Elogios y silencios para el nuevo ministro de Salud

Referentes del área emitieron su opinión sobre la gestión pública y académica de Juan Carlos Behler. Algunos lo describen como una persona abierta y predispuesta, mientras que otros cuestionan su falta de disposición para escuchar inquietudes.

Mientras hace lo posible por obtener una radiografía de la Salud de Mendoza para verla en perspectiva, Juan Carlos Behler (62), actual ministro que estará a cargo de la cartera sanitaria durante los próximos dos años, -cuando el gobernador Celso Jaque culmine su mandato- prefiere evitar hablar con la prensa. Y si bien a días de asumir su cargo las políticas que ejecutará son todo un misterio, su nombre mereció distintas opiniones por parte de los referentes del sector.

"No es que no quiera hablar, sino que está manteniendo muchas reuniones y haciendo recorridos por hospitales", justificaron desde la oficina de comunicación del ministerio que hasta la semana pasada estaba presidida por Sergio Saracco.

En tanto, el perfil del flamante funcionario fue evaluado de manera despareja. Algunos representantes eligieron comentarios auspiciosos y hasta elogios al hablar de su trayectoria como especialista en neumonología, decano de la Facultad de Ciencias de la Salud y ex director de dos hospitales. Sin embargo, en otros casos hubo silencios y mucha reserva al momento de hablar a cerca del desempeño en la gestión pública que Behler llevó adelante en ambos nosocomios.

Para Jorge Jakubson, titular del Colegio Farmacéutico de Mendoza, sólo es necesario remitirse al currículum del ministro para confiar en una buena gestión. "Más allá de las críticas que se puedan escuchar, creo que Juan Carlos es la persona adecuada para llevar adelante el área de Salud", aseguró Jakubson y evaluó que su tarea no fue mala cuando estuvo al frente de los hospitales.

"Si tuvo que alejarse de esos cargos fue por cambios políticos", se animó a decir. Confiado y con esperanza para lograr la plena aplicación de la actual Ley de Farmacias, el representante de la entidad dijo estar atento a cualquier nuevo cambio que afecte al sector e incluso ya pidió una audiencia con el ministro. "Esperamos que nos reciba", deslizó.

Durante 15 años, Behler estuvo dedicado de lleno a las actividades académicas y se mantuvo alejado de la militancia política. Pero su accionar dentro del justicialismo es recordado por haber estado al frente de los hospitales Lencinas (durante la gobernación de José Octavio Bordón) y El Carmen (en la gestión de Rodolfo Gabrielli). Su última tarea en la órbita pública la concretó como asesor del directorio de la Obra Social de Empleados Públicos (OSEP).

Desde el punto de vista de Ignacio Berríos, quien preside el Círculo Médico, existen varios aspectos que hacen suponer que Behler realizará una buena gestión. Para él, la apertura al diálogo que -según asegura posee el funcionario- será un punto a favor más que importante al momento de negociar con gremios, luchar por partidas presupuestarias y escuchar demandas.

Sin alejarse de la subjetividad que le genera la amistad de más de veinte años que tiene con el ministro, Berríos evaluó como "muy positivo" el rol que Behler cumplió al frente de la Facultad de Ciencias de la Salud y recordó que su intervención fue fundamental para elaborar la actual Ley de Residencias Médicas.

Sin embargo, muchos de los que lo conocieron al frente de anteriores gestiones sostuvieron que difícilmente accedía a abrir las puertas de su oficina para escuchar inquietudes. Otras voces, que prefirieron resguardar su nombre se limitaron a mencionar que el neumonólogo -que además integra el equipo de profesionales que estuvo al frente del trasplante de Sandro- no goza de muy buena reputación dentro del ambiente.

Otros referentes eligieron un punto medio. Uno de ellos fue el decano de la Facultad de Ciencias Médicas de la Universidad Nacional de Cuyo, Roberto Valles. "Yo no puedo opinar porque ni siquiera sé lo que propone. No sería adecuado hablar de su persona si aún no se conoce su plan de acción", se limitó a recalcar Valles.

Por su parte, Valentín Ugarte, presidente de la Fundación Escuela de Medicina Nuclear (Fuesmen) aclaró que "todo dependerá del equipo que acompañe al funcionario; del presupuesto con el que cuente para ejercer su plan y del grado de libertad que le den para concretar sus acciones".

Armando Calletti, quien ocupó el puesto que ahora deberá desempeñar Behler durante la gestión del ex gobernador y actual vicepresidente Julio Cobos, reconoció que el ministro "es un hombre con mucha experiencia". A modo de ‘consejo’, Calletti dijo que el primer paso para poder ejercer el cargo sería "sincerarse" acerca del estado en el que está la Salud en Mendoza.

En este sentido, el ex funcionario destacó las principales debilidades que hoy hacen flaquear al sistema. Algunas de ellas son los pases a planta, la falta de profesionales en especialidades críticas y la deuda con proveedores de la salud; todos aspectos que Behler deberá resolver de cara al 2010.

Comentá la nota