Emergencia agropecuaria un paso para enfrentar la sequía

Campo: La situación en Corrientes es insostenible para los productores y es que la sequía avanza y no hay modo de hacerle frente. Para dar el primer paso intentarán que se declare la emergencia agropecuaria y para ello el miércoles se realizará una reunión con el Gobernador de la provincia Arturo Colombi.
Otro de los problemas a los que se enfrenta el campo es el incremento de los productos y la baja de precios en terneros.

Otro de los problemas a los que se enfrenta el campo es el incremento de los productos y la baja de los precios en los terneros es por eso que intentarán dar el primer paso para solucionar la hecatombe que se desató en el campo.

Comité de Crisis, se reunirá con los productores agropecuarios de la provincia. El encuentro será el próximo miércoles 21 a las 17 en el salón de acuerdos de la cartera productiva.

'La cosa está complicada por la sequía', dijo el presidente de la Sociedad Rural de Curuzú Cuatiá, Manuel García Olano quien confirmó que están haciendo un relevamiento para presentar al Gobernador.

Los números de las pérdidas

La prolongada sequía que afecta gran parte de la Pampa húmeda es la peor de los últimos cien años y comprometió la producción de alimentos, según un informe que divulgó ayerel Instituto Nacional de Tecnología Industrial.

La producción de trigo fue la más baja de los últimos 30 años y todo parece indicar que la de maíz, soja y girasol estará muy por debajo de la producción creciente que se tuvo en los últimos años.

Andrés Sipowicz, funcionario del Inti agregó que la sequía provocó una merma del 50% en la producción de trigo, que pasó de 16 millones de toneladas a 8 millones, en tanto también se registró una gran mortandad de animales de rodeo por falta de pasturas, lo que el gobierno intenta paliar mediante la provisión de forraje de maíz.

En el caso de la soja su rendimiento está aún por definirse y la principal preocupación pasa por el riesgo de prolongación de la sequía más que por lo perdido hasta hoy.

Productores agropecuarios reclamaron nuevamente ayer la declaración del estado de emergencia, lo que implica la supresión del cobro de impuestos como paliativo a las pérdidas que dejará la sequía, que estimaciones privadas cifran en unos 3.600 millones de dólares.

Unos 1.500 productores participaron ayer de una asamblea en la ciudad bonaerense de San Pedro para insistir en el reclamo de medidas excepcionales.

Gran esfuerzo

El ministro del Interior, Florencio Randazzo, aseguró que el gobierno está haciendo un gran esfuerzo mediante la contribución de fondos para paliar los efectos del fenómeno.

La sequía afecta el corazón agroganadero del país, en especial el sur y norte de la provincia de Buenos Aires, La Pampa, el norte de Santa Fe y Entre Ríos.

Argentina es el primer exportador mundial de harinas y aceites de soja, el cuarto de trigo, el segundo de maíz -detrás de Estados Unidos- y el tercero de granos de soja, según la secretaría de Agricultura estadounidense. Rangos que se perderían en esta cosecha.

“El Gobierno está haciendo un gran esfuerzo y, en este sentido, tenemos que contribuir todos”, reclamó Randazzo, “¿Qué culpa tiene el Gobierno de una sequía de estas características?”

Aseguró que el gobierno “transfirió ya 240 millones de pesos frente a una sequía muy importante para los productores” y que en ese sentido se está “trabajando juntamente con los gobernadores de La Pampa, Buenos Aires y Entre Ríos e intendentes, para la identificación de los productores afectados”.

Recordó, por otra parte, que el Banco Nación había otorgado el año pasado 1.821 millones de pesos, de los cuales 950 millones de pesos, a una del 12 por ciento, fueron para el sector agropecuario, 408 millones para la compra de maquinaria, 237 millones para capital de trabajo y 304 millones para silos y galpones y otras inversiones.

Comentá la nota