El embajador de EE.UU. recorrió el Hotel Provincial

Earl Wayne, el hombre más requerido del país ayer por la tarde, hizo una visita de cortesía al NH Gran Hotel Provincial y recorrió, junto a Florencio Aldrey, las instalaciones de la "postal marplatense".

El embajador de los Estados Unidos de América, Earl Wayne, recorrió ayer por la tarde las instalaciones del NH Gran Hotel Provincial. "Es impresionante. Es algo maravilloso. Se puede ver que el hotel funcionando puede transformar la vida comercial de la ciudad", dijo el diplomático norteamericano en un breve diálogo con la prensa una vez finalizada la recorrida.

Wayne, que se transformó en la tarde de ayer en el hombre más solicitado del país teniendo cuenta la información que trascendió y que involucró a los gobiernos de los Estados Unidos y de Argentina, estaba en Mar del Plata para dar una charla-conferencia sobre "Los Desafíos de la Administración Obama", organizada por la Federación Universitaria Río de la Plata.

Pero antes se dio su tiempo para recorrer las instalaciones del tradicional hotel marplatense que desde hace unos meses ha vuelto a funcionar. "Se ve que hay mucha capacidad", dijo Wayne al hablar del hotel y de la empresa que lo recuperó para la ciudad y en ese sentido agregó que "va a servir para congresos y convenciones, no sólo del país sino también internacionales".

Acompañado por el titular de la firma concesionaria, Florencio Aldrey, exactamente a las 18 el embajador de Estados Unidos visitó los diferentes espacios y se fue admirando de a poco. "Esto es maravilloso, muy grande, se puede jugar fútbol indoor", dijo en tono de broma al pararse en el acceso del Salón de las Américas y observar las dimensiones.

La oportunidad fue propicia para el que diplomático pudiera observar la muestra sobre Salvador Dalí que se realiza en uno de los salones del primer piso.

También visito la suite que el gobernador de la Provincia tiene (históricamente) en el cuarto piso del hotel. Son más de 1.200 metros cuadrados para cobijar 17 ambientes con una vista impresionante al mar y la costa marplatense.

"Mar del Plata es muy linda", dijo al observar el paisaje por la ventana de la suite y añadió, a manera de anhelo, "qué lindo debe ser poder pasarlo en la playa. Es un día muy lindo" amparado por la jornada espectacular que se presentó ayer.

La "piecita" llamó la atención no sólo del embajador de EE.UU., sino también de sus acompañantes en ese momentos: Marcelo Artime, presidente del Honorable Concejo Deliberante, Luis Rosales presidente de la Federación Universitaria Río de la Plata y Hernán Vela representante en Mar del Plata de la Fundación.

La recorrida terminó en el despacho de Aldrey. Allí el embajador Wayne se plantó frente a un imponente cuadro que muestra la reunión de presidentes en la V Cumbre de las Américas y que se desarrolló en el salón Versailles del Hermitage Hotel. Buscó y encontró al presidente George W. Bush en uno de los vértices de la gran mesa. Fue entonces cuando recibió el comentario de su anfitrión: "Esa silla en la que se sentó el presidente Bush ese día... es ésta", le dijo señalando la que estaba detrás del escritorio y muy cerca de la posición del embajador. Allí Wayne observó detenidamente la silla y después se refirió a la V Cumbre de las Américas. "Fue un evento muy importante. Esperamos que puedan pasar más eventos importantes internacionales en Mar del Plata. Con hoteles como éste es posible", dijo. Finalmente el diplomático norteamericano recibió de manos de su anfitrión Florencio Aldrey dos libros: uno sobre Carlos Gardel y otro de Diana Piazzolla

Comentá la nota