El embajador de Venezuela consideró que las empresas brasileñas radicadas en su país son "diferentes" de las argentinas

El embajador venezolano Arévalo Enrique Méndez Romero, dijo que las empresas brasileñas radicadas en Venezuela son "diferentes" a las argentinas porque logran "un acercamiento extraordinario con la sociedad".
El diplomático justificó así la decisión de Hugo Chávez de no nacionalizar inversiones provenientes del país gobernado por Luiz Inácio Lula Da Silva, y avanzar en cambio con la estatización de compañías argentinas.

En ese marco, negó que el contacto entre Chávez y Cristina Kirchner esté en una crisis porque, según sostuvo, las relaciones entre su país y Argentina "se normalizaron" y "hay nuevas oportunidades de acercamiento".

Las declaraciones de Méndez Romero llegaron en medio de una fuerte polémica entre la Casa Rosada, los privados argentinos y el gobierno venezolano por la nacionalización de empresas pertenecientes al grupo Techint, liderado por Paolo Rocca.

Dos semanas atrás, Chávez anunció la nacionalización de las firmas Tavsa, productora de tubos de acero sin costura, controlada por Tenaris; Materiales Siderúrgicos S.A. (Matesi); y Complejo Siderúrgico de Guayana (Comsigua).

Esa polémica recrudeció fuertemente cuando Chávez dijo que había dialogado con Lula Da Silva y le había prometido no tocar una sola empresa de capitales brasileños radicada en Venezuela.

Al momento de anunciar la nacionalización de las firmas argentinas, las argumentaciones el mandatario venezolano indicaban que esas empresas "no se habían acoplado al proceso socialista y de acercamiento a la sociedad" instaurado en ese país.

Ahora, el embajador venezolano en Buenos Aires marcó la diferencia entre las empresas brasileñas y las argentinas, pero descartó que haya un conflicto bilateral con la Casa Rosada.

"Las empresas brasileñas, desde que está Hugo Chávez, han tenido un acercamiento extraordinario con la sociedad, mucha llegada con los consejos comunales, municipales y alcaldías", explicó el diplomático en declaraciones radiales.

En ese sentido, dijo que las firmas provenientes de Brasil y radicadas en Venezuela "son obras gigantescas y establecen diferencias con las empresas de origen argentino".

Según el venezolano, su país "está respetando" las inversiones privadas pero "buscando lograr un mayor involucramiento (de las empresas extranjeras) en la sociedad".

Dijo que la idea de Chávez es que las compañías no vean a las comunidades como un ente lejano, dejando de lado la responsabilidad que les compete.

Asimismo, Méndez Romero señaló que las comunidades también deben respetar a las empresas, para que se logre una "cadena de interacción para el mejor funcionamiento".

"Hay que lograr que sea una conjunción de esfuerzos entre los trabajadores y las empresas", dijo.

Para el diplomático, Argentina y Venezuela no se encuentran actualmente con problemas bilaterales y "hay nuevas oportunidades de acercamiento".

"Se normalizaron las relaciones bilaterales con Argentina. Estas relaciones solo buscan una fortaleza. Hay nuevas oportunidades de acercamiento en una relación de mutuo beneficio, de relaciones productivas", sostuvo el diplomático.

Comentá la nota