El elegido.

BOCA / JUAN FORLIN: Espejo para los chicos de las Inferiores, el central que Maradona convocó a la Selección es, para los dirigentes, el jugador más apetecible de Boca para el mercado europeo. "Voy día a día", dice, humilde. ¿Cuánto valdrá con el plus celeste y blanco?.
No es Palacio, ni Mouche, tampoco el pibe Gaitán. No es delantero ni volante ofensivo y no mete goles, aunque de vez en cuando se equivoca. Pero algo tiene desde chico este chico para que, con sólo 14 años, Carlos Bianchi lo haya fichado. Lo mismo que le llamó la atención al Virrey cuando jugaba en la Novena, en el 2002, fue lo que sorprendió a Flavio Davino en el 2006, cuando le aconsejó a La Volpe que lo subiera a Primera. Coincidió, al poco tiempo, con la mirada de los dirigentes del Real Madrid, que se lo llevaron para el equipo B, aunque sus papeles hicieron fiaca en el Consulado y se tuvo que volver. Ahora, apenas dos años después, de esa primera mirada del Virrey, con 21 años cumplidos en enero, Juan Daniel Forlin es el hombre top de este plantel. Para los dirigentes, para el manager y para el DT es el central del futuro. Aunque su futuro, parece, no estará en Boca: para junio esperan que lleguen las ofertas más jugosas no por sus otras estrellas, sino por el defensor. Y más ahora que es hombre de Selección... "Yo por ahora simplemente disfruto de cada entrenamiento acá y me siento muy cómodo. Me hacen sentir uno más y eso me pone muy contento", dice, sonriente, al lado del capitán Mascherano, en la conferencia de prensa de la Selección.

¿Cuánto valdrá Forlin si el sábado juega ante Venezuela? ¿Cuánto más si, además, se convierte en un habitué de la celeste y blanca? ¿Y si encima vuelve a salir campeón o gana la Copa por primera vez? No hay una cotización firme por el central diestro, que con Ischia, el DT que lo hizo debutar en Primera, también se lució jugando como volante central. "Yo ni pienso en eso, voy día a día tratando de hacer lo mejor para seguir estando acá y también en Boca, que ya es un orgullo", para la pelota.

En Boca esperan que, más allá de la prioridad que se aseguró otra vez en Real Madrid (que además se reservó el privilegio de poder llevarse a Ezequiel Muñoz y otros tres pibes) para comprarlo, se acerquen algunos otros clubes interesados en contar con los servicios del pibe. De hecho, ya apareció gente del Villarreal que lo estuvo siguiendo en Paraguay y que pidió condiciones por el chico nacido en Reconquista.

Ojo, no es que Boca le haya puesto un cartelito de venta. No es que se lo quieran sacar de encima. Pero no quieren dejar pasar este gran momento de Forlin, consolidado en Primera, con una gran chance en el equipo de Maradona y con la posibilidad de dejar en las alcancías del club unos cuantos billetes, aunque nadie se anima a ponerle precio hoy. Además, en el club creen que hay centrales de categoría para reemplazarlo: además de tener la pretensión de retener a Julio Cáceres, tienen muy buena consideración por Facundo Roncaglia (otro polifuncional), Ezequiel Muñoz y Gastón Sauro, sin olvidar que en un mes ya estará listo Gabriel Paletta. Boca, además, ya tiene experiencia en esto de vender centrales por cifras muy abultadas: Walter Samuel fue récord, 20.000.000 de dólares pagó la Roma para llevárselo en junio del 2000. No fue el único: también pasaron Burdisso, Matellán, Silvestre, Coloccini, Schiavi, Daniel Díaz... Y en poco tiempo quizás se sume Forlin.

Cuando volvió del Real Madrid, sin haber podido jugar ni un minuto (su compañero de viaje, Santiago Villafañe, sigue en España), Juan esperaba que todo se le hiciera cuesta arriba. Paletta y el paraguayo eran los titulares, también estaba Jonatan Maidana y Morel Rodríguez que se sumaba como central. Y Roncaglia le había ganado terreno. De hecho, el año pasado, el de Chajarí le sacaba ventaja. Este año se consolidó. Y llegó a la Selección. Y ahora, parece, está a un pasito de Europa...

Comentá la nota