En el año electoral, a Scioli le preocupa la gobernabilidad.

Teme tensiones por las peleas en el PJ; estudian crear una línea interna.
LA PLATA.- Un grupo de dirigentes cercanos a Daniel Scioli trabaja por indicación del gobernador para diseñar estrategias que sirvan para fortalecer y defender la gestión bonaerense de cara al año electoral.

Scioli está convencido de que este año traerá "mucho debate interno" tanto en el peronismo como fuera de él y cree que su misión es "defender con fuerza al Gobierno y sus acciones".

"Hemos hablado de eso con los ministros, funcionarios y algunos legisladores", dijo Scioli a LA NACION. Y agregó: "Debemos estar unidos y apelar a la prudencia de todos para cuidar la gobernabilidad".

Antes de fin de 2008, el gobernador reunió a unos 30 colaboradores entre ministros, funcionarios de distintos niveles, legisladores y algunos dirigentes del interior. A todos les pidió intensificar la comunicación para "explicar lo que hace el Gobierno".

Hace una semana, el gobernador dio a conocer una carta pública a las familias de la provincia que incluyó el siguiente párrafo: "Sabemos que 2009 será un año signado por las elecciones legislativas. Convoco a todas las fuerzas políticas a cuidar a la provincia a través de un debate de ideas democrático, positivo y constructivo, destinado al servicio del ciudadano y que contribuya al progreso". Si bien parece un mensaje a la oposición, cerca de Scioli confían que, en realidad, la principal preocupación del oficialismo provincial está hoy en sus propias filas, en especial en la Legislatura.

"Va a ser primordial mantener la unidad, que haya cohesión en los bloques legislativos", señaló el gobernador. Y se mostró conforme con el trato que su administración mantuvo el año pasado con los legisladores: "Casi todos los proyectos que envié fueron aprobados".

Pese al receso veraniego, en los ámbitos vinculados con la Legislatura se impone un clima de expectación. Muchos de los que deben renovar su mandato, especialmente en la Cámara de Diputados provincial, pueden terminar pegando un salto del oficialismo hacia otras fuerzas por no hallar garantías de ocupar un lugar en las listas del oficialismo. "No hay que acelerar los tiempos porque se puede venir un desbande", advirtió un funcionario legislativo.

Los "ismos"

Frente a este panorama trascendió que referentes ligados al mandatario provincial buscan erigir un armado político propio dentro del PJ.

Consultado sobre esa posibilidad, el gobernador dijo: "Ya hay muchos sectores; felipismo, denarvaezismo, duhaldismo, kirchnerismo? ¡Basta! Eso no va conmigo". Aun así, reconoció: "Puede ser que algunos compañeros tengan esa idea".

Para aventar posibles cuestionamientos por sospechas de una eventual intención de autonomía respecto del kirchnerismo, Scioli ratificó que su objetivo es "seguir trabajando en equipo e integrado al proyecto del Gobierno" .

Pero por lo menos otros dos integrantes del gabinete provincial reconocieron, ante una consulta de LA NACION, la necesidad de contar con una estructura política propia, aunque negaron estar trabajando en ello. Un tercer funcionario de alto rango avaló la idea de un "inminente lanzamiento" del sciolismo y alertó que, según su óptica, "también habrá cambios en el gabinete en el primer trimestre del año".

A Scioli y a los suyos los desvela cómo serán interpretadas desde el kirchnerismo cualesquiera de sus movidas y qué efectos pueden causar en el indispensable vínculo de la provincia con la administración federal.

Comentá la nota