“La emergencia aceleró obras que ya estaban en trámite”.

El presidente del EPEN, Alejandro Nicola, señaló que la crisis en el sistema eléctrico regional generó que se apuren varios trabajos fundamentales.

Además, bregó por el uso racional y responsable de la energía que debe hacer la población para evitar apagones.

Neuquén > El Ente Provincial de Energía de Neuquén (EPEN) se vio obligado en los últimos días a acelerar ciertas obras que tenía planeadas, ante la crisis que atraviesa el sector eléctrico regional tras la salida de servicio de la usina TermoRoca.

Su presidente, Alejandro Nicola, en diálogo con La Mañana de Neuquén, brindó un panorama de la actualidad del organismo y de los objetivos para este año. Los trabajos en el sistema eléctrico y el uso racional y eficiente de la energía son los pilares de la empresa estatal a mediano plazo.

¿Qué balance hace de la actividad del EPEN en 2008?

En lo que tiene que ver con la organización de la empresa, trabajamos fuerte en armar el plan estratégico. Se hizo la revisión de la política y después se trabajó a lo largo del año en la diagramación de los objetivos estratégicos a mediano y a largo plazo.

Son seis objetivos estratégicos. Cada uno de ellos tiene metas y a su vez dentro de ellas se definieron acciones que tienen definido un plazo, responsables de ejecución y quién los mide. Toda la actividad de la empresa tiene que estar dentro del plan. Eso nos permite ordenarnos para el funcionamiento diario y proyectarnos a mediano y largo plazo. A partir de esta revisión se logran hacer las adecuaciones en la estructura organizativa para cumplir con los objetivos.

Ese trabajo se hizo durante todo el año, y hoy ya está aprobado por el directorio y cada gerente usa esa herramienta fundamental.

¿Cuáles son los planes para este año?

Dentro de las principales actividades del año está la implementación del Programa Nacional de Uso Racional y Eficiente de la Energía (Pronuree). Ya se ha trabajado en la primera etapa que fue el reparto de 84 mil lámparas domiciliarias de bajo consumo. Ahora comienza la segunda con 200 mil más.

Otra de las líneas de trabajo definidas por el Pronuree es eficientizar el alumbrado público. Nosotros presentamos ante la Secretaría de Energía de la Nación una propuesta por la cual el EPEN gestiona ante la Secretaría algunas acciones que tienen que hacer los municipios para conseguir el recambio del alumbrado público. Está previsto en el Decreto 140 del Pronuree que sea una relación directa entre el Municipio y la Secretaría de Energía, lo que nosotros hicimos es aglutinar a todas las localidades en que el EPEN presta el servicio de distribución, y ahora estamos agregando aquellas en las que lo hacen las cooperativas.

¿Cuáles son esas localidades?

Ya firmamos acuerdos con Zapala, y el lunes lo haremos con Plottier y Plaza Huincul. Y faltan Cutral Co y Neuquén.

Todas aquellas luminarias que usan lámparas incandescentes o de vapor de mercurio, que son de alto consumo, se cambian por otras de menor consumo y de mejor rendimiento.

A su vez esto representa un ahorro para el Municipio en el pago del alumbrado público y el programa plantea que ese ahorro se reinvierta en más eficiencia. En marzo o abril estaremos empezando a hacer el recambio del alumbrado público.

El uso racional y eficiente de la energía es uno de los ejes fundamentales de ahora en más para todos los actores del mercado eléctrico.

¿Interviene el EPEN en el servicio de alumbrado público?

Desde el año pasado venimos trabajando con el alumbrado público en todas las localidades que atiende el EPEN, que es un servicio que prestan los municipios. Hemos desarrollado charlas con los Concejos Deliberantes y comisiones barriales. Y elaboramos una propuesta por la cual hemos firmado un convenio con algunas localidades por el cual el EPEN se obliga a prestar el servicio con determinados parámetros de calidad, y el Municipio debe dar una remuneración al Ente por el costo de ese servicio. Esto va a cambiar la calidad del alumbrado público. San Martín ya firmó el convenio y está aprobado por ordenanza, Junín, Aluminé, Añelo, Vista Alegre también lo firmaron.

Con quienes rubricamos el acuerdo vamos a hacer el recambio de luminarias del Pronuree sin cargo, porque sino el costo es para los municipios.

¿Qué medidas puede tomar la gente para bajar el consumo?

Necesitamos el acompañamiento de toda la población para hacer un uso racional de la energía. Si todos ayudamos podemos evitar que haya cortes. El hecho de apagar aparatos que no estén en uso, usar lámparas de bajo consumo, no usar planchas y lavarropas en el horario de demanda pico entre las 18 y las 23, ayuda mucho a recortar el pico de demanda y podemos garantizar que el sistema funcione bien hasta que se monten los equipos y capacitores y se repare TermoRoca.

¿Han logrado cobrar las deudas millonarias?

El año pasado se ha logrado el recupero de muchas deudas. Al inicio de la gestión las cooperativas y algunos organismos del Estado debían unos 70 millones de pesos. Gran parte de esa deuda se cobró a partir de un esfuerzo del Gobierno provincial. Hemos recuperado la deuda de Copelco, de 15 millones de pesos.

Con ese recupero de deuda se ha logrado reinvertir en el sistema. Hemos hecho compras de transformadores por más de 15 millones de pesos en 2008, que nos va a permitir en los próximos meses el abastecimiento de varias localidades de la provincia al desarrollar las obras para su montaje. En marzo se lanzarán las licitaciones.

El EPAS va a pagar entre 20 y 23 millones de pesos que debe en 2009 y ya pagó 16 millones el año pasado.

¿Y la deuda de la Cooperativa de Plottier?

Estamos en negociaciones para definir si el Gobierno provincial la asiste. Eso depende de si la Cooperativa de Plottier está en condiciones de devolver el dinero que se le va a prestar como lo hizo Copelco. Se va a definir este mes.

¿En qué cambia la situación el decreto del gobernador Jorge Sapag que dicta la emergencia energética?

El decreto marca como prioritarias todas las gestiones que tengan que ver con obras o acciones que beneficien al sistema eléctrico. Marca una prioridad para todos los funcionarios que tengan alguna acción vinculada, aceleren los pasos administrativos. Hay que licitar las obras en el menor tiempo posible porque estamos en una situación de emergencia.

La mayoría de ellas que ya estaban con el proceso iniciado, incluso ya tienen los pliegos listos y se están haciendo los trámites administrativos. (Ver recuadro)

Lo único nuevo, aunque ya estaba gestionado y no lo teníamos en carpeta ahora, son las dos líneas de Agua del Cajón-Centenario y de Agua del Cajón-Planicie Banderita. Son dos obras estructurales que benefician a todo el sistema regional y que las habíamos definido con un trabajo de la consultora Mercados Energéticos hace varios años.

¿Quién financia las obras?

Todos los actores del sistema pagan estas obras. Lo que hay que garantizarles es que paguen el costo más eficiente. Si una obra es más cara pero arroja más beneficios al sistema, con el correr de los años resulta más eficiente.

¿El EPEN apuesta a energías alternativas?

Estamos trabajando en lo que tiene que ver con energías limpias en dos líneas. Una es el mapa eólico que ya hizo el EPEN y se está trabajando en el estudio de factibilidad para montar una granja eólica. Este año va a estar terminado y vamos a ver bajo qué modalidad podemos atraer inversores. Estimamos que módulo va a ser de 30 ó 40 megavatios.

El otro trabajo es tratar de poner en marcha las pequeñas centrales hidroeléctricas que tenemos en la provincia. Estamos muy avanzados con la de San Martín de los Andes, donde hicimos una limpieza y reparación edilicia y ahora estamos en la etapa de montaje de las turbinas y hacer una reingeniería. Ahora apuntamos a la de Butaco en el Norte y a la de Aluminé. Estamos preparando el llamado a inversores privados.

¿Qué inversiones se necesitan?

Requieren inversiones de entre 700 y 800 mil pesos. El EPEN ya invirtió 80 mil pesos. Son centrales del orden de 400 a 500 KW.

¿Piensan modificar las tarifas?

El EPEN tuvo un incremento en diciembre de 2008, por el aumento del costo de compra de la energía. La electricidad vino por varios años con un precio muy por debajo del valor real del mercado, a partir de que el gobierno nacional subsidió muy fuerte la energía. Cuando se empiezan a sacar los subsidios, se comienza a ir hacia los precios de mercado. Los costos se duplicaron sobre mediados del año pasado. Algunos casos llegaron hasta el 118%.

El EPEN hizo el análisis de esos costos y acomodó el cuadro tarifario. Los incrementos se aplicaron a partir del 1º de enero; para los residenciales van de 15 hasta 40%, y para algunos grandes usuarios es superior.

No sé cómo evolucionarán los precios, pero aún están bajos porque Nación sigue subsidiando la electricidad.

Comentá la nota