En un año electoral, aumentarán más de 60% la ayuda alimentaria

El monto pasará de 30 a 50 pesos en el marco del reemplazo de bolsones por plásticos electrónicos.
En un año electoral, y por los efectos que la crisis financiera mundial está produciendo en el tejido social, los Gobiernos nacional y provincial tienen previsto aumentar en un 67 por ciento los recursos destinados al programa de Seguridad Alimentaria que beneficia a más de 200 mil familias carecientes en Córdoba.

En el interior, 126 mil beneficiarios que hasta ahora cobraban 30 pesos mensuales pasarán a recibir 50 pesos. Los 76 mil de la Capital, que hasta hoy cobraban 40 pesos, también recibirían 50 pesos.

Además del incremento de la inversión estatal en ayuda social, el Ministerio de Desarrollo Social provincial que conduce Juan Carlos Massei está implementando una nueva modalidad de entrega de esta asistencia estatal. En lugar de bolsones, ahora se hará mediante una tarjeta electrónica para comprar los alimentos de primera necesidad en los comercios adheridos a este sistema.

A fin del corriente año, sólo en algunas localidades pequeñas del interior, donde los comercios no puedan sumarse al sistema de tarjeta por su costo, se entregarán tickets. Pero ya no habrá más módulos alimentarios, como los que se entregaban hasta el momento.

Massei, quien negó de manera rotunda que este aumento en la asistencia social tenga que ver con una cuestión electoral, en un año en el cual se elegirán diputados y senadores nacionales, explicó que el sistema de tarjeta va en dirección a eliminar el clientelismo. "La tarjeta social es un avance cualitativo para eliminar cualquier duda sobre las motivaciones de la asistencia social. La mejor forma de hacer política es resolviendo los problemas sin criterio clientelar", dijo el funcionario.

El programa de Seguridad Alimentaria es solventado en gran medida por el Ministerio de Desarrollo Social de la Nación, con aportes de la misma cartera provincial. Hasta el mes pasado, entre Capital e interior había 202.064 beneficiarios. El Gobierno nacional destina 6.061.920 pesos para llevar esta asistencia mensual a las familias carecientes cordobesas.

Con el aumento de aportes de 30 a 50 pesos, ya oficializado para el interior, las arcas nacionales deberán desembolsar 2.520.000 pesos más. A esto hay que sumarle 760 mil pesos que se agregarían para los beneficiarios de la ciudad de Córdoba.

Nueva etapa. En este contexto, tanto la Provincia como la Municipalidad de Córdoba están organizando sus respectivas carteras de Desarrollo Social para llevar adelante el traspaso de los beneficiarios de los módulos alimentarios y el Vale lo Nuestro al sistema de tarjetas magnéticas.

"La idea es que los módulos alimentarios pasen a la historia y que haya tarjetas y, excepcionalmente, tickets, en los lugares en los que no sea viable la tarjeta", expresó Massei.

El programa consiste en el reemplazo de los bolsones que entregaban los municipios por tarjetas magnéticas que les permitan hacer compras por 50 pesos una vez al mes en los comercios que hayan adherido al sistema y cuenten con un posnet.

El ministro de Desarrollo Social destacó que el 65 por ciento de los municipios adhirió al programa, lo que equivale a más del 70 por ciento de los 126 mil beneficiarios que tiene el interior provincial. Asimismo, insistió en que "la tarjeta da un salto en lo económico, porque pasa de los 30 pesos que se les da en el armado de los módulos a los 50 pesos que se les depositan".

Desde la Municipalidad de Córdoba, el secretario de Desarrollo Social, Horacio Viqueira, confirmó que esta semana comienza el programa de distribución de tarjetas que reemplazarán a los tickets Vale lo Nuestro.

Viqueira destacó que "el vale se elimina, de modo que se aspira a que todos tengan la tarjeta en el plazo más breve posible, para que empiecen a cobrar cuanto antes". También contó que en el próximo pago van a dar de baja a "unos 1.800 beneficiarios que no cumplirían con las condiciones para recibir el beneficio".

Prueba piloto. En un principio, se hizo una prueba piloto con 15 municipios de distintas fuerzas políticas que abarcaban 7.500 beneficiarios y, de acuerdo con Massei, "la experiencia fue muy buena".

La Voz del Interior dialogó con algunos de los intendentes que participaron de la prueba para conocer sus experiencias. Coincidieron en señalar que el nuevo sistema es más ágil y transparente.

El intendente de Oncativo, Osvaldo Vottero, contó: "Los resultados fueron muy positivos. Nos ha permitido ahorrar en la tarea del armado de los bolsones y dedicar los esfuerzos a otras actividades". Además, añadió que "no hay posibilidad de clientelismo".

Por su parte, el intendente de Santa María de Punilla, Dardo Zanotti, aseguró que el sistema es más práctico. "Es bueno en cuanto a libertad para la gente. Los bolsones venían atrasados en la entrega y ahora se les paga en término", agregó.

El intendente de La Falda, Marcos Sestopal, dijo que "la gente está muy contenta, porque puede elegir qué comprar".

En tanto, Massei comentó que la provincia quiere incrementar el número de beneficiarios en un 80 por ciento para fin de año y que tiene previsto llegar a los 36 mil en el próximo trimestre". Agregó que los municipios que serán pasados a la tarjeta en los próximos días son Cruz del Eje, La Calera, Malvinas Argentinas, Jesús María, Río Ceballos, Alta Gracia y Río Tercero, entre otros.

Si bien desde la cartera de Desarrollo Social negaron que el incremento del monto tenga relación con las elecciones legislativas, confesaron que en dichas elecciones el gobernador Juan Schiaretti plebiscita su mandato y que "el mejor candidato que tiene el peronismo es la gestión".

Comentá la nota