Elevaron a la Corte un proyecto diferente del que le habían presentado a Manzur

Gandur recibió una propuesta, según la cual el alto tribunal iba a sugerir ternas al Ejecutivo. “Resulta pertinente aplicar el sistema que preveía la Constitución anterior”, puede leerse en los dos textos.
El presidente de la Corte Suprema de Justicia, Antonio Gandur, estaba ayer sumamente irritado. Después de la reunión que el miércoles al mediodía mantuvo un grupo de magistrados con el vicegobernador Juan Manzur (ver “El borrador...”), Gandur recibió en un sobre cerrado -según confirmó a LA GACETA- la iniciativa que supuestamente aquellos habían entregado a la Legislatura para la selección de jueces subrogantes. Según la propuesta, para cada vacante la Corte iba a elevar una terna al Poder Ejecutivo. El problema surgió cuando, por lo que trascendió en la prensa, Gandur advirtió que, según el texto efectivamente elevado a Manzur, la Corte no tenía ninguna intervención, sino sólo los poderes políticos.

Los dos anteproyectos son prácticamente idénticos. En la exposición de motivos de ambos puede leerse: “resulta pertinente aplicar el sistema que preveía la Constitución anterior, esto es, designación del Poder Ejecutivo con acuerdo de la Legislatura”. Y en ambos también se aclara: “la selección debe priorizar a los que se desempeñan en el Poder Judicial, a los efectos de asegurar la idoneidad de quienes vayan a desempeñarse como interinos”. Esto último, precisamente, fue desechado ayer por el dictamen de la comisión de Legislación General de la Legislatura.

En lo único en que se diferencian es en los artículos 4 y 5. En el borrador elevado a Gandur se reserva a la Corte, una vez producida una vacante en la Justicia, la facultad de convocar a los interesados en cubrirla en el carácter de interinos. “Dentro de los 15 días del cierre de la inscripción, la Corte deberá elevar una terna extraída de los inscriptos y elevarla al Poder Ejecutivo. Se preferirá a quienes se hayan desempeñado en el ámbito del Poder Judicial”, reza el artículo 5.

En cambio, en el anteproyecto que recibió Manzur el artículo 4 reserva al Poder Ejecutivo -y no a la Corte- la potestad de llamar a inscripción de interesados cuando se produzca una vacante, mientras que el artículo 5 le da la facultad de seleccionar a uno de los aspirantes y elevar su pliego a la Legislatura.

Comentá la nota