embestida del radicalismo La oposición en Córdoba cuestiona la figura del “delegado regional”

La UCR presentó un pedido de informe por la designación de Marisa Arias como delegada en la ciudad. Califican al nombramiento de “inoportuno” y que intenta instaurarla como “puntera” de la Provincia.
La inesperada creación por parte del Gobierno de Córdoba de la figura de “delegado regional”, y más concretamente la designación de Marisa Arias como delegada de Río Cuarto, generó ayer polvareda en la Legislatura Unicameral, en donde la Unión Cívica Radical (UCR) presentó un pedido de informes solicitando explicaciones al Ejecutivo sobre la implementación de este nuevo cargo político.

Es que la oposición considera inoportuna la impulsión de este espacio, y advierte que su única finalidad será la de instaurar un nuevo modelo de “jefes políticos” o “punteros” en los distintos departamentos de la provincia. Esta visión se contrapone, sin embargo, con la supuesta intención del oficialismo de limitar esta figura sólo a Río Cuarto, en su carácter de capital alterna de la provincia.

Cabe destacar que meses atrás el propio oficialismo ingresó un proyecto estipulando la creación de esta nueva representación departamental del Ejecutivo en toda la provincia, aunque la iniciativa nunca fue debatida. Si bien su aplicación en Río Cuarto vía decreto sería exclusiva de este departamento, algunos legisladores advierten sobre su posible extensión en vistas a las elecciones del año próximo.

Imprecisiones

El pedido de informes, cuya solicitud de tratamiento sobre tablas fue rechazado en la sesión de ayer gracias a la negativa de Unión por Córdoba-Frente para la Victoria, solicita al Gobierno provincial que explique cuál es el “instrumento jurídico” que avala la designación de la delegada regional en Río Cuarto.

Además reclamaba que se informe con claridad cuáles son las funciones, duración en el cargo, competencia, atribuciones y estructura de la delegación y con qué partida presupuestaria será afrontado el gasto que demande la designación de tal funcionario y el mantenimiento de la delegación.

Marisa Arias de Carranza fue puesta en funciones el martes por el propio gobernador Juan Schiaretti, quien en la ocasión aseguró que “es importante que se vayan dando pasos sucesivos para consolidar a Río Cuarto como la capital alterna de Córdoba”.

Además resaltó que el nombramiento de Arias afianza la descentralización administrativa del Estado, como una manera federal de acción provincial.

La nueva delegada, cuyo cargo tendrá rango de secretaría de Estado y miembro pleno del Gabinete provincial, deberá establecer vínculos entre la Provincia y los municipios de la región.

Embestida

La legisladora radical Ana Dressino cuestionó con dureza la decisión de Schiaretti de nombrar a Arias, aseguró que tal acto es ilegítimo puesto que no cuenta con una ley de fondo que lo avale, y estimó que a pesar de que públicamente se lo niegue la intención final de la Provincia sería la de designar a un representante por cada una de las 26 regiones.

“Esto se trata de un delegado personal del gobernador con remuneración de secretario de Estado, lo que es absolutamente incomprensible. Estamos frente a la vieja figura del ‘jefe político’ o casi ‘puntero’. Es inexplicable que en una provincia que recorta el haber a sus jubilados, que no le puede dar aumentos a sus docentes, que tiene una deuda millonaria, Schiaretti proceda a la designación de funcionaros estrictamente políticos, muy suelto de cuerpo”, dijo Dressino a PUNTAL, quien ligó esta decisión a supuestas intenciones del Gobierno de fortalecer sus vínculos con el interior frente a los comicios de 2009.

“Me parece que el gobernador ha empezado una fuerte embestida para colocar amigos del poder en puestos clave. No sé para qué quiere el delegado, pero me parece que él debe respetar las leyes; porque la que él envió a la legislatura para crear estos cargos no está aprobada”, agregó.

En tanto, el legislador Roberto Birri (Frente Cívico y Social) admitió que la figura en cuestión “está prevista dentro de la orgánica provincial”, por lo que no puede ser objetada, aunque coincidió con Dressino en calificarla de inoportuna en el marco de las dificultades económicas de la provincia.

Al margen, advirtió que “tampoco quedan demasiado claras” cuáles son las funciones que va a desempeñar la delegada. “Está en una zona gris porque en alguna manera termina confrontando o colisionando con las funciones que ya de por sí tiene el legislador departamental de Río Cuarto, y no aparece en ningún ámbito informativo del esquema interno de la Provincia cuáles son las tareas que va a llevar a cabo”, dijo el riocuartense a PUNTAL, quien también advirtió: “Nos parece que en la práctica la principal tarea que va a llevar adelante es la que en su momento realizaba el ex ‘jefe político’”.

Comentá la nota