LAS ELECCIONES EN LA UNICEN Marcelo Spina le apuntó a sus opositores y sostuvo que “no tenemos nada que esconder”

El actual rector y candidato para las elecciones del miércoles próximo en la Unicén dice que hay un clima social interno y externo que lo visualiza como ganador. Pero prefiere hablar en plural y afirmar que “nuestro pasado, nuestro presente como gestión y nuestra gente, están a la vista de todos”.

-¿Cómo evalúa la gestión del año teniendo en cuenta el proceso electoral que se está viviendo en la Universidad?

-Es cierto que soy candidato, pero la gestión se ha encaminado prescindente de las elecciones. También resulta obvio que tratamos de hacer lo mejor posible para que la comunidad universitaria vuelva a confiar en nosotros los próximos cuatro años, pero todo lo que hemos hecho lo hicimos con visión de futuro pensando la Universidad por encima de la coyuntura. Ustedes mismos, los medios en general, han reflejado acciones que van más allá del año electoral.

-¿Por ejemplo?

-La interrelación con instituciones tanto públicas como privadas, el debate sobre el ingreso, el posicionamiento de la Universidad en el ámbito nacional y provincial en discusiones que son propias de toda la educación superior y donde durante años hemos estado ausentes, los convenios con la región para ampliar nuestra oferta académica, el fortalecimiento en materia de ciencia, arte y tecnología, proyectos para el bienestar estudiantil, una política de promoción más intensa, etc. Creo que hemos vuelto a insertarnos en la comunidad en un sentido amplio y no meramente populista. Después de los hechos de 2007 la Universidad vuelve a ser un ámbito pluralista y creíble.

-¿Lo dice por el retorno de Auza?

-No lo digo yo. Lo dijo el presidente del Partido Justicialista manifestándose públicamente arrepentido por haber incursionado el año pasado en una sesión del Consejo Superior, algo que nunca ocurrió en la historia. En ese momento había circunstancias políticas de la ciudad que llevaron a un debate ni siquiera ideológico sino que tenía que ver con un momento electoral de Tandil donde la Unicén no estaba en juego pero la quisieron hacer jugar.

-Convengamos que después, cuando usted reasumió como rector, hubo una estrecha relación con el Municipio de Tandil...

-Lo hubiésemos hecho cualquiera sea el color político del Intendente. Para toda ciudad que se precie de tal, es impensado que las dos instituciones más importantes estén disociadas o confrontando. Puede preguntarle a cualquier ciudadano si considera que el trabajo en conjunto es un equívoco y sin duda recibirá una respuesta negativa. En la región ocurre lo mismo. En Olavarría el Intendente tiene otro posicionamiento y sin embargo seguimos interactuando. Lo mismo ocurre en Azul, Necochea, Las Flores por citar algunas. Basta con revisar las acciones en conjunto y se verá que en todas, la Universidad no ha puesto reparos en formar parte de la definición y ejecución de políticas públicas.

Las diferencias con Tassara

-¿Qué lo diferencia con Roberto Tassara?

-Con el respeto que me debo a un oponente, debo decir que todo. Ya lo expusimos en una plataforma que él no ha presentado. La construimos de la misma forma que llevamos la gestión, convocando a la gente para su discusión e involucramiento. Hicimos por primera vez en la historia universitaria una presentación de cara a la comunidad diciendo lo que pensábamos y trazamos los ejes de aquí a cuatro años. Tenemos un equipo que ya está en marcha y no estamos improvisando. La prueba más cabal, por si hay incrédulos respecto al mañana, fue haber afrontado este año con un gran déficit que lo estamos sobrellevando. El único inconveniente, si se le puede llamar tal, es que durante dos meses en vez de pagar los sueldos el primero de mes lo pagamos el cinco. Si usted visualiza eso con lo que pasa en otras actividades tanto públicas como privadas, ésta es una demora menor. Pero sería inapropiado circunscribir el andar de la Unicén en términos económicos, hubo acciones para reducir el nivel de conflicto en la institución, la gente volvió a trabajar con referencias claras en cada secretaría, se avanzó en políticas académicas, de bienestar, en ciencia y tecnología y demostramos que somos creíbles sorteando todo tipo de dicotomías.

-¿Cuáles?

-La de la universidad academicista y la universidad social. La Universidad es conocimiento y el conocimiento no sirve si no está referenciado en la sociedad. Esto no es de ahora. Ya se dijo en la Reforma Universitaria, hace 90 años, que la academia tiene que ver con la autoridad pública volcada al beneficio de todos. Por eso nosotros hablamos de calidad como transformación. Está en nuestra plataforma. ¿Qué nos decían nuestros padres y nuestros abuelos? Que estudiáramos. El pueblo es la guía del conocimiento, ésa es la entidad que potencia nuestro compromiso.

-¿Tassara no piensa lo mismo?

-Pregúntenselo a él. Por sus antecedentes como decano está claro que él piensa la universidad como una empresa, como una unidad de negocios para recaudar fondos que mayoritariamente van a pagos de honorarios y en proporción pequeña quedan para el desarrollo de la institución.

-¿Es la única diferencia con su oponente?

-No. Creo que hay algo sustantivo que es el origen. Provengo de un movimiento estudiantil en el que luchamos por eliminar el arancelamiento y los cupos durante la dictadura, mientras Tassara era un alto funcionario de Universidad que aplicaba ese modelo de exclusión. Por eso es que cuando nosotros hablamos de inclusión, de bienestar estudiantil y proponemos profundizar estas políticas, nos avala el presente y el pasado.

Influencia y fórmula

-¿Pero cree que esto influirá al momento de elegir autoridades?

-Nosotros percibimos un clima social externo e interno que tiene claro lo que representamos. Los sectores más progresistas de la Universidad nos apoyan y eso se traducirá en el resultado electoral, sin dudas.

-¿Y su fórmula?

-Nuestro propósito fue armar un frente político y pluralista no meramente electoral. Lo encabezamos junto Alejandro Dillon, ambos referenciados en movimientos políticos distintos. Nuestra visión de la pluralidad ideológica es clara y precisa. Nos une un destino de universidad y no el 12 de noviembre, fecha de las elecciones. Por eso hemos denominado “nuevo contrato universitario” a nuestra plataforma, se puede ver y analizar. Nosotros no tenemos nada que esconder. Ni nuestro pasado, ni nuestro equipo de gente ni nuestra gestión actual.

Comentá la nota