá la etapa de abocarse a conseguir recursos ante el gobierno provincial. La zona de calle Florida y Justo Estrada en La Central, es la que presentaba un desolador paisaje: en algunas viñas solo se observaba el sarmiento, y la uva yacía semienterrada en el fango. En tanto, los frutales eran una auténtica postal invernal, casi sin hojas en sus ramas. Pero en la calle Nueva Gil, el daño se observaba sensiblemente menor.

Antonio, un contratista de la calle Florida, con su familia como testigo, mostraba un parral arrasado: "Ya Dios nos castigó el año pasado. ¿Por qué también ahora?", se preguntaba impotente, mientras recordaba detalles del nefasto sábado, como que la piedra tenía un tamaño de 2 centímetros y que duró 40 interminables minutos. Y también que fue de menor a mayor.

La prestataria del servicio eléctrico en la zona, la Cooperativa Sud Río Tunuyán, no fue la excepción y sufrió importantes pérdidas en sus redes, que hasta la víspera los operarios buscaban reparar.

Daños forestales

Las especies forestales tampoco escaparon a la tormenta, y sufrieron severos daños: pinos arrancados de cuajo y álamos caídos sobre las líneas eléctricas o sobre la calle, en número superior a 30, reflejaban lo ocurrido, mientras que camiones y cuadrillas de obreros municipales, seguían despejando las arterias de esos distritos rurales.

La tormenta del último sábado, provocó daños menores en otros departamentos, como Santa Rosa, Junín, San Martín y La Paz. Pero en Lavalle, en la zona de Lagunas del Rosario, se volaron 50 techos de viviendas

Comentá la nota