Ellos dos siguen adelante.

Ganaron Del Potro y Nalbandian. En Indian Wells ambos vencieron a rivales estadounidenses y avanzaron a la tercera ronda. Hoy, juntos, jugarán otra vez en dobles. Vassallo Argüello fue eliminado.
Ellos dos en solitario. David Nalbandian y Juan Martín del Potro ganaron ayer sus partidos en singles y son los únicos argentinos con vida en Indian Wells (4,5 millones de dólares, cemento). El cordobés se impuso ante el local Robert Kendrick por 6-4 y 6-4, mientras que al tandilense le costó un poco más pero se deshizo del estadounidense Ryan Sweeting por 6-7 (8-6), 6-3 y 6-1. En tanto, Martín Vassallo Argüello cayó ajustadamente por 7-5 y 6-4 con el serbio Novak Djokovic.

El de Nalbandian fue un partido controlado desde el arranque, con un quiebre de saque en el juego inicial. Efectivo con el saque -sumó 10 aces en todo el partido- y abriendo todo el abanico de golpes que tiene, el unquillense fue manejando el ritmo, ante un rival que era sólido pero encontraba alguien más sólido que él del otro lado. Y un quiebre en el séptimo game del segundo set bastó para sellar el partido casi sin fisuras en una hora y cuatro minutos. Su rival salía del duelo Berdych-Troicki.

Por su parte, Del Potro no la tuvo tan fácil. Es que los golpes del tandilense tenían la pimienta habitual por momentos pero en otros no encontraba buenos impactos y se complicaba sólo. El primer set lo cedió después de estar 5-3 y el servicio, pero el pupilo de Franco Davín comenzó a hacer su juego, mandar él. Así, renegando para poder mantener sus juegos de saque en el principio, Del Potro terminó por imponer su chapa de top-ten en el tercer set y ahora su rival será el austríaco Jurgen Melzer.

Por su parte, Vassallo Argüello luchó, corrió, y también jugó, y de manera consistente, pero se mordió los labios cuando se retiraba de la cancha central mientras miraba para su banco, donde José Acasuso y el entrenador que comparten ambos, Gabriel Markus, intentaban consolarlo con la cabeza. Esa bronca pasajera que decantó en el gesto tenía sustento en el resultado adverso del marcador, pero no en su desarrollo. Por que si bien fue derrota, el bonaerense no se entregó nunca y con su habitual consistencia desde el fondo de la cancha -tuvo 13 errores no forzados en todo el partido- no se le achicó al 3° del mundo y campeón defensor aquí y le dio mucho más trabajo de lo pensado.

Juntos en dobles -hoy jugarán su partido de segunda vuelta ante Paes-Dlouhy-, y también por separado en singles, Nalbandian y Del Potro siguen firmes en el desierto californiano y van por más.

Comentá la nota