En Embarcación exigen parte de la ayuda que va a Tartagal

Mantienen cercado un tren que llegó desde Capital Federal con ayuda social destinada a los afectados por el alud en Tartagal. Solicitaron al intendente de Embarcación que interceda ante su par, Sergio Leavy, para que les ceda el contenido de dos vagones.

Desocupados y aborígenes de Embarcación, liderados por Jorge Omar Orosco y la dirigente aborigen de la etnia wichi Octorina Zamora, se apostaron desde ayer en cercanías a la estación del ferrocarril de esa localidad para reclamar la entrega de al menos dos vagones de los 4 que llegaron con mercadería y otra ayuda solidaria destinada a Tartagal.

Al cierre de esta edición un grupo de unas 150 personas permanecían en el lugar, en el que improvisaron una olla popular.

Según anticiparon, se quedarán allí hasta que reciban la mercadería. También comenzaron a instalar algunas carpas, porque la decisión de los desocupados era firme: no se moverán del lugar hasta recibir el contenido de al menos dos vagones.

Este improvisado piquete comenzó el pasado miércoles cerca de las 7, después de que la formación proveniente de Buenos Aires arribó a Embarcación. Luego de llegar, primero un grupo minúsculo pero luego gran cantidad de desocupados y aborígenes literalmente rodearon el tren, exigiendo la entrega de ayuda que provenía de Buenos Aires y que había sido recolectada por la Casa de Salta y algunas universidades estatales.

Orosco, un docente desocupado y referente de uno de los movimientos sociales de la localidad, dijo que "el tren llegó en la mañana del miércoles y, como sucedió anteriormente (desde el día que se produjo el alud en Tartagal), se contrataron a varios desocupados de Embarcación para que hicieran la descarga del tren de la ayuda y cargaran la mercadería en los camiones. A estos compañeros se les pagaba con mercadería y ropa que llegaba en el mismo tren, pero repentinamente la gente que se agolpaba en el lugar ya no eran unos cuantos, sino mucha gente humilde que comenzaba a llegar al lugar".

Orosco relató que "todo comenzó a desorganizarse porque había disputa entre los propios desocupados. Me fueron a buscar para que encabezara este pedido en forma un poco más ordenada. Así también se sumó la dirigente aborigen Octorina Zamora y ahora estamos al frente de esta gran cantidad de gente que pide que 2 equipos queden en Embarcación".

Orosco consideró que lo que está sucediendo "es nada más que un síntoma de lo que sucede en este pueblo. La gente criolla y aborigen tiene necesidades: ropa, alimento, calzado. Las autoridades jamás nos han escuchado y sucede lo que ahora estamos viviendo".

El dirigente agregó que ayer ya se había confeccionado una lista con las 800 personas que recibirían la ayuda y que sólo estaban esperando "que el intendente de Tartagal (Sergio Leavy) autorice que se queden estos vagones en Embarcación".

La palabra de Zamora

Por su parte, la dirigente aborigen Octorina Zamora relató que el miércoles "fuimos a la casa del intendente Afredo Llaya para pedirle que él interceda por tantos desocupados y aborígenes, para que a su vez el intendente Sergio Leavy o quien corresponda autorice que dos vagones queden en Embarcación.

Pero Llaya se había ido de descanso por la Semana Santa. El diputado Cea nos dijo que iba a hacer alguna gestión, pero no apareció más y apagó su teléfono. Como la gente sabe que si se mueven de las vías se llevan el tren a Pichanal, decidimos quedarnos hasta que se repartan la mercadería. De última, a las autoridades municipales y provinciales de Salta esto no les ha costado un centavo, porque fueron donaciones.

Entendemos la situación que pasa la gente de Tartagal, pero en Embarcación estamos necesitados y es por eso esta reacción de tanta gente que está tirada en este lugar esperando que les den aunque sean una bolsa con alimento o un par de zapatillas", manifestó.

Comentá la nota