Elecciones Vecinales: El 15 de marzo los barrios eligen autoridades

En cinco barrios habrá más de una lista, mientras que en nueve los cambios de dirigentes son totales. Mariana Allassia responsable del área asegura que "la participación no es la queja, es hacerse cargo".
A poco más de un mes de las elecciones en los 37 barrios de la ciudad, los vecinalistas comienzan a dar a conocer sus propuestas.

En cinco vecinales se presentaron más de una lista para ser parte del acto eleccionario, "en los barrios que va haber elecciones son el Güemes, Fasoli, Central Córdoba, Villa del Parque y Amancay", dice Mariana Allassia secretaria de Desarrollo social de la Municipalidad.

En el "Güemes vamos a tener tres listas mientras que en las otras serán solamente dos", agrega.

Lo que "vemos como modalidad este año es que muchos grupos continúan pero van rotando en funciones, este es el caso de ocho vecinales. Tenemos también vecinales nuevas con grupos nuevos como barrio Villa Rosas, Fátima, 17 de Octubre, Nuestra señora de Luján y Zazpe, hay alrededor de seis o siete vecinales que son grupos nuevos, o sea que los que venían trabajando se desmembraron o no les interesa seguir y han dado un paso al costado lo que ha dado pie para que se generen otros grupos".

"Vemos que en muchos barrios que cuando surgía la alternativa que iba haber más de una lista, la gente se ha acercado y han concensuado el trabajo conjunto", sigue diciendo Allassia.

"Nosotros a eso lo valoramos como una cuestión de madurez de las personas en esto de que el rol que tienen que cumplir como vecinalistas son como representantes de sus vecinos, también tienen que gestionar acciones dentro de los que es su sede vecinal, aquellas acciones comunitaria que están relacionadas con la calidad de vida y eso les genera como un rol de mayor responsabilidad por lo tanto es como que están como institucionalizadas las vecinales, es decir han logrado una dinámica de institución", expresa la secretaria de desarrollo social.

Uno "ve con los grupos de trabajo en los barrios se van consolidando y que esta capacidad que van adquiriendo de poder consensuar para mí es alcanzar mayor nivel de participación y de democracia, esto de poder trabajar con en otro aunque sea diferente a mí, poder sumarlo a cuestiones que tienen que ver con el bien común, con el barrio en sí".

El hecho de las vecinales que se plantean como electivas "yo creo que surgieron de un proceso que no fue demasiado pensado, han surgido los grupos de trabajo o las personalidades. Por ahí vemos que en el caso concreto del Amancay, en principio creímos que iba haber dos listas, pero se juntaron, han podido armar una y por otro lado aparece alguien que alguna vez fue presidente vecinal en algún otro barrio con la propuesta de armar una lista propia", manifiesta. Se ha conseguido "un nivel de madurez en la dirigencia, porque ser dirigente es aprehender a decidir, consensuar, unir las diferencias o debatirlas, negociar en pos de los intereses y no de la posición cerrada que cada uno pueda tener" y agrega, "el interés tiene que ser desde el barrio, o sea lo que es bueno para el barrio es bueno para cada uno de ellos".

La participación "no se debe medir sobre la cantidad de gente que va a votar sino en la participación en cada uno de los proyectos, en el sostenimiento de los grupos de trabajo que solamente ir a votar. Me interesa pensar la participación desde el lugar de hacer acuerdos", remarca.

La participación "tampoco es una queja. Salgo y me quejo, la participación es hacerse cargo, es ser parte de algo. Esto implica ser parte de la queja y en el proceso de solución", insiste.

Para las elecciones del próximo 15 de marzo diecisiete barrios seguirán con las mismas autoridades, en nueve seguirán las mismas personas pero cambiaran sus roles, cinco van a elecciones y seis se renovarán por completo.

Comentá la nota