Elichiribehety, entre los desafíos de su secretaría y el año electoral

Quien resulta ser el jefe de campaña del radicalismo desde la irrupción del lunghismo al poder comunal, anticipó que una vez más el intendente Miguel Lunghi jugará un papel preponderante en las elecciones legislativas. Trazó un escenario complejo, ligado a la crisis y el residual que dejó la polémica con el campo que ha dejado una crispación social que atraviesa a todos los sectores políticos, sin distinción.
El secretario de Desarrollo Social resulta ser una de las patas políticas más fuertes del gobierno comunal, quien con su presupuesto en mano, ya planificó lo que resultará la gestión en un año que se pronostica complejo, no sólo por los avatares de la crisis y el siempre clima incierto del país en materia económica y política, sino también porque se trata de un año electoral, en el que el lunghismo pondrá nuevamente en juego su prestigio frente a un electorado que hasta la fecha la ha resultado afín.

De éstos y asuntos que atañen a su cartera, el funcionario habló en el programa Examen Final de la Am 1560, detallando primeramente que su secretaría resulta muy grande, que contempla áreas propositivas y críticas. “La secretaría contará para el corriente ejercicio con dos millones de pesos más. Del total del presupuesto el 45 por ciento está afectado a personal, y el resto a gasto de funcionamiento, en realidad la secretaría se queda con el 11 por ciento del presupuesto general, tiene aproximadamente un millón de pesos de recursos provenientes de programas de Provincia, Bingo y Casinos y lo que es becas, tiene unos 700 mil pesos de acciones que este año pueden ser destinadas a parte del CIC de las Tunitas que resta implementar toda la parte de salud, el playón de polideporte, la construcción del servicio local y zonal, que proviene de parte del BID a través de Provincia”.

LA CRISIS Y SUS COLETAZOS

Acerca de los pronósticos que aluden a una crisis compleja para el año que comienza, Elichiribehety aclaró que “ya hemos tenido los primeros coletazos de la crisis. Los despedidos en Metalúrgica, gente que estaba ocupada en obras públicas de la Nación, lo de Loimar, en la tercera edad también se ha vivido cierto impacto, por lo que creo que va a ser un año complejo, ya de ser un año electoral tiene sus características, por otro lado el anuncio de los economistas refieren, no vi en diciembre una situación de enorme complejidad respecto a otros años. Fue más complicado noviembre o octubre”.

“Nosotros –siguió- dividimos el año en etapas, una es de enero, febrero, marzo, otra de agosto a septiembre, y de allí a diciembre. En una primera etapa porque tiene que ver con toda la cuestión climática y a todas las actividades que se pueden desarrollar al aire libre, en una segunda etapa la que consideremos más crítica precisamente por la cuestión climática, y los últimos tres meses que sirven de cierre de actividades del año”.

“Todos dicen que marzo será el año donde finalmente se evaluará la situación –insistió el funcionario-. Nosotros tenemos una serie de acciones previstas para el año, incluso pensadas sobre una situación de crisis, ahora de qué características, bueno, si una empresa de Tandil deja sin trabajo a un grupo de empleados no es que desarrollo social tenga respuestas para darle”.

El secretario aclaró que “la gente que se ha quedado sin trabajo o ha visto disminuido su ingreso son sectores que viven por arriba de la línea de pobreza, con ingresos superiores a los dos mil pesos, o sea que Desarrollo Social puede generar un paliativo, pero no forma parte de la pobreza estructural”.

OTRA VEZ LUNGHI

EN CAMPAÑA

Acerca de las particularidades que contará el 2009 de la mano de los comicios legislativos, Elichiribehety dijo que “uno tiene que tender a fortalecerse y a generar acciones que acompañen la gestión de gobierno, más que el análisis de los opositores. Creo que uno de los errores que tiene la oposición a nivel nacional es que se plantea el protagonismo en torno al gobierno y no en torno a fortalecer la propia oposición”.

Asimismo, consideró que “va a ser un año en el que el humor social ha cambiado, no me caben dudas, la crisis del campo generó crispación social, malestar, fisuras, ya no solamente con el gobierno, sino un malestar que quedó un residual ligado a la clase política o a la cuestión política. Entonces, si la situación de crisis se profundiza, además un año electoral, bueno, puede ser un año con turbulencias”.

De cualquier manera, añadió, “cuando uno gobierna tiene que afrontar la situación y de alguna manera hacer una lectura previa de escenario”.

Sobre los roles de cara a los tiempos electorales, el radical dijo que “la oposición tiene que hacer propuestas superadoras, y el gobierno tiene que generar acciones, esa es la diferencia”.

“Convengamos –aclaró- que hay un concepto diferente en el voto legislativo. Lo dicen los consultores dicen que hay otras lecturas que el voto ejecutivo, cuando se vota intendente, gobernador y presidente. Hay una valoración, un sentido más afectivo, de carácter emocional, si quieren menos racional, y en todo caso en lo local, obviamente en un voto ejecutivo la presencia del intendente es una presencia que se destaca desde el punto de vista electoral que no se va a dar sea quien sea el candidato en una legislativa”.

En este escenario y teniendo en cuenta estas características, el funcionario adelantó que “tenemos que analizar cómo se ejercita una evaluación de gobierno, porque también el malestar y la crispación social la sufren los opositores, no olvidemos que nuestros opositores son oficialismo a nivel provincial y nacional. El malestar nos atraviesa a todos”.

Al respecto, recordó que participó de la primera reunión del comité de crisis, y allí se planteó “el conflicto como si solamente le perteneciera a Bush y Lunghi, en el medio no había nada. O sea que la Provincia, la Nación, la crisis del campo y demás, nada. Bueno, yo no creo ni en el autismo de algunos, ni la apocalipsis de Lilita Carrió, se requiere un grado de maduración. Entonces digo: cuando la crisis nos afecta, nos afecta a todos, en ambos sentidos”.

La campaña

Elichiribehety piensa que “la valoración de las acciones de gobierno deberían ser comprendidas por la gente en un sentido de apoyo en la elección, pero bueno, para eso se trabaja. Hay una encuesta de Norma Garrido que le da el 72 por ciento de imagen positiva al intendente, es una imagen que sigue elevada y él es la imagen del gobierno”.

Acotó en la misma dirección que “obviamente que la figura del intendente juega muy fuerte en la campaña. No se puede decir que un gobierno no pone en juego su gestión de gobierno en una elección legislativa. Un gobierno puede o no tener una mayor presencia del Ejecutivo, pero también en una legislativa se pone en juego el apoyo al intendente. Y teniendo un intendente con el apoyo que tiene en la comunidad, obviamente el intendente va a jugar un rol central en la campaña, que no quepan dudas, por características de personalidad, por acción de gobierno, por credibilidad.

Comentá la nota