Eliminación de jubilación privada afectaría a más 260 mil cordobeses

Esa es la cifra de aportantes que tenía el sistema de jubilación privada en la provincia hasta junio del corriente año. Los cambios serían anunciados oficialmente hoy.

El proyecto de reformulación total del sistema de jubilación privada en la Argentina, que, según trascendió extraoficialmente, promueve una eliminación la absorción por parte del Estado de los actuales jubilados y trabajadores próximos a jubilares a través de las Administradoras de Fondos de Jubilaciones y Pensiones (AFJP), de ser aprobado, afectará a más de 260 mil cordobeses.

Esa es la cifra de aportantes que la provincia tenía hasta junio del corriente año, de acuerdo a los últimos datos oficiales de la Superintendencia de AFJP en base a información de la Administración Federal de Ingresos Públicos (AFIP). Puntualmente, a fines del sexto mes del año había en la provincia 262.931 aportantes al sistema de jubilación privada, el 7,3 por ciento de los más de 3,6 millones que hay en todo el país.

Es importante destacar que aún cuando la cantidad de aportantes es significativa, la cifra es menor a la que había en igual período de 2007, cuando eran 318.895; es decir, un 17,5 por ciento más. A nivel nacional sucede lo mismo, ya que el número de aportantes bajó en aproximadamente un millón (-22,9%) respecto a los 4,6 millones del año pasado. En lo que se refiere a los afiliados, lógicamente la tendencia es igual, puesto que la cifra cayó en Córdoba 15,7 por ciento, de 812.286 a 684.579; mientras que nivel país disminuyó 18,7 por ciento, de 11,6 millones a 9,4 millones.

La propuesta del Estado de modificar íntegramente el sistema jubilatorio privado, que será presentada oficialmente hoy a las17 por la presidenta Cristina Fernández y por el titular del ANSeS Amado Boudou, trascendió ayer luego de que se conociera un documento elaborado por dicho organismo que se titula “Las promesas incumplidas del Régimen de Capitalización”.

Al parecer, el gobierno estudia hacer cambios profundos en el sistema de la jubilación privada, debido a que “la actual crisis pone brutalmente en evidencia que el sistema privado es conceptualmente inadecuado”, según indicaron fuentes oficiales, quienes remarcaron que, por la caída de los activos financieros, “el Estado tendrá que salir a rescatar de una forma u otra a los futuros jubilados del sistema”.

De este modo, una de las alternativas que estudia el gobierno es que el Estado absorba a los actuales jubilados privados y a los trabajadores próximos a jubilarse a través de las AFJP, que se suma a otra que estudia la reimplantación de un régimen estatal único obligatorio, donde el sistema de capitalización podría ser un pilar voluntario de ahorro individual.

Régimen fallado

El informe de la ANSeS menciona algunas de las fallas en las que el régimen privado habría incurrido desde su creación en 1994. En primer término, cuestiona que no amplió la cobertura previsional como fue previsto, ya que el número de jubilados y pensionados bajó de cerca del 60 por ciento al 47 por ciento, tendencia que fue revertida con el lanzamiento del Plan de Inclusión Previsional por parte del gobierno nacional.

También hace referencia a algunos números que refleja que de los 445.000 beneficiarios del régimen de capitalización, el Estado concurre en el pago de los mismos en el 77 por ciento de los casos; 179.000 jubilados de capitalización reciben complementos para que su haber no sea inferior a la mínima garantizada. Por otra parte, 33.000 casos tienen ya su cuenta de capitalización individual totalmente consumida, y por consiguiente es el Estado quien paga la totalidad de sus haberes.

En relación con las comisiones que cobran las AFJP, el estudio de la ANSeS señala que “han sido altas, particularmente en cuanto al problema de diseño que las establece sobre los salarios brutos”. Además, indica que “por la política de reducción de aportes para los afiliados a este régimen llevada adelante en el año 2001, la comisión sobre el aporte ascendió en promedio entre 2001 y 2003 a cerca del 60 por ciento de la suma aportada por cada trabajador. Es decir, no sólo hubo una decisión contraria a la vida previsional de cada trabajador, sino que también el monto capitalizado durante este período fue casi inexistente”.

Comentá la nota