Embargan las cuentas de grandes empresas morosas

El gobierno inmovilizó los fondos de tres firmas. Hay otras 70 seleccionadas para los próximos días. También se secuestró una combi por una deuda en Patentes. Hay 3 mil autos en la misma situación.
La ofensiva fiscal del Municipio no se detiene. Ahora, empezó el turno para las grandes empresas morosas, que en los últimos días comenzaron a recibir embargos en sus cuentas bancarias. Para las próximas semanas, la Fiscalía municipal tiene previsto inmovilizar los depósitos de las 70 firmas que más impuestos le adeudan al Estado municipal.

Paralelamente, una combi de una empresa de transporte, valuada en 90 mil pesos, fue secuestrada por la Fiscalía Municipal. Es la primera incautación de un vehículo. En este caso, la propietaria de la Iveco había comprado la unidad en el año 2000 y, desde entonces, jamás pagó una cuota de Patentes. El viernes, horas después del secuestro, la dueña se llegó hasta el Municipio y abonó los 10 mil pesos que debía.

Otro vehículo, una lujosa Toyota Hilux, fue detectado en un campo. El dueño dijo que pagará la deuda.

Además de la Iveco y la Hilux, hay 10 vehículos que están siendo buscados por martilleros contratados por el gobierno. En cuanto sean detectados, serán incautados.

El fiscal municipal, Hernán Di Santo, confirmó que los procedimientos en la calle existieron y manifestó que hay entre 3 mil y 4 mil juicios por deudas de Patentes. “La gente tiene que entender que está la decisión política de avanzar con los secuestros y hasta con los remates. Hemos empezado con los autos de mayor valor y vamos a seguir en ese camino. Estamos seleccionando los vehículos más costosos y les damos un tratamiento especial”, indicó el funcionario.

La ofensiva comprende los tres impuestos principales que cobra la Municipalidad.

Para Comercio e Industria están previstos los embargos. En las últimas semanas, como una prueba piloto, se han inmovilizado los fondos de tres empresas. El último fue por 50 mil pesos. Antes, Telefónica había sido embargada por 400 mil.

“Los que están seleccionados son los comercios y las empresas más grandes, con deudas fuertes. Pero es un proceso: todas las que estén con sentencia, si no pagan, recibirán embargos en sus cuentas. Está la decisión política del intendente y estamos pidiendo los embargos a la Justicia”, dijo el fiscal.

¿Para qué inmovilizar las cuentas si las sentencias ya están? Según explicó Di Santo, es porque las empresas, principalmente las que no tienen domicilio fiscal en Río Cuarto, suelen ignorar las decisiones de los jueces y siguen sin pagar los impuestos. Si no hay una acción del Municipio, no acatan la orden del tribunal.

Una vez que se haya producido el embargo, el Municipio toma de esa cuenta la deuda establecida por la Justicia y se cobra lo que le corresponde.

Di Santo indicó que, aun con los fondos inmovilizados, las firmas con sentencia en contra podrán negociar un plan de pagos con el Municipio.

Con respecto a Patentes, la política es el secuestro de los vehículos. En realidad, los funcionarios municipales apuestan a que, una vez que se produzcan las 12 incautaciones que están pendientes, los deudores comiencen a pagar. “Apuntamos a que sea ejemplificador para quienes no pagan. Vamos a tomar estas medidas con periodicidad, con ejemplos que sirvan para que la gente cambie y, si no cambia, que sepa que le puede pasar lo mismo. Y que no diga después que es el único. Ese será el proceso que vamos a hacer de ahora en más”, manifestó Di Santo.

Agregó que, si no existe cumplimiento, cada juicio va a terminar con remates o embargos.

Lo mismo pasará con las viviendas que tengan fuertes deudas en el impuesto Inmobiliario, aunque quedarán para una tercera etapa. Habrá remates pero el proceso judicial y burocrático es más lento que en los demás impuestos. Además, el gobierno quiere analizar detenidamente el impacto social que haya detrás de cada remate de una vivienda. “No es lo mismo avanzar contra una casa que inmovilizar una cuenta”, dijo Di Santo.

Comentá la nota