Emblemático jugador de rugby de Gales confesó su homosexualidad

Gareth Thomas, una de las grandes leyendas del rugby en las islas británicas de la última década, ha roto uno de los grandes tabúes de este deporte, y del deporte de élite en general, confesando públicamente su homosexualidad.
Thomas, el primer jugador que llegó a los 100 partidos internacionales en partido oficial con el País de Gales, reveló públicamente su orientación sexual después de hablarlo con amigos y compañeros, quienes le ofrecieron todo su apoyo.

"He pasado por todas las emociones posibles con esto, lágrimas, ira y una considerable desesperación. Estoy preocupado por la reacción de la gente y por el efecto que puede tener en mi familia", dijo el jugador de los Cardiff Blues, de 35 años.

"Ha sido realmente difícil para mí, escondiéndome de quien realmente soy, y no quiero que sea así para el próximo joven que quiera jugar al rugby o para cualquier otro chico asustado", dijo.

Recientemente divorciado, el internacional galés admitió que fue infiel a su esposa y que visitaba locales de ambiente gay cuando viajaba a Londres para disputar partidos con su equipo.

"Engañar a Jemma me hacía sentir fatal y culpable", manifestó Thomas, que aseguró llegó a pensar en el suicidio.

El jugador explicó que sabía de su homosexualidad desde los 16 años, pero que no se atrevió a admitirlo ni personal, ni públicamente, por la "cultura de machos" que rodea al rugby.

"El rugby era mi vida y no estaba preparado para arriesgarme a perderlo. No quiero ser conocido como el jugador gay de rugby. Soy un jugador de rugby y resulta que soy gay", añadió Thomas en una entrevista concedida al diario "Daily Mail".

Según explicó, se inventaba "líos de faldas" para encajar con sus compañeros y amigos, y en algunas ocasiones notaba que saltaba al campo con excesiva agresividad debido a su frustración.

El apoyo

En cualquier caso, Thomas, que aseguró no haberse sentido nunca atraído hacia alguno de sus compañeros de vestuario, destacó que el rugby le salvó, porque jugar le ayudaba a olvidar sus problemas.

Si ha dado este paso ahora es para ayudar a otras personas que tienen un conflicto sobre la visibilidad de su homosexualidad.

"Espero que diciendo esto, pueda ayuda a otros en mi situación. Pero por ahora, sólo quiero concentrarme en ser un jugador de rugby", señaló el zaguero.

El jugador, de 1,92 metros y 100 kilos, señaló que varias de las personas más cercanas de su entorno en el mundo del rugby ya conocían la situación y recordó que se lo contó al entrenador de Gales, Scott Johnson, tras derrumbarse emocionalmente en un partido disputado por su selección en Cardiff en noviembre de 2006.

Thomas indicó que ha encontrado sólo apoyo en entrenadores y compañeros y agradeció el respaldo público que ha recibido por parte de la Federación Galesa de Rugby (WRU) y de los Cardiff Blues.

La admiración

El presidente de la WRU, Roger Lewis, manifestó: "Gareth Thomas es uno de los jugadores más extraordinarios que han jugado para Gales, un ex capitán que ostenta el récord de internacionalidades y que ha marcado 40 ensayos para su país en partidos oficiales".

"Gareth es un líder dentro del rugby y un hombre con un gran sentido del humor. Probablemente, es uno de los jugadores más populares entre sus compañeros. Ha sido una inspiración para varias generaciones de aficionados al rugby", dijo Lewis.

Robert Norster, presidente de los Cardiff Blues, declaró que "su vida privada sólo le concierne a él y nosotros seguiremos considerándole por lo que aporta al equipo como jugador y como individuo que ejemplifica los valores del compromiso, la valentía y el juego limpio que se espera de nuestro equipo".

"Gareth siempre será admirado por sus logros como jugador y merece un lugar de honor en la Historia del rugby galés", afirmó.

Comentá la nota