Año electoral. Apenas comenzó y ya se muestran las pezuñas

En menos de diez días del nuevo 2009, los primeros fogonazos de la "guerra" política que se avecina pudieron observarse en el repetido horizonte provincial. Por un lado, disidencias internas en el lunismo que, a su vez, empieza a echar broncas sobre el bederismo que comienza a armar su defensa. Por el otro, la batalla por las dos bancas de diputados nacionales, que ya generó controversias y malestar en el oficialismo, cuyos dirigentes no pueden digerir que Jorge Yoma sea el principal candidato.
No dejaron pasar ni una semana y con el aliento etílico de los brindis fiesteros aún en la boca, los políticos riojanos comenzaron a lanzar los primeros "dardos" de una "guerra" electoral que promete ser intensa y amenaza convertirse en perjudicial para los intereses institucionales de la provincia.

En este 2009, los riojanos deberán elegir diputados provinciales y nacionales y concejales municipales. Pero mas allá de los cargos, estará en juego el poder. Por eso, el justicialismo, partido como siempre en mil pedazos, prepara otra disputa interna que, sin reforma electoral, podría volver a deglutir a la oposición no peronista.

Así, el bederismo intentará que sus "referentes" controlen la Legislatura y la mayoría de los Concejos Deliberante. Y deberá lograr que el resto de los sectores internos acepten a los candidatos a diputados nacionales que mas convengan a los intereses del kirchnerismo nacional.

Pero gran parte de los otros sectores del oficialismo PJ no están de acuerdo. En nada. Ni quieren dejar al bederismo consolidar el poder interno, ni quieren avalar que, por ejemplo, un "foráneo" como Jorge Yoma -escapado del peronismo para fundar su propio partido y ausente de los problemas sociales y económicos de La Rioja durante el último trienio- sea el "abanderado" de las candidaturas nacionales.

Aunque aún no lo griten a viva voz, lo susurran por lo bajo. Excepto en el caso de la diputada nacional chileciteña Griselda Herrera, quien salió a vociferar su desacuerdo con la candidatura de Yoma y a reclamar el primer lugar en la lista porque irá por su reelección decididamente.

El lunismo, cuya dirigencia intermedia se muestra decidida a romper lanzas con el bederismo desde temprano, atraviesa un período de debate interno. En ausencia de la jefa, la vicegobernadora Teresita Luna, casi todas las agrupaciones internas salieron a criticar al gobierno y a pedirle a Beder Herrera que pague el adicional dispuesto por la Nación para los trabajadores de menores ingresos.

Es mas, no solo pidieron el pago de los 200 pesos dispuestos por Cristina Kirchner, sino que aseguraron que Beder tiene en la caja fondos suficientes para abonar 500 pesos por cabeza. Y para que los jefes de hogar se lleven a la casa 200 o 300 pesos mas.

El problema es que el otro jefe del sector, el ministro de Gobierno Carlos Luna, debió salir a rechazar el reclamo formulado por su propia dirigencia, lo que generó un inusitado debate interno en el lunismo de base.

Mas allá de la coyuntura, el lunismo dejó en claro que no está dispuesto a "bancar" al Beder por mucho tiempo mas, especialmente si los diputados del gobernador, con el chepeño Mario Guzmán Soria a la cabeza, siguen ignorando a la vice y desfinanciando a la Legislatura, como denunció el concejal lunista Enrique Rodríguez.

El quintelismo en tanto sigue dando señales de paz, al menos por ahora. Aunque ha dejado en claro que, sin recursos, también está dispuesto a declarar la "guerra". Por eso, el propio intendente Ricardo Quintela volvió a recitar, hacia fin de año, el pedido eterno de una ley de coparticipación municipal o, al menos, de un nuevo acuerdo financiero para 2009.

Desde el llano absoluto, los otros sectores internos se muestran poco activos y sin fuerzas. El menemismo -liderado por Carlos Santander y algunos otros- también mostró señales de división cuando desde el lado del viejo "eduardismo" salieron a "sugerir" una candidatura de Carlos Menem a diputado nacional en 2009, pese a que el ex presidente vence como senador en 2011. "Lo necesitan para poder subirse a una candidatura del jefe y captar votos para sus aspiraciones", reniegan los menemistas que se oponen a seguir exponiendo al ex primer magistrado.

El mazismo residual casi está extinguido. Resumido a la senadora Ada Maza, perfecta ignorada por el poder político provincial actual, al ostracismo silencioso del ex gobernador Ángel Maza y sin dirigentes de peso que hayan quedado en el sector, tras el desamparo permitido por sus principales responsables.

Así las cosas, el 2009 -año electoral legislativo- ya comenzó. Aunque se diga que solo están en juego bancas de diputados y concejales, los políticos saben que el gobierno plebiscita su poder. Será de esperar que las eternas y non-sanctas aspiraciones de la dirigencia no perjudiquen lo institucional en aras de lo sectorial partidario. Por lo menos, no otra vez.

Comentá la nota