"Eliminamos pobreza pero aún falta"

El Ñato reconoce que Mujica se fue de boca al hablar de los políticos argentinos, pero que ese error no explica de por sí el aumento de los indecisos (en torno del 12 por ciento) para las presidenciales del 25 de octubre.
A Eleuterio Fernández Huidobro lo une toda una vida legendaria con el candidato presidencial José "Pepe" Mujica. Durante la dictadura uruguaya compartieron 13 años de cárcel con otros siete hombres, los llamados "nueve rehenes". El Ñato Fernández Huidobro, un fundador del Movimiento de Liberación Nacional-Tupamaros (MLN), es autor, junto a Mauricio Rosencof, de Memorias del calabozo, en el que relatan las condiciones infrahumanas de su padecimiento. "Una noche de septiembre de 1973, nueve militantes del MLN fuimos sacados, por sorpresa, de cada una de nuestras celdas en la cárcel de Libertad. "Era el principio de un traslado vergonzante" dice el texto. El relato se hilvana a través de un diálogo entre ellos en el que recuerdan que los militares buscaban volverlos locos, empujándolos a "un mundo del silencio", sin poder hablar. Fueron sistemáticamente golpeados, torturados, desprovistos de comida y de aseo diario. "Deseaba que algún día me llevaran a una cárcel", recuerda hoy, con ojos vidriosos, en un hotel de Buenos Aires, el senador del Frente Amplio que aspira a ser reelecto en 15 días.

El Ñato reconoce que Mujica se fue de boca al hablar de los políticos argentinos, pero que ese error no explica de por sí el aumento de los indecisos (en torno del 12 por ciento) para las presidenciales del 25 de octubre. "En parte son nuestros errores, en parte es el derrumbe del Partido Nacional (Blanco)", afirma a Página/12. Mujica lidera los sondeos con cerca de 44 por ciento de intención de votos, seguido por el candidato blanco, Luis Alberto Lacalle (32 por ciento) y Pedro Bordaberry (10 por ciento) del Partido Colorado.

–¿Qué lo une a José Mujica?

–Toda una vida. En 1958 Mujica tenía 23 años y yo, 16. Nos conocimos con el triunfo del Partido Blanco. Pepe se vestía y hablaba igual que ahora. Esa esperanza de cambio que no fueron los blancos recién se plasmó en 2004, con el triunfo del Frente Amplio. En todo ese periplo anduvimos juntos. Cuando nos designaron "rehenes de la dictadura" nos unimos más. Pasamos 13 años en calabozos diferentes. Juntos salimos y reconstruimos el Movimiento de Liberación Nacional (MLN). Hoy Pepe es candidato a la presidencia: eso ya trasciende aquella historia. Ahora él es propiedad de todo el Frente Amplio.

–En este último mes el FA no creció en los sondeos. ¿Puede atribuirse a las declaraciones que publicaron sobre Mujica en el libro Pepe, coloquios, opinando sobre los políticos argentinos?

–Sí, puede ser. Pero también se debe al derrumbe del Partido Nacional, que levantó una gran polvareda y los llevó a muchos a estar indecisos. Creció más el Partido Colorado, porque ahora se dan cuenta de que los blancos pueden perder. El número de indecisos se conforma de algunos errores que cometimos en la campaña electoral y de la caída de los blancos.

–¿Para usted lo que dijo Mujica fue un error?

–Sí, le dije "metiste la pata". Es la opinión de todo el FA. Tampoco comparto que Tabaré Vázquez desde EE.UU. haya dicho que Mujica habló estupideces. Se fueron de boca los compañeros. Igual, todos coinciden en que el golpe no fue tan grave y que no explica totalmente el tema de los indecisos. Por eso es importante venir a Buenos Aires para decirles a los uruguayos que viven acá que vayan a votar. Cualquier puntito o puntito y medio que viene de Argentina puede hacernos ganar en primera vuelta.

–Porque no es tan claro el triunfo en primera vuelta.

–Las encuestas están indicando que, aunque haya ballottage ganamos.

–¿El Frente Amplio sigue representando los ideales de izquierda?

–El Frente fue creado en horas feas, con gente proveniente de muchos lados, también de nuestra experiencia. Fuimos muy criticados en aquel momento porque siendo guerrilla apoyábamos una fuerza electoral, nunca vimos incompatibilidad. Toda lucha servía. A la hora de la tortura, del asesinato, de la desaparición, la derecha no discriminó entre guerrilleros y militantes de una fuerza política legal. Los ideales de cada cual están todos presentes. Hoy el Frente Amplio es un zoológico completo, tenemos el león, el tigre y la cotorra. Cada uno mantiene sus posiciones, aunque alguna no la comparta.

–Como gobernante de izquierda, en un momento Tabaré Vázquez barajó la posibilidad de un tratado de libre comercio con Estados Unidos.

–El asunto fue muy debatido en las bases y culminó con el triunfo de la línea del No. El TLC contenía cláusulas leoninas e imperiales. Le quiero aclarar que a Estados Unidos si se descuida le vendemos de todo, no somos tan principistas.

–¿Que el ex ministro de Economía Danilo Astori sea parte de la fórmula es una especie de guiño a Estados Unidos?

–Sí, pero Astori aceptó por fin la resolución del FA. Puede dar una señal de tranquilidad a los sectores financieros, de seriedad en manejo de la macroeconomía.

–¿Cuál es su postura sobre verdad y justicia en relación con el terrorismo de Estado?

–A mí me importan las dos cosas. Perdimos el plebiscito del ’89 sobre la anulación de la Ley de Caducidad. En ese momento quedaba gente que creía que no había habido torturas, que eran mentiras nuestras. El sí sale seguro. Los sondeos aún no muestran una intención del 50 por ciento, pero yo creo que es porque no se meten en los barrios más pobres.

–Si las papeleras destruyen empleo y afectan el medio ambiente, ¿por qué seguir avanzando con nuevas inversiones?

–Uruguay es un país forestal. Vamos a tener la misma cantidad de papeleras que la Argentina. No afectan al empleo, al contrario. Crean fuentes de trabajo, de puestos indirectos. Hay un primitivismo exacerbado del Partido Verde. Yo fui a Juan Lacaze (una pequeña localidad cerca de Colonia). Esa vieja papelera es altamente contaminante, tiene una tecnología vetusta y nadie dice nada. Si decís algo, te echan, porque viven de eso. Es igualita a la planta que hay acá, la de Papel Prensa (en San Pedro).

–¿Quedan deudas pendientes?

–No hemos solucionado el flagelo de la pasta base y el hacinamiento en las cárceles: la enorme mayoría de los presos son jóvenes adictos que requieren tratamiento. Está en el programa del FA para los próximos cinco años. Eliminamos pobreza, pero falta y prometemos erradicar la indigencia definitivamente. En el eje de la mejor distribución del ingreso estuvo el impuesto a la Renta. Es un impuesto muy resistido, incluso compañeros que decían ser socialistas y revolucionarios se opusieron. La víscera más sensible es el bolsillo, como decía Perón.

–¿Cuál debe ser el rol del Estado?

–Soy contrario al neoliberalismo. También al stalinismo, porque fue el camino más largo al capitalismo. Con el Estado que tenemos es imposible construir un Uruguay productivo, es un Estado hecho para el Partido Colorado. Se necesita una reforma que lo dote de eficiencia. Hay empresas que nos hacen creer que son públicas, pero han sido privatizadas. Cuando llegamos al gobierno nos dimos cuenta.

–¿Como por ejemplo?

–La UTE, la empresa de energía eléctrica no está al servicio del país, sino al de sus gerentes. Es una empresa pública entre comillas.

Comentá la nota