Eliceche esta afuera del proyecto Danevista

Fuentes que tienen acceso al despacho del senador nacional Marcelo Guinle dinamitaron la operación internista que imaginaba el intendente de Puerto Madryn, Carlos Eliceche: “No vamos a ser funcionales a una movida que intente erosionar el proyecto que encabeza Das Neves”, señaló uno de los hombres más cercanos al legislador comodorense.
El tema se instaló estrepitosamente cuando las versiones perforaron el blindaje con que Eliceche protegía su estrategia para 2011 y se supo que estaba preparando un operativo destinado a hilvanar acuerdos con referentes del guinlismo para armar, por fuera del dasnevismo, un eje entre Madryn y Comodoro.

En ese marco trascendió, también, que el intendente portuario tiene la secreta esperanza de competir en 2011 por la Gobernación con la protección de alguna de las versiones presidencialistas que pululan en el interior del peronismo nacional. El propósito central de esa maniobra sería evitar una interna con el candidato del dasnevismo, donde sabe que no tendría chances.

¿Y la confianza?

Eliceche recorrió esta semana los despachos más politizados de Fontana 50 prometiendo lealtades, pero los juramentos parece que resonaron poco creíbles. Es que no hace mucho, desde la vieja casona de Rawson le sugirieron que exhibiese algún gesto capaz de reconstruir la confianza que había esmerilado con sus andanzas por los recodos menos recomendables de la interna. En esa oportunidad le hicieron llegar un mensaje: seguiría siendo uno de los candidatos más firmes para la sucesión siempre y cuando dejase de operar, poco menos que conspirativamente, en el interior del peronismo provincial.

Lo cierto es que al transparentarse su planificación, quedó nuevamente expuesto y todo indica que ya no tendría casi margen para acordar su futuro político en el marco del proyecto que comanda el Gobernador. “Está afuera”, afirmó un referente del oficialismo que conoce el pensamiento y también los humores de Das Neves.

Datos y señales

El periodista Alfredo Luenzo, considerado uno de los observadores que maneja mejor información política de Comodoro Rivadavia, dijo que no creía las desmentidas reservadas de Eliceche. La reflexión está legitimada por la avalancha de trascendidos que mencionan las gestiones que habrían desarrollado las primeras espadas del intendente madrynense en un esfuerzo por instalar una cabecera de playa propia en el peronismo de la urbe petrolera.

El hábil legislador Javier Touriñán, uno de lo dirigente comodorense que más ha crecido en el ámbito provincial, se limitó a esbozar una sonrisa cómplice cuando un periodista de este Diario le preguntó sobre las andanzas de Eliceche en el sur chubutense. Dicen que el diputado ya habría conversado sobre ese tema con el Gobernador.

Ayer, el subsecretario de Relaciones Institucionales, Pablo Das Neves, dijo que el justicialismo está más unido que nunca y que el liderazgo del gobernador Das Neves es indiscutible, “con su imagen positiva, el acompañamiento que tiene de la gente y sabiendo que al justicialismo no le ha ido bien en las internas estamos convencidos que estaremos unidos y en una lista de consenso para el 2011”, afirmó.

En inequívoca alusión a las aspiraciones ocultas y la construcción propia de Eliceche, el hijo del Gobernador señaló que las aspiraciones de cualquier afiliado son legítimas siempre y cuando se impulsen en un marco lógico, dentro del Congreso partidario, y no estén animadas por un espíritu confrontativo. “No vamos a aceptar que alguien conspire contra la unidad del peronismo. Vamos a ir con listas de consenso en 2009, 2011 e incluso en 2015”, advirtió a quienes sueñan con recorrer el sendero del internismo.

En la trampa

Quienes tienen posibilidades de explorar la entretela de la política, dejaron trascender que Eliceche estaría enfrentado a un dilema sin salida: negar o aceptar públicamente su estrategia electoral por fuera del dasnevismo lo conduciría hacia un anticipado suicidio político.

Pareciera que armó su propia trampa y que ya está entrampado. Sus asesores le habrían recomendado que no hable sobre el tema, que siga jurando lealtad al dasnevismo y que rece para que el tiempo sepulte los hechos descriptos y si fuese posible la información, que es mucha, y que lo involucraría en múltiples operativos por todos los costados del proyecto del oficialismo chubutense. Con ese lastre deberá encarar la cada vez más empinada cuesta de 2011.

Guinle y Touriñán ya se distanciaron de los sueños gubernamentales de Eliceche. ¿Lo hará Yauhar en los próximos días?. Dicen que desde Olivos llovieron los reproches. “Les dijimos que no se muevan hasta después de las legislativa”, habría bramado el habitante más importante de esa residencia cuando se enteró de los yerros adolescentes del intendente portuario.

Los errores, en política, se pagan.

Comentá la nota