Embestida contra Cobos: el Gobierno lo denunció por falsificar un decreto

La norma establecía un nuevo marco regulatorio eléctrico. El cobismo se defendió y dijo que nunca entró en vigor.
El Gobierno se puso en carrera en el año electoral y pegó fuerte contra su principal rival: el vicepresidente Julio Cobos. En medio de la feria judicial, presentó ayer una denuncia penal contra el ex gobernador y el ex ministro de Obras Públicas, Francisco Morandini, por falsificación de decreto. La presentación también se radicó en Fiscalía de Estado.

La acusación, que fue presentada en la Fiscalía de Delitos Complejos a cargo de Daniel Carniello, apunta a Cobos y Morandini por haber firmado dos decretos con el mismo número y fecha: llevan el número 2.885 y fueron rubricados el 24 de octubre de 2007.

Según consta en la denuncia, la subsecretaria de Servicios Públicos, Patricia Martínez, descubrió el martes, en un archivero de una dependencia de su área, un "decreto original y suscripto de puño y letra" por el ex gobernador y el ex ministro, que modificaba el marco regulatorio provincial.

Pero, al consultar el Boletín Oficial, la funcionaria detectó que dicha numeración y fecha correspondía a otro decreto, que estaba referido a un viaje de Morandini por el que dejaba momentáneamente, la cartera que dirigía, a cargo del ex ministro de Turismo y Cultura, Pedro Marabini.

Según el actual gobierno, el decreto duplicado no está en el protocolo de decretos ni tampoco hay constancia en el expediente en el que se tramitó. Sin embargo -y aquí comienzan las sospechas jaquistas- fue impugnado en noviembre de 2007 en una presentación judicial que hizo Edemsa ante la Justicia Federal.

Ante esto, desde Casa de Gobierno suponen que se trataría "de un decreto de gran trascendencia que ante la impugnación de un interesado habría sido remplazado por otro inocuo", es decir que habría sido utilizado por la gestión anterior para negociar con la empresa prestadora del servicio eléctrico.

Réplica

Por supuesto, la respuesta del cobismo no se hizo esperar. El Vicepresidente encomendó la tarea al actual diputado nacional Jorge "Coco" Albarracín, quien fuera su secretario Legal y Técnico. El hombre apeló a su memoria y explicó que el decreto referido al marco regulatorio eléctrico fue firmado por Cobos y Morandini pero nunca "entró en vigor" ya que fue cuestionado por las empresas distribuidoras de energía antes de su publicación.

"Morandini decidió la suspensión de la medida y pidió nuevos dictámenes técnicos", recordó Albarracín desde las playas chilenas.

Para el cobismo, como el decreto referido al marco regulatorio eléctrico no fue publicado en el Boletín Oficial, nunca entró en vigencia. "Esto es una ?huevada' del Gobierno; una chicana más del peronismo que nos quiere desprestigiar. Ahora quieren hacer ver que se remplazó un decreto por otro, pero la verdad es que hubo un solo decreto: 2.885, que es el referido a la delegación de ministerio (el viaje de Morandini); el otro nunca tuvo validez", sostuvo un vocero del Vicepresidente.

La puja con Edemsa

El 3 de noviembre de 2007, Los Andes dio a conocer que Edemsa había lanzado duras críticas a Cobos por el decreto que había sido firmado 9 días días antes (el 24 de octubre), pero que -según el cobismo- no entró en vigencia porque no se publicó. En una nota, Edemsa acusó a la gestión de Cobos de "transgresión de leyes regulatorias", "violación flagrante a la carta de entendimiento" y cambios en las condiciones contractuales.

En ese momento, la pelea radicaba en el mecanismo de actualización tarifaria y el reconocimiento de costos, algo que estaba escrito en el decreto que no entró en vigor y que la empresa refutaba con fuerza. Un mes después, Cobos terminó su gestión sin haber llegado a un acuerdo con la distribuidora.

La pelea judicial

Según la denuncia del Gobierno contra Cobos, durante la gestión de Jaque (el 13 de noviembre de 2008), la Provincia recibió una notificación judicial vinculada a la presentación que hizo Edemsa cuestionando el polémico decreto. En ese momento, el actual Gobierno advirtió que el decreto 2.885 versaba sobre una delegación de ministerio y no sobre el marco regulatorio eléctrico y el planteo cautelar que hizo la empresa quedó en la nada.

Comentá la nota