El Embajador Horacio Macedo se refirió el tratado entre Bolivia y Paraguay garantido por la Argentina.

El Embajador argentino en Bolivia, Horacio Macedo, comentó, en relación al tratado entre Bolivia y Paraguay, que "en 1938, gracias a una acción del Canciller argentino Carlos Saavedra Lamas, se logró acercar a las partes y evitar una guerra fraticida, una guerra entre hermanos, en la cual murieron 100.000 personas entre bolivianos y paraguayos, y una guerra que, en definitiva, no condujo a nada, porque lo que estaba indudablemente atrás del enfrentamiento eran intereses económicos, en ese momento, la ocupación del chaco y los recursos naturales; la labor de la Argentina fue trascendente para acercar a las partes, y se llega a la firma del acuerdo en Buenos Aires, que pone fin a las hostilidades y se determina un grupo que garantice la ejecución de este acuerdo, que incluye a la Argentina, Estados Unidos, Brasil, Perú, Chile, y desde ese momento se iniciaron las tareas de ejecución física del acuerdo conducidas en este caso por la presidencia argentina".
Este trabajo, según lo expresado por Macedo, "es la determinación de los hitos fronterizos, el marcado de los límites en la superficie, esto se demoró porque hay razones de carácter técnico, las partes no se habían puesto de acuerdo en algunos puntos, y se llegó, sin el arbitraje, a que se pusieran de acuerdo, con la cooperación y la colaboración de los funcionarios de la Comisión que tuvo a su cargo la administración fronteriza, y días pasados, con la presencia de los presidentes Evo Morales y Fernando Lugo, la Argentina entregó la memoria definitiva de los limites; se logró terminar de cumplir una tarea pendiente, una deuda que teníamos con Bolivia y con Paraguay, de hacer entrega de las memorias".

En cuanto a las relaciones entre los países involucrados, Macedo comentó que "la relación que tenemos con los países fronterizos es excelente, hoy la diplomacia de los presidentes es trascendente, porque mas allá de lo que son los carrilles diplomáticos, nuestros presidentes tienen contacto permanente, fluido, respetando obviamente la idiosincrasia de cada país y de cada gobierno, las relaciones son más que fluidas, más que interesantes, y creo que se avanza, más allá de los vaivenes, de las visiones distintas, se avanza a un proceso de integración importante, aunque siempre en los países vecinos hay algunas cuestiones que no están del todo resueltas, por ejemplo, la agenda energética con Bolivia es un tema que lo venimos trabajando, lo tenemos que seguir trabajando".

Consultado sobre una posible candidatura suya a Diputado Nacional para 2009, Macedo indicó que "por ahora soy embajador en Bolivia, en algunos medios ha circulado esta versión, pero hasta ahora es una versión, no he tenido ningún ofrecimiento, además debido a que en mi caso particular, represento a la Presidenta de la Nación en otro país, entonces, una situación así podría motivar consultas, no es una cuestión de un día para el otro, y hasta este momento esta versión no responde a la realidad".

En relación a la situación institucional de Bolivia el diplomático expresó que "Bolivia vive un proceso político casi fundacional, tiene una nueva Constitución, ha cambiado su nombre, ahora es el Estado Plurinacional de Bolivia, no tiene el término que antes la individualizaba como República, la Constitución estableció Poderes Legislativo, Ejecutivo y Judicial nuevos, el Poder Ejecutivo sigue siendo el Presidente, el Poder Ejecutivo es la Asamblea Plurinacional que se pondrá en funcionamiento después de las elecciones del 6 de diciembre, y en el caso del Poder Judicial hay una diferencia significativa, porque se trata del órgano judicial plurinacional que es una combinación de la justicia ordinaria con la justicia originaria".

Consultado sobre las opiniones que generarían estas transformaciones, Macedo comentó que "las transformaciones siempre ocasionan resistencia lo cierto es que es una apuesta a un proceso diferente que sin duda encontrara opiniones distintas sobre cómo será el futuro de este país, a partir de una Constitución política absolutamente nueva".

En relación a la cuestión energética, el Embajador expresó que "hay que conversar de nuevo el tema del gas, porque la agenda no se cumplió, teníamos previsto tener en 2011 27.7 millones de metros cúbicos por día de gas, y el año pasado estuvimos en 1.5, y existe el compromiso, este año, de volver al mínimo, así que espero que este año se pueda honrar este acuerdo, y esto dará lugar a que se sienten las bases de una nueva agenda, donde tengamos previsibilidad en qué es lo que hay que hacer, hay un gasoducto al medio que depende de esto, que es un anhelo del pueblo boliviano, donde hemos prometido apoyo financiero, y la producción diaria, que en invierno es la más critica".

Comentá la nota