Elecciones del 28 Preocupa en diversas áreas la disputa por los cargos

En los corrillos empresarios ven con preocupación el centralismo oficial que terminó ofreciendo un cargo al intendente Osvaldo Cáffaro para las próximas elecciones. La disputa se trasladó al Concejo Deliberante y muchos critican que "en un momento de profunda crisis, los ediles se ocupen de este tipo de temas".
El centralismo del Gobierno Nacional ha puesto en vilo la institucionalidad zarateña, a raíz del ofrecimiento efectuado al intendente Osvaldo Cáffaro para participar de las listas del Kirchnerismo local y provincial, habida cuenta de su llegada al Municipio de la mano de un frente integrado por diversos partidos nucleados en la Coalición Cívica.

La inquietud no sólo se está manifestando a nivel político, sino también ahora en lo social y productivo. En relación a este último sector, en los corrillos productivos, tanto empresarios como comerciales, se ve con inquietud cómo se acrecientan las polémicas en los diversos partidos políticos que forman parte de la actividad zarateña.

Tal como lo expresan algunos dirigentes "Zárate puede consolidarse a partir de tener el mismo sesgo del oficialismo. La estrategia Kirchnerista es esa y no se pueden sacar los pies del plato".

Tal aseveración a nivel local causa escozor en dirigentes de empresas que ven cómo se acentúa la dependencia, por lo que el futuro del partido quedaría dependiendo exclusivamente del comportamiento de un intendente, sin tener en cuenta a otras organizaciones de relevancia como pueden considerarse a las cámaras industriales y comerciales, inversiones empresarias, universidades y demás actores comunitarios.

A los conflictos surgidos en el mismo seno Justicialista, cuyos integrantes no ven con buenos ojos el arribo de candidatos ligados a Cáffaro, se suma la posibilidad de ruptura de su propio partido con el Jefe Comunal.

Como si fuera poco, la pelea llegó al Concejo Deliberante, oportunidad en que a través de la Resolución Nro. 1853, la totalidad de concejales que responden al Partido Justicialista a través de las distintas líneas, le pidieron una retractación al concejal Jorge Paiz, por su declaraciones críticas al Kirchnerismo, efectuadas en la edición de nuestro matutino del pasado martes 28 de abril.

Esta situación se torna preocupante debido a las necesidades que enfrenta el mundo con la finalidad de paliar la situación económica crítica. Importantes referentes del ámbito productivo señalan en voz baja que "es momento de aunar criterios y no entrar en batallas políticas que no dejan absolutamente nada positivo, por el contrario".

Destacan que "no podemos darnos el lujo de paralizar el Distrito dejando el Concejo Deliberante sin debates que busquen consensos para crecer y desarrollarnos en medio de una crisis fenomenal".

Sigue la polémica

En torno a las acusaciones contra el concejal Paiz, el edil Gustavo Coria, señaló a EL DEBATE que quisimos "expresar el repudio del Cuerpo, que son dichos lejos de la verdad, y que caen en la incoherencia. Cualquier persona puede tener derecho a la libre expresión y nadie tiene la obligación de decir lo que no le parece o de callar lo que le parece, y nadie tiene el derecho de cercenarle su libertad de opinión. Pero hay cuestiones que cuando uno tiene una representación legislativa, como es el caso del concejal tiene que tener tanta mesura, tiene que tener tanto criterio, tanta lógica en lo que dice porque las expresiones que está haciendo más allá que nadie lo va a juzgar por sus dichos, y que por otro lado nadie quiere tener una actitud coercitiva de la libertad de expresión, ni violenta".

Sostuvo el edil que "lo que intentamos es que el concejal reflexione de lo que dijo" y añadió que "yo no me siento agraviado ni ofendido como Justicialista, lo que siento es dolor porque con el pretexto de mostrar ante la opinión pública de cómo se sienten traicionados por el intendente Cáffaro, no se puede hablar contra otra institución política".

Por su parte Jorge Paiz se mostró "asombrado y preocupado" aunque señaló que "me agrada de que 14 concejales estén atentos a lo que digo por los medios, quiere decir que los preocupo. Y quiere decir que estoy trabajando y que estos muchachos evidentemente están escuchando qué es lo que hago y qué es lo que digo".

Se mostró sorprendido que el Concejo "gaste plata y tiempo, exponiendo por más de una hora y media el tema".

"Creo que en Zárate hay varias obras por hacer, debatir y dialogar y gastar dinero en cosas importantes y no tanto en lo que haya dicho el concejal Paiz" expresó. Dijo además que "esta resolución no tiene ningún tipo de validez porque la Ley Orgánica Municipal en el artículo 85 dice que cada concejal tiene libertad de expresión".

Finalmente puntualizó que "lo ratifico, es una política de extorsión que está haciendo el Gobierno Nacional, con gobernadores e intendentes a cambio de obras y es obvio, no necesitan que yo lo pruebe. Nosotros creemos que son aprietes a cambios de obras", concluyó Paiz.

Comentá la nota