Elizondo dijo que no van a cobrarle a Ischigualasto

El intendente vallisto Francisco Elizondo dijo que no hay intención de cobrarle un porcentaje de las entradas al Parque Ischigualasto y hasta puso en duda la legitimidad de las firmas reunidas para pedir una sesión especial del Concejo Deliberante para tratar el tema.
"Yo creo que no hay 700 firmas, hay que revisarlas. Parece que algunas personas ni existen, pero vamos a ver", dijo el jefe comunal.

La pelea es porque el 23 de diciembre pasado, 4 de los 5 concejales vallistos aprobaron eliminar de la ordenanza tributaria el párrafo que obligaba a la provincia a pagarle al municipio el 10% de lo recaudado por la venta de entradas del Parque Ischigualasto, que calculan son unos 11 mil pesos al mes.

Por eso, un grupo de vecinos autoconvocados del departamento presentaron en la primera semana de enero un pedido de sesión del Concejo mediante el mecanismo de iniciativa popular, que demanda reunir el 10 por ciento del padrón de electores para ese fin. Hacían falta 500 firmas, pero los vecinos presentaron 700. La intención es que los concejales revisen la medida.

José Torres, presidente del Concejo, dijo que el lunes se van a juntar para decidir la fecha de la sesión especial. Pero dudó que se vaya a cambiar lo ya decidido.

El tributo se fijó por primera vez en el año 2003, durante la gestión del radical Angel Carrizo, pero nunca se cobró. En marzo del año pasado, el concejal bloquista Carlos Fabris fogoneó que se insistiera con el reclamo.

El 23 de diciembre, el intendente Elizondo (PJ), junto a cuatro concejales (dos justicialistas y dos de PRO), dijeron que "acordaron" con el gobernador José Luis Gioja que retiraban el artículo polémico de la ley tributaria, a cambio de ayuda como maquinaria, rutas y un aeropuerto para el departamento, entre otras obras.

"Con el hecho de el Gobierno nos aporte una máquina motoniveladora, ya estaríamos cubriendo 5 años de aportes", dijo Elizondo en defensa la decisión tomada. Y agregó que "el gobernador nunca prometió algo que no cumplió y esa es la mejor garantía. Además, al parque no lo hemos vendido, alguien levantó la mano en su momento para que pasara a la provincia".

Por esta situación ya se han realizado al menos dos protestas de la gente frente a la explanada del municipio con el argumento de que la mayoría de las cosas que pactaron para el pueblo son un engaño, porque ya estaban anunciadas, presupuestadas o en marcha.

Comentá la nota