Elichiribehety dejó el gobierno con una sentencia: en el 2011 "Lunghi sigue"

Ya alejado de la secretaría de Desarrollo Social, Julio Elichiribehety, habló sobre lo que más le apasiona: la lectura política y electoral del entramado tandilense. sin tapujos, adelanta el slogan de la próxima campaña 2011: "Lunghi sigue".
Tras 69 meses al frente de la secretaria de Desarrollo Social, Julio Elichiribehety dejó el gobierno comunal. Confió que seguirá ligado a la gestión desde otro lugar, tal vez desde el plano que más lo entusiasma, el costado político electoral.

En una extensa entrevista a modo de balance de lo que fue su paso por la gestión, el psicólogo social que regresó a la Casa de Contención, dejó párrafos importantes de lo que cree que pasará de aquí a dos años en materia electoral.

En el programa Examen Final, Elichiribehety insistió en que hay Lunghi para rato, y quitó chances a la oposición de cara a los futuros comicios en el 2011.

Indagado sobre las perspectivas del radicalismo vernáculo, el licenciado afirmó sin tapujos: "Como en el 2009 fue Lunghi está, creo que en el 2011 será Lunghi sigue".

Desde una mirada personal, y basándose en las encuestas que tanto trabajó junto a Oscar Nigro, detalló que "no hay dudas que hay 30 puntos de diferencia entre el intendente y los secretarios u otros dirigentes políticos de la ciudad".

"La imagen positiva del intendente -añadió- y el resto de la dirigencia está casi en una diferencia de 40 puntos. En cuanto a nivel de conocimiento de los secretarios no alcanza el 50 por ciento, cuando la imagen del intendente sigue siendo muy fuerte, muy consolidada".

A la hora de entender el fenómeno, Elichiribehety consideró que "hay un fuerte contenido simbólico, intangible en la figura de Lunghi".

"La política -siguió- se nutre de cuestiones tangibles que realiza una gestión como puede ser determinada obra que uno ve y toca, pero también está la intangibilidad, lo simbólico, la iniciativa, los gestos, la personalidad, es el porte. evidentemente en todo eso hay un fuerte contenido simbólico que le da una credibilidad y de mirada de un intendente que está en todo los temas. Está instalada la sensación en la gente que si quiere -Lunghi- estará hasta cuando él quiera".

el ex funcionario municipal aceptó que "se trata de un liderazgo similar al que supo tener Zanatelli. Yo lo entendí claramente en el 2003, Lunghi encarnó de alguna manera el duelo de Zanatelli. De alguna manera la gente lo tomó así, Lunghi representó y representa un sector que avaló a Zanatelli. Es un sector que visualiza en el Estado un fuerte contenido paternalista, y hay una característica nada menor, son personas con un físico importante, grandes, altos, corpulentos".

en ese pensamiento, agregó que "hay una visión en el tandilense medio que tiene que ver con el voto orden. Esto tiene que ver con el tránsito, limpieza de calles, de terrenos, seguridad, reparación de veredas, perros sueltos, y ese voto que fuertemente era de Zanatelli el intendente Lunghi lo encarnó".

A la hora de las diferencias, señaló que comparado con aquel liderazgo, "Lunghi tiene un equipo de gobierno. Zanatelli encarnaba una figura unipersonal".

Apropósito de las encuestas, también los sondeos denotan que es Lunghi y el abismo, a la hora de posibilidades de algún heredero. empero, Elichiribehety reseñó que "en la última elección, la encuesta que hizo el peronismo decía que el conocimiento sobre Marcos Nicolini no excedía el 10 por ciento, y Marcos ganó. Obviamente podría plantearse que se produjo un voto gestión, se respaldó al gobierno, pero también se asoció a un joven de 32 años al acompañamiento del intendente, por lo tanto hay un fuerte acompañamiento al intendente pero presume que también podría haber un fuerte acompañamiento a quien el intendente acompañara si no fuera él".

Sostuvo al respecto que "los liderazgos fuertes a veces tienen herencia, y a veces son producto de su propia construcción, creatividad, y no se trata de mezquindad. el intendente tiene un equipo al cual le permite crecer. A todos los secretarios nos ha permitido trabajar con libertad y nos permitió crecer. No podría decir que se trató de un intendente que sólo trabaja para él o que no tiene expectativas de que alguien lo suceda. No, lo que pasa es que hay una construcción personal, de trayectoria, porque Lunghi ya tenía una trayectoria en Tandil antes de llegar al municipio".

LA OPOSICIO8N SIN CHANCES

Preguntado sobre nuevos liderazgos, como el caso del opositor Néstor Auza, el radical afirmó que "la política en Argentina es absolutamente dinámica y hablar de aquí a dos años sería casi un vidente. Pero sí creo que si el intendente es candidato, en un marco de cierta previsibilidad no hay posibilidades de que gane la oposición en Tandil".

Más aún, arremetió diciendo que si "el justicialismo continúa con las diferentes opciones como seguramente va a ocurrir en el 2011, va a favorecer al radicalismo".

Puntualizando sobre el senador Auza, recordó con precisión que "sacó menos votos que Mansilla. y me van a decir que por el arrastre de Cristina Kirchner, bueno, pero él mismo había sacado el 45 por ciento de los votos por la senaduría".

"Además -continuó- sacó solamente 10 puntos más que Escudero en el 2005, con Escudero dentro de la lista. Esto no es un interrogante menor. Creo que Auza carece de estructura y de construcción política. Auza construye a través del auzismo, de su propia lógica, cuando en un partido político se tiene que construir a partir de determinados consensos, flexibilidades y sumas".

Ya una mirada general sobre el justicialismo vernáculo, el funcionario bonaerense afirmó que "de las opciones de las matemáticas, el justicialismo local más que por la multiplicación y la suma, ha optado por la resta y la división. En este escenario, sea Auza u otro candidato frente a Lunghi no tiene futuro".

Volviendo sobre el futuro político de Lunghi, Elichiribehety desmintió cualquier posibilidad de que el pediatra aspire a una carrera más allá de las fronteras serranas.

"Nunca le escuché decir al intendente que tenía expectativa de ser legislador provincial o nacional. A mi criterio no podría. Primero por edad, y además es difícil para un intendente del interior en una población que tiene 10 millones de habitantes por sobre 14 millones, en el conurbano. Es difícil porque el radicalismo a nivel provincial tiene enormes dificultades.

Además al intendente le interesan fundamentalmente las cosas de su ciudad. Tiene una pasión por generar acciones en Tandil, ni aunque le ofrecieran aceptaría. La opción que veo es que Lunghi irá por un tercer mandato, si me piden un porcentaje, hoy creo convencido que está un 70 a 30 que va por otra candidatura. No es que tuve charlas con él, pero esa gran pasión por hacer hace que el intendente piense en esa posibilidad".

Comentá la nota