Se elige hoy a cinco diputados nacionales por Entre Ríos

Es probable que de los 33.000 jóvenes que votarán hoy por primera vez en la provincia no conozcan a Darcy Sampietro, la que propuso una ley para que nunca más se use la camiseta número 10 del Diego en la Selección, como un homenaje.
Tal vez tampoco le diga nada el nombre de Roque Gómez, aquel que se jactaba de haber votado la privatización de YPF cuando algún paisano le reclamaba poco apego al reglamento del juego de las bochas, en su Santa Elena natal. Y seguramente pocos sabrán que el hoy vocal del Superior Tribunal de Justicia Bernardo Salduna fue electo dos veces diputado nacional por el radicalismo, en 1983 y 1987.

Y tal vez ignoren también que el dirigente del Partido Comunista, hoy exegeta del gobierno provincial, Federico Soñez, fue el candidato estrella de la Alianza Grande que armó Sergio Montiel en 1997, compartiendo el triunfo con el radical Arturo Etchevehere y una señora que se llamaba María Isabel García, pero en la boleta figuró como Mari Cano, porque así la conocían en Villaguay. Ellos, como otros tal vez más conocidos de esas listas, forman parte de los 67 diputados nacionales entrerrianos elegidos desde el retorno de la democracia.

En realidad es probable que la mayoría de los habilitados para sufragar hoy no podrían responder satisfactoriamente ni siquiera el nombre de los diputados electos en los dos últimos comicios, lo que no significa por ello que hayan tenido menos importancia, ya que fueron electos por la voluntad popular.

Pero tal vez uno de los aspectos más significativos de la elección de hoy, que es sólo de diputados nacionales en la provincia, es que se presume que existe un interés especial por la composición de las cámaras del parlamento nacional, luego de que durante muchos años no se prestara demasiada atención a los candidatos, con excepción del primero de la lista. Esta nueva circunstancia es consecuencia del rol del Congreso durante el conflicto del campo.

Y fue también esa situación un parámetro definitorio de varias de las 10 listas que hoy se ofrecen a los entrerrianos para elegir a los reemplazantes de los justicialistas Raúl Solanas, María de los Ángeles Petit (reemplazó a la hoy senadora nacional Blanca Osuna) y Nelio Calza (reemplazó al vicegobernador José Lauritto); al igual que al radical Sergio Varisco, y al dirigente de la Concertación Entrerriana Emilio Martínez Garbino, quienes fueron electos en 2005.

Identidades, más que nombres. Otra de las principales característica de la etapa preelectoral fue que, a pesar de la enorme personalización de la llamada "campaña nacional", en la provincia los candidatos no fueron tan importantes, sino que sus perfiles quedaron diluidos en las identidades de las listas.

La del peronismo es la lista de la "diversidad en la unidad" y sólo así se entiende que Jorge Busti y Sergio Urribarri, enrolados en corrientes nacionales diferentes, estén convencidos de que en este caso pelear por el triunfo: "No es para mal de ninguno, sino para bien de todos". La presencia de la esposa de Busti, Cristina Cremer en el segundo lugar de la lista, es la consumación de ese acuerdo.

La del Acuerdo Cívico tampoco es una lista en la que los nombres por sí solos digan más que su identidad: es la lista de las entidades del campo. Y si algo faltaba para confirmarlo, fue la caída en desgracia del sector que podía disputarle esa calidad, la fallida alternativa que pretendía postular al ex intendente de Gualeguaychú Luis Leissa y a Atilio De Ángeli, hermano de Alfredo, el líder de la Federación Agraria provincial.

La lista de Unión PRO es la lista de Macri. Nadie cree seriamente que la intención de voto que la ubica como aspirante al tercer lugar sea producto de la postulación del ingeniero concordiense Armando Saliva o de la crespense Marta Sagemüller.

La lista del Partido Socialista, otro aspirante a ese lugar, no es mucho más conocida que el nombre de su primer candidato, Marcelo Haddad. Es sí, la lista del partido que se peleó con los radicales y Elisa Carrió, y la que le resta votos al Acuerdo y que se asocia al socialismo santafesino.

La excepción tal vez sea la lista de Héctor Maya, donde él es más conocido que su Partido Disidente, aunque esto no sea necesariamente una ventaja, ya que puede obedecer a que nadie cree que haya muchos peronistas disidentes en Entre Ríos. O, en realidad, que los disidentes no se han ido del partido, sino que esperan, acaso disimulados, que cambien la suerte. Esto también ocurre con el partido Viva Entre Ríos del ex senador nacional Augusto Alasino.

Del resto de las opciones: Partido de Unidad Federalista, Partido Popular de la Reconstrucción, Movimiento Socialista de los Trabajadores y el Frente Popular Humanista y Comunista, desde otra perspectiva, puede decirse lo mismo: es más conocida la identidad de la propuesta que sus candidatos.

Pocas Encuestas. Tampoco las encuestas tuvieron un rol preponderante en la etapa de proselitismo, como solía ocurrir en elecciones anteriores, por la sencilla razón de que a nadie dejaban demasiado conforme. Los que se supone que saldrán primeros sufrirían una sangría de votos significativa; los que se cree que saldrán segundos, no aparecieron en ningún sondeo serio alcanzando el porcentaje de votos mínimo al que querían llegar.

Los presuntos terceros, hicieron campaña diciendo que estaban segundos. Y las cinco listas menos votadas, según las encuestas realizadas, no reunían entre todas un porcentaje mayor de un dígito.

Gripe A. Un elemento novedoso, a la hora de estimar la posible concurrencia de electores a las urnas, es la epidemia de gripe A que infunde temor a algunas personas, especialmente luego de conocerse algunas recomendaciones para prevenir el contagio, que parten de la base de la inconveniencia de realizar concentraciones masivas de personas.De acuerdo a los porcentajes habituales de votantes, que son menores en las elecciones sólo la mayoría de las estimaciones señalaban que la cantidad de votantes se ubicaría entre 650.000 y 700.000 ciudadanos.

Por el campo

La esposa de Busti exhibe en la campaña haber votado contra la Resolución Nº 125. El tercero de esa lista, Raúl Riganti, es un productor sojero que explota 3.500 hectáreas aproximadamente.

El primer candidato del Acuerdo, Atilio Benedetti, es un gran empresario sojero. La segunda, Hilma Ré, preside la Sociedad Rural de Diamante y el tercero, Jorge Chemes, la Federación de Asociaciones Rurales de Entre Ríos.

Datos

Están en condiciones de votar hoy 454.911 mujeres y 434.279 varones. Totalizan 889.190.

Se elige a cinco diputados nacionales, de los nueve que tiene Entre Ríos. En el resto del país a otros 122, y a 24 senadores de ocho provincias.

Comentá la nota