Uno que la embocó.

Uno que la embocó.
NEWELL'S: Sperdutti, el del golazo a Boca, casi larga cuando en el 2006 lo dejaron out de la pretemporada.
Era complicado porque la jugada fue rápida y la pelota venía picando, pero si me tiran diez de esas creo que una embocó de nuevo", dice Mauricio Sperdutti. Al pibe de Newell's, el que le rompió el arco a Abbondanzieri en su regreso a la Bombonera y aportó un golazo en el triunfo que dejó a la Lepra en la punta, no le falta confianza. Igual, no piensa en el título, todavía: "Nosotros tenemos que ir partido tras partido. Somos un buen equipo pero hay que pensar en ganarle a los jujeños antes que nada".

Al Gordo (sí, ahora aparecen por todos lados), como lo bautizó Lautaro Formica al llegar a Newell's cuando tenía 14 años, o el Cabezón como le dicen en el barrio 7 de Septiembre, donde vivió y jugó su infancia, no le podía salir más redondo el fin de semana. Debutó en la Bombonera, gritó un golazo, dejó a Newell's en la punta y terminó festejando su cumpleaños número 23 con su familia. "La verdad es que no podía estar más contento. Ellos me bancaron en muchas difíciles", dice. Al pibe no le pesa tanto lo que tuvo que dejar de lado para cumplir su sueño de llegar a Primera. Aunque tampoco se olvida: "Por ahí cuando sos chico y todos se van a bailar no te gusta perdértelo. O cuando dejás a tu familia en un cumpleaños para irte a jugar". Pero lo peor llegó después de debutar: había jugado ya unos minutos con Nery Pumpido como DT en el 2006 pero cuando terminó el torneo no lo llevaron a la pretemporada. "Me avisaron dos horas antes de subir al colectivo. Después se hablaba de que iba a quedar libre", recuerda el volante. "Cuando me tocó quedar afuera pensé en largar todo", admite.

-¿Dónde estarías hoy si hubieras largado?

-No sé. La verdad, no hubiera llegado a nada. No me veo en ningún oficio.

Dice que le pone contento compartir la cancha con tantos pibes de las Inferiores y que el que más grita para ordenar es el Flaco Schiavi. Que todavía falta, pero que hay buen material. Que no hay que volverse loco, pero que ojalá llegue el momento. "Por ahora queremos ganar el viernes. Si seguimos así sabemos que vamos a dar pelea", asegura.

Comentá la nota