Elecciones presidenciales 2011: ¿Pingüina o Pingüino?

Durante la gestión presidencial de Néstor Kirchner la sensación en la opinión pública era que la ex senadora Cristina Fernández manejaba el gobierno de su marido. Su carácter temperamental la colocó como una mandataria entre las sombras. Y en su carrera al sillón de Rivadavia continuó mostrando su poderío. Pero a poco de asumir la percepción cambió: pasó de ser una mujer intensa y con convicciones políticas a ser la esposa del ex presidente. Aunque la oposición fue más dura y tildó al Gobierno de "doble comando", en obvia referencia a la injerencia del santacruceño.
Es que la percepción social indica que ambos trabajan articuladamente para transitar la conducción nacional. Uno se muestra como el brazo institucional, y el otro ostenta el cargo de armador político. Así transcurre hasta hoy la administración nacional de Cristina. Pero la participación ejecutora de ambos abre varias incógnitas: ¿Quién tiene posibilidades de reelección? ¿Cuál de las dos administraciones posee más chances para continuar en el poder? ¿Qué medidas destaca la sociedad y con quién se siente más representada?

Ambos muestran un mismo proyecto, pero el rechazo y la adhesión a las dos figuras son dispares. El matrimonio presidencial intenta no competir y exhibir su ego, aunque piensa en la continuidad de su poder, y alguno de los dos deberá animarse a representar en 2011 la conducción del kirchnerismo.

Ella

En Tolosa, el barrio platense en el que vivió Cristina Fernández durante su infancia y adolescencia, destacan el rol de la mandataria. "Ella es mejor Presidente que su marido", dice una vecina que vive a pocos metros de la casa de la madre de CFK, Ofelia Wilhelm. Otra mujer del barrio recuerda: "Esta Cristina que todos critican fue la que otorgó aumento a los jubilados, la que se puso al hombro el peor conflicto social de los últimos diez años, como fue la pelea con el campo, y demostró su fortaleza". Instantáneamente, la pregunta aparece: ¿Y Néstor?..."Kirchner fue buen Presidente, pero no se puede negar que ella tiene más presencia política que él", responde otro vecino.

La jefa de Estado se ubica entre los últimos puestos de los presidentes latinoamericanos rankeados, y en Argentina padece una adhesión que ronda, aproximadamente, el 22%. Además, la ex senadora nacional consiguió en sus dos años de mandato alrededor del 52% de rechazo.

El

Al igual que su esposa Néstor Kirchner mantiene un gran porcentaje de adherentes en su provincia natal, Santa Cruz, aunque en los últimos meses también sintió el descontento de esa población. En la región patagónica el ex mandatario es considerado mejor conductor que Cristina, y ella sufre el rechazo santacruceño, algo parecido pero al revés de lo que sucede en el barrio tolosano de Fernández de Kirchner.

Néstor goza de un fuerte reconocimiento por su creatividad para estar siempre primero en la escena política. Tras perder la elección legislativa de este año, donde encabezó la cruzada para "mantener la gobernabilidad", la oposición pensó que era el ocaso de su injerencia política. Pero el ex Presidente retomó el protagonismo, convocando nuevamente a los intendentes; buscando la titularidad del PJ, al que renunció por su performance electoral; y metiéndose de lleno en la pelea con Clarín y en la asistencia económica a jefes comunales y gobernadores. Es referente, criticado y envalentonado por su entorno más duro. Con sus enfrentamientos intenta mostrar su poder, aunque muchos oficialistas reconocen que padece de "testarudez".

Su imagen y popularidad, imposible destruir en otros tiempos, comenzó a decaer en marzo del año pasado, cuando estalló la disputa con el agro; hoy alcanza niveles de 59 por ciento de imagen negativa y un es-caso 19 por ciento de positiva.

Pingüino o pingüina

En los últimos meses varios dirigentes políticos cercanos a Kirchner empezaron a arrojar la posibilidad de que Cristina Fernández encare un nuevo mandato en 2011.

El incondicional gobernador chaqueño, Jorge Capitanich, la colocó como presidenciable, aunque aclaró que una candidatura de la mandataria tenía que ser un tema que se discuta en el círculo cerrado del matrimonio.

El operativo reelección por la jefa de Estado está dando sus primeros pasos, aunque ninguna estrategia electoral se realiza sin la venia del ex Presidente.

Sin embargo los analistas políticos ven un panorama diferente. En sus estudios dicen que el 25% de votos duros que goza el Gobierno pertenece directamente a Kirchner. Resaltan el poderío, la creatividad y la intuición política de Néstor, y minimizan el rol de Cristina solamente a lo institucional. Pero, según sus especulaciones, ninguno de los dos podría llegar a sostenerse en una candidatura. Los consultores creen que la única posibilidad certera para que "ella" o "él" puedan ser presidenciables sin morir en el intento es que la economía mejore, algo que anuncia el santacruceño para 2010 en los encuentros con intendentes.

"En caso de que Cristina se presente como candidata, el votante sabe que vota a Néstor Kirchner", dice la analista Gretel Ledo, y agrega: "La mandó como pelotón de guerra durante 2008, y ella misma se ha quemado la carrera política".

La suerte de los Kirchner dependería actualmente de que la oposición no muestre una alternativa potable de cara a los próximos comicios. Una pingüina podría quedarse en la Rosada si Unión-PRO y el radicalismo en todas sus vertientes continúan divididos, pero un pingüino podría retomar la conducción por las mismas razones. La discusión por una candidatura en el seno K parece matrimonial, aunque la dirigencia del PJ y las agrupaciones sociales también definirán su candidato ante la posibilidad de una interna.

La nota completa en esta edición de revista La Tecla.

Comentá la nota