"A Eliana ya la estoy haciendo de Racing".

Romero se casó con una de las mujeres más lindas del país y el amor por la Acadé también los une: "Hace fuerza para que ganemos y reconoce al Enano y a Wally".
Las mañas no las perdió. La rutinaria vida holandesa sigue siendo la misma y Alkmaar continúa fría cuando la compara con su país. Pasó poco más de un año desde el último contacto entre la intimidad de Sergio Romero y Olé, y su vida cambió casi en un abrir y cerrar de ojos. Ya no come más solo en un restaurante italiano, se ganó la titularidad en el arco del AZ puntero de la liga, estuvo en el histórico debut de Maradona como DT de la Selección en Glasgow y encontró el amor en una de las mujeres más lindas del país: Eliana Guercio. "Al 2008 no lo pude pedir nada más. Me hizo crecer casi de golpe y fue uno de los mejores años de mi vida", cuenta el arquero desde el Viejo Continente, acompañado por su flamante mujer, con la que se casó por civil en octubre y la que dejó toda su vida rodeada de brillos y plumas para acompañar al uno.

-¿Te molesta ser protagonista en programas de espectáculos y de chimentos? No era lo tuyo...

-Nunca lo va a ser. No me molesta, no me interesa y no me entero de nada. Yo no miro esos programas... Doy esta nota porque es mi ámbito y me siento cómodo. Pero Eliana es mi mujer... Soy feliz, qué más puedo decir...

-¿La vas a hacer hincha de Racing?

-Ya la estoy haciendo de Racing, eh. Acá vemos todos los partidos por Internet y a ella no le queda otra que sentarse conmigo Hace fuerza para que ganemos y ya comenzó a querer un poquito a la Academia. Ya reconoce al Enano (Moralez) y a Wally (Gullotta). Yo se los señalo porque son mis amigos.

-¿Te llamaron todos por el casamiento?

-Ellos dos me llamaron y me dijeron que disfrute el momento. También Gustavo Piñero, el entrenador de arqueros, y hasta Julio Juárez, de atención al socio. En Racing me quieren todos y yo a ellos.

-¿La familia qué te dice?

-Tanto la mía como la de Eliana están muy contentas por el casamiento. Las cosas van muy bien y nos sentimos cómodos uno al lado del otro.

-Te pasó todo en 2008...

-Fui citado a la Mayor, algo que no imaginaba, participé en los Juegos Olímpicos, el sueño de todo deportista, y si algo me faltaba, me casé con la mujer que me banca. Además estoy atajando en Holanda y vamos punteros en la liga.

-¿Cómo tomaste la salida de Basile y la llegada de Maradona?

-Lo de Diego es único. Que el más grande de todos los tiempos te tenga en cuenta es un regalo único. Y lo del Coco me dolió porque él me abrió las puertas de la Selección y es una gran persona. Creo que no hicimos una mala campaña con él, pero bueno...

La nota se interrumpe. En Alkmaar ya es de noche y el tiempo de la cena toca la puerta. Eliana Guercio y Sergio Romero le cierran la puerta a Olé. "Poné que la amo, eh", se ríe el arquero antes de cortar...

Comentá la nota